Hay iniciativas a las que no se puede decir que no, y una de ellas es la participación en un libro viajero y más si es con una novela de la que sólo has oído decir cosas buenas.

En este caso se trata de Escrita en tu nombre, una novela de Amelia Noguera que todo aquel que la lee no deja de recomendar.

MIS IMPRESIONES

Magdalena, Malena y Magda, tres nombres y tres personalidades para una sola persona.
Me costó un poco meterme en esta novela. Era como si Magda se negase a dejarme entrar a conocer sus secretos, mientras Malena me abría la puerta poco a poco y Magdalena miraba desde un rincón como mera espectadora, como esa mujer que estaba ahí, pero que en cierto modo era ajena porque nunca se la quiso dejar aflorar por miedo a que pudiera parecerse a otras que llevaron su nombre.
Como he dicho, al principio estaba un poco desconcertada no lograba cogerle el hilo, pero poco a poco iba metiéndome en la novela y un gusanillo se iba instalando en mi, un gusanillo que me hacía querer seguir, querer saber más y más, querer entender más a los personajes, querer empujarles a que tomasen esa decisión que si no tomaban haría que sus vidas se les escapase de las manos y que parecían no atreverse a agarrar.
Escrita en tu nombre es una novela de amor en el más amplio sentido de la palabra. Amor a la familia, a hijos propios y a los que no lo son, a los amigos, a esa persona que encuentras y que termina siendo especial y a esa otra que además se decide dar un paso más. Y también nos enamorará.
Pero no esperes encontrarte una novela dulce y empalagosa, porque como novela que está llena de sentimientos es real como la vida misma y también nos encontraremos miedos, mentira, dolor, sufrimiento, desengaños y segundas oportunidades. Nos encontraremos lo bueno y lo malo que tiene la vida.
Escrita en tu nombre es una novela con un planteamiento muy original. Escrita en capítulos más bien cortos nos encontraremos viendo la vida no sólo a través de sus dos principales protagonistas (si consideramos a Magdalena-Magda-Malena uno sólo), sino a través de otros personajes secundarios y también de sus historias que hilvanarán con la de sus dos protagonistas.
Mientras Malena tiene voz propia en la novela (sus capítulos siempre están narrados en primera persona), lo que tiene que ver con los otros personajes siempre nos es narrado en tercera persona.
Así vamos a ver la historia desde más de una perspectiva. En cada capítulo los dos principales protagonistas nos van a dar su propia visión de los acontecimientos. Vamos a saber lo que siente Malena y lo que siente Omid ante una misma situación, y en algunos capítulos también nos vamos a encontrar esas historias de esos otros personajes secundarios que se imbrican con la principal.
Y es que los personajes tienen un papel muy importante en esta historia. Son unos personajes muy bien definidos, con muchos sentimientos, llenos de matices, que nos van a hacer querer, sufrir, emocionarnos, hasta reírnos. Pero no sólo los personajes principales, también los secundarios que ayudan a terminar de configurar la historia y son protagonistas de las suyas propias.
Vamos a sentir como evolucionan esos personajes, como se transforman (del mismo modo que cambian sus nombres), ya que vamos a conocer no sólo su historia actual, sino que mediante flasbacks vamos a conocer hechos de sus vidas que nos van ayudar a entender su carácter y sus actos.
Después de una lenta lucha Magda dará paso totalmente a Malena, y Nori pasará a ser Omid.
Y todo esto lo hace la autora con una lenguaje sencillo, sin grandilocuencia, con una prosa por la que te deslizas y que no está exenta de cierta poesía en ocasiones, y aunque en un principio pueda parecer que andas perdido y que el inicio es un tanto lento, pronto estarás atrapado en la tela de araña que ha tejido Amalia Noguera y no podrás escapar de ella, no podrás dejar de leer hasta que termine la historia. Y cuando esta haya acabado te quedarás con ganas de más, con ganas de seguir leyendo algo con tanto sentimiento, con tanta magia.