ENCUENTRO CÉSAR PEREZ GELLIDA (Konets)

Hace unos días tuvimos el placer de reencontrarnos de nuevo con César Pérez Gellida.

Quienes nos seguís, y a los que no, os lo contamos, a César le conocemos desde hace ya años, concretamente desde que publicó su primera novela «Memmento Mori«. Esa primera novela nos encandiló y desde ahí le hemos suplicado cada nueva publicación hasta Konets que cierra esta octología que se ha publicado en solamente cuatro años.

Dado que César estuvo viviendo fuera de España durante unos años, no pudimos comentar con él su séptima novela, A grandes males, a diferencia de como lo hemos hecho novela tras novela durante estos años, y es por esto por lo que estábamos expectantes antes este nuevo encuentro, no solo para hablar de Konets sino también de la anterior y de lo que ha supuesto este cierre del todo.
Es difícil hablar en un encuentro de estas características con César sobre sus novelas por si hay alguien que no las ha leído porque casi cada giro es una sorpresa y es importante no desvelarlo, aún así pudimos comentar los aspectos generales de todo el proceso de estos años.
Lo primero que quisimos saber es ¿por qué se complica tanto? En todas las novelas de César Pérez Gellida podemos apreciar una estructura complicada, una laboriosa documentación e incluso la inclusión de conceptos que si bien son complicados para el lector también lo han debido ser para el autor, y todavía más hacer que el lector no se sienta demasiado perdido o aburrido con ellos sino que sea capaz de llevarle de la mano hacia su terreno una vez más. César nos comentó que no lo hace a propósito, sus novelas son thriller y deben tener un ritmo trepidante. Además, le gusta meter elementos complicados como lo es en esta novela el metaverso para que el lector tenga que hacer un ejercicio de comprensión. Es también una especie de sello de identidad, si a la novela le quitas esos elementos podría ser igual que cualquier otra novela mientras que así aporta ese algo más que pide un lector más avanzado.
Hablando en concreto de Konets y de todos los elementos que nos encontramos como el metaverso y las dimensiones, César nos contó que necesitaba todas las teorías de las dimensiones y la teoría de las cuerdas para poder explicar el final y que éste no sea un conejo sacado de la chistera. Él también tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para llegar a comprender estas teorías.
También nos contó que al principio le costó mucho esta novela porque a diferencia de las anteriores en las que no tenía un punto de partida o no sabía dónde iba a llegar aquí tenía que responder a todo lo que había quedado pendiente y además tenía que ser el cierre de todo. Una novela que es precuela y secuela a la vez ha tenido que ser una verdadera locura, más cuando el medio está ya escrito y publicado de antes. De hecho, en esta novela hay escena idéntica a la que aparece en Khimera pero contada desde el punto de vista de otro.

César nos confesó que lo pasó mal con el planteamiento de la estructura a pesar de que la empezó el día siguiente de acabar Khimera. De hecho, tuvo que parar esta novela y dejar su escritura para después de la segunda trilogía porque pensaba que estaba condenando las acciones de ésta si escribía el cierre previamente.

También quisimos saber en qué momento se planteó que todo lo que ha creado podía ser una octología, si lo pensó desde el principio o es algo que se fue formando según iba creciendo el número de novelas. César nos contó que cuando empezó Memmento Mori no pensaba ni siquiera que fuera a formar parte de una trilogía hasta que la estaba finalizando. Después de la trilogía, escribió Khimera porque le apetecía hacer algo diferente y se dio cuenta de que no quería acabar con ese tema ahí sino que quería seguir y por eso apareció Konets. Finalmente, escribiendo Konets se dio cuenta de que podía dar lugar a una segunda trilogía y decidió parar y afrontarla. La historia de la última parte de la trilogía se la dio su llegada a Buenos Aires. Cuando llegó no sabía que se iba a encontrar con toda la historia del palacio Barolo que ha dado para tanto texto.

Le hicimos saber que nos parece un verdadero genio haber afrontado una octología sin planteárselo siquiera y salir airoso de esta tarea. Además, César nos confesó que no tiene ningún tipo de nota, a pesar de que nosotras nos imaginábamos una pared tipo policía llena de fotos y postits, y que de hecho las ideas las guardaba como notas en el móvil que una vez utilizadas borraba.
No podíamos dejar de hablar de los personajes que han pasado por estas ocho novelas. Han sido muchos y muchos se han quedado en el camino. César nos contó que de muchos ha tenido que ir desenamorándose para que no se convirtieran en protagonistas inesperados ya que los personajes se han ido desarrollando y le han ido llevando a través de las historias.
Otro punto que nos causaba curiosidad es la portada de Khimera. Si bien con Konets esperábamos de nuevo una portada similar, finalmente ésta tiene el estilo de las trilogías mientras que Khimera es la nota discordante. César nos contó que esa portada no había funcionado porque era demasiado futurista, distópica y por eso decidieron seguir con la misma línea de las trilogía para que además se entendiera que formaba parte de un todo. Por esto, la edición de Khimera de bolsillo será de nuevo en esta línea. En cambio el título si quiso que mantuviera la coherencia con Khimera ,y Konets significa fin que es lo que es esta novela.
No quisimos dejar pasar la oportunidad de conocer cómo va el tema de la serie de la trilogía de la que tiene los derechos Movistar. Nos dijo que ya se han escrito 5/6 capítulos y serán capítulos de unos 48-52 minutos.
Finalmente, no quiso soltar prenda sobre sus proyectos futuros a pesar de que su siguiente novela ya está terminada. Lo único que nos contó es que también será negra, muy negra. También nos contó  que la continuación de Konets será un videojuego.
Finalmente pasamos a la sesión de fotos y firmas. Como siempre gracias a la editorial y por supuesto gracias a César por estos encuentros que, sobre todo con sus libros, siempre merecen la pena.
error

12 comentarios en “ENCUENTRO CÉSAR PEREZ GELLIDA (Konets)”

  1. Lo pasamos realmente bien, siempre es un placer compartir charla con César. Y eso que no lo pude disfrutar a tope porque andaba con fiebre y hecha un trapito. Konets es un colofón fabuloso. Un beso

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com