Suma de letras, febrero 2021

Hierro y sangre de Santi Laganá, es una recreación vívida e impactante de un periodo muy oscuro de la Edad Media, una ficción sustentada en la documentación existente, un verosímil fresco de lo que pudo ser aquel tiempo en que se temía el fin del mundo. Un debut asombroso, a cargo de un escritor novel de 67 años, que deja sin aliento, una nueva voz de la novela histórica que se impone con maestría.

En un tiempo corrupto y violento, una mujer inquebrantable hará lo imposible por salvar a quien más quiere. Una novela apasionante que se lee con la emoción de la narrativa de aventuras mientras desvela aspectos de una sociedad y una época en que la línea que separa a los siervos de los esclavos es muy
fina, donde la hospitalidad siempre se cobra y donde parece que la vida ha sido olvidada «antes que nada por el mismísimo Dios».

El siglo X llega a su fin, en el trono papal se sienta un adolescente caprichoso y libertino, el resto de Italia se desangra en luchas internas y los campos son una tierra de nadie donde se impone la ley del más fuerte.

Cuando la fama de la extraordinaria belleza de Anna, la hija de quince años de una pobre familia campesina, llega a oídos del joven papa Juan, sobre su hogar se cierne la amenaza de un cruel señor que pretende venderla como esclava en la depravada corte romana.
Aunque logra escapar a su destino, Anna presencia cómo el resto de su familia es masacrada y su hermano Martello es capturado. En ese momento, la joven decide que hará lo que sea necesario para rescatarlo y, con una determinación indómita, parte en su busca en un mundo hostil y brutal.

En su camino encontrará a un caballero con un oscuro pasado y un aún más misterioso presente, a un anciano erudito de insospechados recursos y a un joven alegre y audaz. Una extraña compañía con la que Anna tratará de alcanzar los palacios más secretos de Roma dispuesta a encontrar a su hermano y ejercer su venganza.

Santi Laganà nació en 1954 en Reggio Calabria, Italia, y se licenció en Derecho en la Universidad de Siena en 1978. Su vida profesional tomó una dirección distinta a la que habría deseado, pero acabó teniendo una larga y gratificante carrera en uno de los grandes bancos italianos. En la actualidad disfruta de una tranquila jubilación en el campo en Cerveteri, donde puede cultivar sus aficiones de siempre: la lectura, la escritura y la bicicleta. Hierro y sangre es su debut en el género de la novela histórica, fruto de un apasionado estudio de la Alta Edad Media al que ha dedicado los últimos años.