LA CIUDAD DE LOS OJOS GRISES – Félix G. Modroño

Esta reseña forma parte de la Lectura Conjunta organizada por El Universo de los Libros, y es que estaba inmersa en su lectura cuando me enteré, gracias a Laky, de que este blog la había organizado.
En un primer momento cuando Laky me animó a participar en esta lectura conjunta, no me decidí, el tema de los plazos para terminar una lectura y para después reseñarla es algo que no termina de convencerme, me da miedo comprometerme y después no llegar, pero cuando miré las fechas propuestas para la publicación de las reseñas y vi como llevaba de adelantada la lectura, me di cuenta de que no iba a tener ningún problema en hacer ambas cosas y además creí que merecía la pena hablar de esta historia que tanto me estaba gustando.

EL AUTOR

Félix G. Modroño nació hacia la mitad de los años sesenta en Vizcaya. Aunque sus primeros estudios los realizó allí, los últimos cursos del Bachillerato los cursó en Alicante y Don Benito, para después ir a Salamanca a estudiar la carrera de Derecho, y allí fue donde redactó su primer artículo. 
Félix G. Modroño retoma su pasión por escribir tras un accidente que le obliga a permanecer inmóvil durante una temporada.
Su primera novela La sangre de los Crucificados ve la luz en el año 2007 y comparte protagonista con la publicada dos años más tarde Muerte dulce, el Doctor Zuñiga, un peculiar investigador del siglo XVII.
Además Félix G. Modroño es un gran aficionado a la fotografía y ha realizado algunas exposiciones y colaborado en la revista Paisajes.

EL ARGUMENTO

Alfredo Gastiasoro es profesor de arquitectura afincado en París. Una mañana lee la noticia de la muerte de Izarbe, un antiguo amor, mientras toma un café en un establecimiento regentado por un bilbaíno. Con este motivo decide volver a Bilbao, su ciudad, e intentar conocer cuáles han podido ser los hechos que rodearon su muerte.
En esta vuelta a Bilbao, Alfredo hará un repaso de su pasado, haciendo un repaso sobre qué sucedió para que su historia de amor no tuviera un final feliz, qué le quiso decir su madre en el lecho de muerte, y además se verá en medio de la investigación de las circunstancias que envuelven el asesinato de la mujer que amó.

MIS IMPRESIONES

A esta novela llegué por los muchos comentarios favorables que estaba leyendo de ella y por una portada ante la que no te quedas indiferente. Es sumamente atractiva la imagen de esa mujer de principios de siglo en tonos azulados y grises.
Pero además, cuando nos adentramos en la novela nos encontramos con una historia de un gran atractivo, en la que nos vamos sumergiendo, que nos va calando, que nos engancha, y todo ello sin que seamos plenamente conscientes de ello.
Con continuos saltos en el tiempo el autor compone, de manera magistral, una historia donde el amor, la intriga, el misterio, la historia de una ciudad y de una época tienen cabida, y todo ello la hace atractiva a un amplio abanico de lectores.
La novela está narrada casi toda ella en tercera persona y siempre desde el prisma bajo el que ve los hechos Alfredo, pero en cambio en la parte final, es el propio Alfredo el que toma la palabra para ser él mismo el que cierre la historia, para darnos una explicación sobre todos aquellos cabos que pudieran haber quedado sueltos. 
Félix G. Modroño mezcla en esta novela personajes ficticios con personajes reales como Unamuno, Paco Durrio, Julián Gayarre, Nemesio Mogrobejo, Pío Baroja, Indalecio Prieto, Picasso, María de Maeztu o Mata Hari, entre otros. Algunos intervendrán directamente en la trama y a otros simplemente hará referencia, y lo hace con tal maestría y naturalidad que en ningún momento estas apariciones nos parecerán forzadas, simplemente están ahí porque tenían que estar.
Los personajes ficticios son unos personajes bien perfilados, bien construidos, no nos costará hacernos a la idea de cómo son, cómo sienten, lo que piensan, sus inquietudes y veremos la evolución que tendrán a lo largo de la historia.
Aunque el protagonista principal es Alfredo Gastiasoro, para mi hay otra protagonista que tiene la misma importancia, y que no es otra que la ciudad de Bilbao.
De la mano del protagonista recorreremos los rincones de esta ciudad, seremos espectadores de los cambios que sufre durante los últimos años del siglo XIX y principios del XX, de su transformación, de su expansión, de la modernización de la misma.
Y es que en la novela está latente la gran labor de documentación y ambientación que el autor ha llevado a cabo en la novela. Se nota en multitud de detalles, en la forma en que nos muestra de una manera amena y natural los inicios del nacionalismo vasco, en anécdotas que nos cuenta, como da vida a personajes que formaron parte de la ciudad y que tuvieron que ver en su transformación y en los cambios sociales que tuvieron lugar en aquella época. 
Félix G. Modroño tiene una prosa y estilos cuidados, un gran dominio del lenguaje, y de su mano nos deslizaremos por sus páginas casi sin darnos cuenta. Con una narración pausada, sin prisas, pero en ningún momento aburrida o tediosa, sino todo lo contrario muy entretenida como si quisiera que paladeásemos la historia, el autor nos hace gozar de la lectura, nos pasea por las calles, lugares y rincones de Bilbao, Portugalete, París o San Sebastián, nos llevará a comer a sus restaurantes, nos contará una historia llena de sentimientos, intriga, misterio, utilizando todos estos ingredientes de forma medida y con maestría, consiguiendo que nos sintamos atrapados por lo que nos cuenta y devoremos las páginas de esta novela.
Después de esto creo que os ha debido quedar claro que recomiendo absolutamente la lectura de esta novela. Yo no había leído nada de Félix G. Modroño, pero después de esta lectura estoy segura que no será la última vez que me encuentre con un libro suyo en las manos.

19 comentarios en “LA CIUDAD DE LOS OJOS GRISES – Félix G. Modroño”

  1. Genial tu reseña, como siempre. Coincidimos en las impresiones, esta ha sido una de mis mejores lecturas del año, una historia preciosa y contada con maestría. Yo también se la recomiendo a todo el mundo.

    Un beso shakiano!!

  2. Me gratifica, Concha, que mi novela haya conseguido transmitirte esas emociones que tan bien has sabido expresar en esta reseña.
    Me encanta que los lectores paladeen esta historia, ya que fue "cocinada a fuego lento".
    Un afectuoso saludo.

  3. Me gratifica, Concha, que mi novela haya conseguido transmitirte esas emociones que tan bien has sabido expresar en esta reseña.
    Me encanta que los lectores paladeen esta historia, ya que fue "cocinada a fuego lento".
    Un afectuoso saludo.

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com