La camarera de la Gran Vía

Bárbara Cruz, junio 2021

La Camarera de la Gran Vía es la obra de Bárbara Cruz que se adentra en la novela negra, un género donde la resolución del crimen es casi lo de menos y lo que realmente atrapa al lector es lo que ocurre en torno a ese misterio. Pero en esta ocasión lo hace de la mano de un personaje que nada tiene que ver con este tipo de historias.

Porque en lugar de encontramos con policías retirados que siguen obsesionados por un crimen sin resolver, con detectives privados que acaban aceptando el caso más importante de sus vidas, o con espías, narcotraficantes y similares, será Eva Martínez, estudiante de psicología y camarera de una cafetería situada en la céntrica Gran Vía de Madrid, la que se convierta en el centro de la trama. Simplemente porque tuvo la mala suerte de estar en el peor escenario posible y en el momento menos oportuno.

Será así como Eva se encuentre envuelta en un gran misterio que no tendrá más remedio que resolver, ya que su vida depende de ello. Y la manera en que lo resuelva va a ser uno de los grandes alicientes para seguir leyendo. Porque, a diferencia de los personajes propios de este género que parecen llevar una
vida anodina cuando en realidad son expertos en espionaje o en técnicas de combate, y que por tanto saben adaptarse a las situaciones de vida o muerte con una facilidad asombrosa, Eva reaccionará como haría cualquier persona que de pronto se viera inmersa en un mundo que nada tiene que ver con el suyo: con miedo, con dudas y sin saber realmente qué hacer.

“Solo soy una simple camarera”. Así es como la propia Eva se define en todo momento. Y esa sencillez, esa inocencia desmedida es lo que en ocasiones hará que el lector se desespere ante su falta de acción. Pero, ¿acaso nosotros sabríamos cómo actuar si un día apareciera la policía acusándonos de asesinato ante lo que en principio solo fue un accidente de tráfico? ¿O cuando, da igual cuántas veces digamos que debe tratarse de un error, las sospechas nunca nos abandonarían?

Ese es el principal objetivo de La camarera de la Gran Vía. Que en lugar de relajarse con una historia en la que el héroe lo tiene todo bajo control y sabe qué hacer en cada momento, el lector se inquiete e incluso sufra al ver a Eva totalmente perdida. Sola.

Asimismo, precisamente porque está sola, habrá un momento en que Eva no tenga más remedio que confiar en Álvaro, un abogado que fue testigo de ese supuesto accidente.

Sin embargo, él proviene de un mundo completamente distinto al suyo. Él siempre ha tenido la vida solucionada. Para Eva ese simple hecho ya bastará para que no termine de confiar en él. La experiencia le ha demostrado de la peor manera posible que el ser humano es “yo y sus circunstancias” y sabe que cada persona va a reaccionar ante las vicisitudes que impone la vida de un modo completamente distinto, según cómo hayan sido esas circunstancias.

La camarera de la Gran Vía puede adquirirse a través de la página web de la autora: https://www.barbaracruz.es/

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *