Hace unas semanas me propusieron la lectura de ¡Hasta luego cocodrilo! y después de ver su llamativa portada y echar una ojeada a su sinopsis, acepté la propuesta. Parecía una lectura fresca, de esas que a veces necesitamos, para evadirnos un poco o entre otras más densas.

MIS IMPRESIONES

Muchas veces necesitamos una lectura que nos evada, una novela cuya lectura no suponga ningún esfuerzo, que sea sencilla, amena, que nos haga pasar un buen rato y sin duda ¡Hasta luego cocodrilo! cumple todas esas premisas.La protagonista de esta novela es Gloria y la vamos a conocer bien, ya que ¡Hasta luego cocodrilo! está narrada en primera persona por la propia Gloria.

Nuestra protagonista es una mujer perteneciente a la clase alta barcelonesa (aunque antes de casarse estaba bastante alejada de esa posición económica y social), casada con un rico empresario que a su fortuna familiar se suman los buenos ingresos que le proporcionan sus negocios, y con dos hijos.

Gloria es una mujer mimada, caprichosa, que lleva una vida de lujo sin límites, esclava de la moda y de las marcas, y cuyo aspecto físico tiene que estar siempre perfecto no importa lo que cueste su entrenador personal, los tratamientos estéticos o la peluquería. No soporta a la gente fea o desaliñada.

Hay que reconocer que Soledad Mora sabe dibujar y hacernos llegar muy bien ese personaje superficial, banal, que por lo menos a mí, en mas de una ocasión, me ha sacado de quicio.

Gloria, aunque haya tenido que soportar ciertos escarceos «sin importancia» de su marido, nunca llegó a sospechar que pudiera dejarla y menos ¡¡¡en el día de su 50 cumpleaños!!!.

Esta fecha supondrá un punto y aparte, un revulsivo en su vida, ya nada volverá a ser como antes y gracias a sus hijos, a su amiga Marta y a Luis, su entrenador personal, después de unos días horribles, se dará cuenta de que ella también es capaz de hacer cosas, de tomar las riendas de su vida y sentir cierta «aversión» por esas mujeres que conforman la clase alta a la que ella hasta hace tampoco pertenecía y su forma de comportarse, que no es ni más ni menos que la misma que la suya hasta hace tan poco.

Soledad Mora se vale de este personaje y esta historia, por otra parte llena de clichés, para hacer una crítica de esa sociedad llena de hipocresía, donde tanta importancia tienen el lujo sin medida, la clase, la apariencia, el dinero la elegancia, la distinción, el poder, donde de todo se hace una competición para ver quien tiene más, quien viste mejor, quien organiza la mejor fiesta, en definitiva quien es «lo más» en todo.

Me ha gustado mucho el personaje de la hija, Carla, una joven inteligente, que siempre lo ha tenido todo fácil, pero que cuando las cosas van mal no duda en ponerse de parte de su madre y ayudarla a salir en adelante de la forma que sea, dando ideas, inventando, emprendiendo, con gran visión para los negocios, siendo su apoyo más importante y tirando del carro hasta hacerla reaccionar y también después.

Pero también quiere poner de relieve lo importante que es la superación, el sacar lo mejor de uno cuando parece todo perdido, el reinvertarse, y valores que muchas veces se creen perdidos, como la amistad, la familia y el amor.

Nos vamos a encontrar con una novela de lenguaje sencillo, capítulos cortos, con buen ritmo narrativo, muy visual, fresca, ingeniosa, amena, que nos proporcionará una lectura muy agradable que nos sacará una sonrisa en más de una ocasión.

FICHA DEL LIBRO
PRIMER CAPÍTULO