NUESTRA OPINIÓN …

Hacia los mares de la libertad ha sido mi primera novela de Sarah Lark, toda una referencia en el género, así que con ella vi una buena oportunidad para conocer de primera mano a que se debía su éxito.

Hacia los mares de la libertad es la primera entrega de la Trilogía del Kauri, integrada también por A la Sombra del Arbol Kauri y por la recién publicada Las Lágrimas de la Diosa Maorí, trilogía en la que Sarah Lark vuelve a Nueva Zelanda.

No había leído todavía nada escrito por Sarah Lark, ya que si bien sus novelas me habían llamado la atención, el que todas ellas formaran parte de trilogías como en este caso o el de la Trilogía de la Nube Blanca (País de la Nube Blanca, Canción de los Maoríes y El Grito de la Tierra), o en el caso de la Saga del Caribe (compuesta también por dos libros: La Isla de las Mil Fuentes y Las Olas del Destino), a lo que había que añadir el volumen de cada una de ellas y el tiempo que transcurre entre la publicación entre las diversas entregas,  me llevaba siempre a postergar mi intención de conocer su obra.Así que el que llegaran a mis manos los dos primeros volumenes de la trilogía consiguió darme el empujón definitivo para adentrarme en las novelas de esta autora, una de las más exitosas del género denominado Landscape o Paisaje.

En Hacia los mares de la Libertad nos vamos a encontrar con dos líneas argumentales situadas a mediados del siglo XIX. Una que empieza en Irlanda y Kathleen va a ser su principal protagonista, y otra que nace en Londres siendo Lizzi su personaje principal.
Es la historia de dos mujeres que, por distintos motivos, van llevar un largo viaje que las trasladará a la otra punta del mundo y que van a tener que enfrentarse a una vida nada fácil, un largo viaje no sólo físico sino también personal. Dos mujeres que nada tienen en común, más que el amor por un hombre: Michael Drury.

Pero no van a ser estos los únicos personajes de cierto peso que nos vamos a encontrar en la novela, ya que a Kathleen, Lizzie y Michael se les unirán Claire, el reverendo Burton, el indeseable Ian Coltran, etc. todo un elenco de personajes secundarios con suficiente peso en la novela como para ser imprescindibles en el desarrollo de la misma. Unos personajes llenos de vida, de pasiones, reales como la vida misma, que nos mostrarán su evolución a lo largo de las páginas, aunque no todos (como pasa en la realidad) lo hagan en la misma forma y no dejen de ser un poco niños.

Hay que subrayar que, aunque Sarah Lark crea unos personajes muy bien dibujados, los femeninos destacan de manera especial. Son todas ellas mujeres fuertes, luchadoras, emprendedoras, que plantan cara, que toman decisiones y que no se amilanan, aunque en algún momento, a alguna de ellas, sus sueños interrumpidos no le dejan ver las cosas con claridad.

Otro de los puntos importantes de la novela es la ambientación. Esas imágenes que nos trasladan a épocas pasadas, y desde países europeos hasta otros muy lejanos y exóticos que se están colonizando y con asentamientos que van cambiando de lugar y se van convirtiendo en ciudades que van creciendo y tomando auge conforme la capacidad económica de sus habitantes va aumentando, siendo el principal motivo de este crecimiento el hallazgo de yacimientos de oro. Aunque Sarah Lark no sólo se ocupará de la vida de los colonos, también, aunque no lo haga en profundidad, nos dibujará como era la vida de las tribus autóctonas, sus problemas, cómo influye la llegada de estos colonos y cómo tratan de acomodarse a sus nuevas condiciones de vida.

Pero además nos vamos a encontrar inmersos en una novela de aventuras, ya que a sus personajes les pasan un montón de cosas, como no podía ser de otra forma en una novela de más de 700 páginas, con un argumento muy atractivo y muy bien desarrollado.

Todo lo anterior unido a una prosa muy fluida y sencilla, un ritmo que pese a la longitud de la novela se mantiene constante y unos diálogos que se introducen adecuadamente en la historia, logra una lectura sumamente entretenida y agradable, que nos hará pasar unas cuantas tardes muy agradables.

Os animo a adentraros en la vida de estas mujeres.

FICHA DEL LIBRO