ENCUENTRO CON CARMEN AMORAGA (Basta con vivir)

Hace unos días tuvimos la suerte de acudir, una vez más, a un encuentro con blogueros organizado por Destino. En esta ocasión el motivo era la publicación de la nueva novela de Carmen Amoraga, Basta con vivir.

El Hotel de Las Letras se ha convertido en un lugar habitual para estas reuniones con autores y la biblioteca de dicho hotel en un lugar acogedor donde estos encuentros se convierten en agradables charlas entre autor y lectores.
En esta ocasión no éramos muchos y todos nos conocíamos así que no eran precisas presentaciones por lo que enseguida entramos en materia.
Nos encontramos a una Carmen Amoraga muy simpática y con mucha ganas de hablarnos de su novela. Una novela largamente esperada por los lectores y también por ella ya que según nos contó para ella escribir es una necesidad y debido a las actividades en que últimamente había estado involucrada no le había resultado fácil encontrar el tiempo necesario para ponerse a escribir, por lo que ha tardado tanto tiempo en volver a publicar.

En cuanto al título nos dijo que la novela al principio no se llamaba Basta con vivir, su título inicial era Ni siquiera la lluvia, un título que le parecía bonito y que evocaba muchas cosas, pero que cuando acabó la novela le pareció que no tenía nada que ver con ella y fue descartado. 

Entrando ya en la novela en sí, Carmen nos dijo que la trama es la unión de dos hechos con los que se había encontrado en determinados momentos de su vida. Por un lado, la historia de una mujer africana que fue entregada por su familia y obligada a casarse con un señor mayor y que fue rescatada de ese tipo de vida por una señora que la animó y ayudó a que se escapara de ella; y por otro lado, cuando se encontró con una persona que paseaba a su perro y se dirigía a él con el nombre de una persona.

De repente es como si esas dos historias la atropellaran y creó en su cabeza, aunque tardara después varios años en escribirla, la historia de una mujer amargada, personaje bastante frecuente por otro lado en sus obras, que se encuentra con una mujer joven con estudios que no pertenece a una familia desarraigada, una chica joven como cualquier otra de las tantas que hay, que es engañada por su pareja para ser vendida a una red de trata de personas.

Carmen nos contó que para ella había sido una gran frustración haber tardado tanto tiempo en poder escribir la novela ya que cuando escribe se siente mucho mejor, y aunque intenta hacer bien todo lo que se propone, lo que hace realmente bien es escribir y es algo que le produce una gran satisfacción, aunque sea de manera egoísta. Por eso siempre iba con el ordenador encima por si acaso, ya que pensaba mucho en la novela pero no logró escribirla hasta que hubo un momento en que se produjo la magia y empezó a enamorarse de los personajes
Lo único bueno de no haber podido escribirla antes es que en este tiempo la ha trabajado mucho, ha buscado documentación, hecho entrevistas, muchas estructuras y cambios, muchos puzles y aunque ella es escritora de brújula más que de mapa, en este caso tenía un mapa que era muy fácil de seguir y se dio cuenta que era cierto algo que Alicia Giménez Bartlett le había dicho que «vivir es escribir», escribir no solo era sentarse a teclear, hay un trabajo previo anterior, por eso cuando se puso, salió de manera muy fácil y rápida, y sintió una felicidad mucho más intensa que si la hubiera escrito de otra forma.
Hablando de si podría encontrarse en sus libros algo de autoayuda, dijo que para ella toda la literatura es de «autoayuda» ya que a ella escribir le ayuda mucho y cuando estás leyendo, como lector si estás pasando por un momento complicado la literatura hace que te evadas, y si además si te hace pensar y reflexionar resulta de más ayuda todavía, pero lo que hace ella no es literatura de autoayuda.
Carmen Amoraga nos dijo que aunque el Premio Nadal le dio mucha satisfacción y fue una forma de llegar a más gente, la responsabilidad más grande es la que tiene consigo misma, la de hacer en todo momento la mejor novela que sea capaz de hacer, tanto antes como después del Nadal, y que para ella Basta con vivir es su mejor novela ya que cuanto más lees y más escribes mejor lo haces, por lo que la última siempre tiene que ser la mejor.

Reconoció que volver a escribir con regularidad le ha reconciliado con el mundo, porque sin arrepentirse de la etapa en que ha estado haciendo otras cosas, necesita escribir y al no poderlo hacer estaba amargada y de mal humor.

Cómo no, también hablamos de sus personajes y nos dijo que para toda la parte psicológica y para los diálogos de la terapia que Pepa hace con Carmina Palau, ella misma se sometía a la terapia como si fuera Pepa, con su patología, con sus problemas y que está contrastado que ese personaje es perfectamente real.

Nos comentó que siempre escribe sobre los mismos personajes, sobre personas que se caen y se levantan, que es lo que le interesa. Le interesa más un personaje que pierde que uno que tiene suerte, un personaje que, aunque al principio no lo haga, termina plantando cara a lo que sucede.

En su novela hay muchas cosas reales que le han sucedido a ella o a los de su alrededor y guiños a gente que conoce y que quiere.
Con el personaje de Crina ha querido denunciar la trata de blanca porque es un mundo tremendo y cuanto más lo ha conocido más necesario le ha parecido hacerlo.

También hablamos de Ramón, el perro, y que aunque sabía que era esencial que en la historia hubiera un perro, le pareció interesante crear la confusión de las primeras páginas que vuelven a repetirse después. 
El lugar donde sucede la acción podría decirse que es una constante en sus novelas, Miraval podría ser su pueblo, donde suceden las cosas son lugares reales que es donde se siente más cómoda. Podría decirse que su literatura es realista, muy concisa, de detalles y posiblemente sea influencia de las redes sociales en las que hay que escribir de manera más directa. Cuenta cosas cotidianas porque en lo cotidiano es donde está la vida.




Siempre escribe sobre lo que ve a su alrededor, algo que le llama la atención, algo que escucha, algo que le cuentan. Nunca ha escrito ninguna novela de ficción, siempre ha escrito sobre algo que tiene que ver con la vida que hay a su alrededor.
Nos adelantó que ya está escribiendo su próxima novela, aprovechando el impulso que ha cogido y que es la más femenina que ha escrito hasta el momento, yendo al final en la línea de lo que ha hecho siempre, que no es más que cómo nos resistimos a la autodestrucción, cómo nos empeñamos en sobrevivir primero y en vivir después.
Para acabar y antes de pasar a las fotos y firmas de rigor, nos dejó con una frase de las de enmarcar: «Nunca ha escrito una novela de ficción. Siempre ha ficcionado la vida».

Muchas gracias a Carmen Amoraga, y a Alba Fité y Ediciones Destino por hacer posible nuevamente un encuentro tan agradable y con el que disfrutamos muchisimo.
Valora este post
error

13 comentarios en “ENCUENTRO CON CARMEN AMORAGA (Basta con vivir)”

  1. I do not even understand how I finished up right here, however I thought this post
    was once great. I do not recognise who you might be but definitely you’re going to a famous blogger
    if you are not already. Cheers!

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com