NUESTRA OPINIÓN …

No es ninguna novedad que uno de los géneros a los que más nos acercamos en este blog es la novela histórica, así que si además nos encontramos con un título en el que su protagonista es uno de los personajes quizás más importantes y a la vez más desconocidos de nuestra historia, y sobre el que más mentiras se han vertido, está claro que no lo íbamos a dejar pasar. Os hablamos de Juana de Castilla de María Teresa Álvarez.

Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos, reina de Castilla, León, Granada, Aragón, Navarra, Sicilia y las tierras de ultramar, pudo ser la soberana más poderosa de su tiempo pero en su vida hubo tres hombres que hicieron todo lo posible para que no fuera así. Primero su marido, que ambicionaba ser él el rey de Castilla y no un mero consorte, después su padre a quien ella adoraba, pero quien no estaba dispuesto a facilitarla la labor de gobernar y, después, su hijo.

Tres hombres por los que fue traicionada, que le quitaron lo que era suyo y crearon a su alrededor la leyenda, que tan bien les venía, de que estaba loca, amparándose en su carácter y en la manera que tenía oponerse y no querer someterse a lo que ellos querían, y que les vino muy bien para encerrarla y mantenerla así durante cuarenta y seis años en un castillo de la localidad de Tordesillas.  Y todo pese haber sido siempre y sobre todo, una buena esposa, hija y madre.

Me ha gustado la forma en la que María Teresa Álvarez nos acerca y nos da a conocer un poco más a este personaje, cómo nos transmite lo que pudo sentir y cómo fue la vida de esta reina, que en muchas ocasiones fue maltratada, humillada y llegó a ser sometida a castigos físicos hasta por sus sirvientes, sin que ni su padre ni su hijo se ocuparan de la verdadera situación en la que se hallaba, pese a las numerosas llamadas de auxilio que les fueron dirigidas tanto por ella directamente, como por su hija Catalina que convivió con ella muchos años, o por otras personas cercanas a ella que no querían ni podían entender la situación en la que se encontraba su reina, sin que nadie se apiadara de ella y pusiese freno a unos «carceleros» que ellos mismos habían puesto en ese lugar.

Juana de Castilla es una novela narrada a dos voces, una en tercera persona a través de un narrador que nos va situando en el momento histórico y las circunstancias que se dan en el entorno de la reina, y otra en primera persona en  la que la propia reina toma las riendas para relatarnos como es su vida, sus sentimientos, su sufrimiento, sus aflicciones y los recuerdos de su vida que completan el puzzle para conocerla y entenderla mejor.

Una narración que pone de manifiesto y hace sentir al lector la soledad, la tristeza en la que vive la reina, su desolación, su rebeldía ante una situación que no entiende, ni los motivos que han llevado a ella.

Si te gusta la novela histórica y quieres conocer más sobre esta reina que tan cruelmente fue tratada por aquellos que más quería y sobre la que se tejió una leyenda que poco tenía de cierto, no lo dudes Juana de Castilla es la novela que estás buscando

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO