EN LA COCINA CON LA DRAMA MAMÁ – AMAYA ASCUNCE

«Un día abrí un blog metiéndome con mi madre que se llamaba Cómo no ser una drama mamá. Planeta me publicó un libro, con el mismo título, que resulta que se vendió muy bien y mi editora me propuso hacer un libro de recetas de mi madre. A mi me dio un ataque de risa, me atraganté, y le dije que lo único que teníamos en común una cocina y yo es que las dos existimos en el mundo.

Pero luego empecé a pensar que podía ser un recuerdo maravilloso: que mi madre me enseñara a cocinar de verdad y contarlo. Pensé que era una afortunada porque, no sé si aprendería a freír un huevo, pero iba a tener un libro para mi madre y para mi solitas.

Iba a tener la mejor excusa del mundo para reírnos, y una editorial la iba a encuadernar, le iba a poner tapas, y en la bilioteca nacional tendría un volumen en el que mi madre, Concha, la drama mamá, me enseñaba que el aceite justo para un gazpacho es la clave para que salga rico.

¡Y me iban a pagar por eso!. La leche

Luego las cosas se torcieron un poco…».
Así explica la propia autora como surgió la idea y lo que la llevó a escribir este libro.

LA AUTORA

Amaya Ascunce es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra. Ha sido redactora en El Semanal, AR o Reporter, y ha trabajado en el departamento de prensa de Ediciones B. En la actualidad es coordinadora de la web www.elle.es, en Hearst Magazines.
También es administradora del blog Como no ser una drama mama que desde aquí os aconsejo que visitéis, si es que todavía no lo habéis hecho. Merece la pena y pasaréis un rato divertido.

EL LIBRO

Lo primero de todo agradecer a Amaya la entrevista que nos concedió y que publicamos en nuestro blog hace un tiempo, así como el ratito de charla que tuvimos la suerte de compartir en la Feria del Libro de Madrid 2013 y las cariñosas dedicatorias de sus dos libros. Eso si con el pelo bien retirado de la cara y con los pendientes puestos que drama mamá estaba vigilando desde un poquito más allá.
Lo primero que hay que aclarar es que si pensáis encontrar un libro de recetas de cocina ya podéis ir cambiando de idea y elegir cualquier otro libro que tenga como objetivo esos menesteres. 
Recetas vais a encontrar, pero no es el ingrediente principal en este libro, ya que según vayáis leyendo veréis que hay bastante más. Hay recetas, humor, cariño, consejos (de cocina y de los otros), ratos divertidos, y sobre todo una madre y una hija compartiendo tiempo.
Yo soy madre pero también soy hija y tengo que decir que me he sentido identificada con las dos protagonistas principales en este experimento. 
Como hija yo tampoco tengo ensaladeras y cacerolas de todos los tamaños, también guardo las cosas donde mejor me parece y tampoco tengo pasapurés. Si puede que la batidora o la thermomix no sean lo mismo, pero no tengo pasapurés. Como madre comparto con drama mamá, además de nombre (las dos nos llamamos igual), algunas de esas características que en el fondo cuando llega el momento a todas nos hacen convertirnos en una drama mamá cualquiera.
En el libro nos vamos a encontrar un primer capítulo en el que nos da unas breves instrucciones de cómo debe ser su lectura y en consecuencia de cómo nos lo tenemos que tomar.
En el siguiente, nos cuenta la historia de cómo surgió la idea de este libro, nos pone en antecedentes de cómo se le da la cocina a Amaya y cómo ha crecido este libro, desde la propuesta de planeta hasta el sí de la autora. Los 20 capítulos restantes son recetas (sí, al fin y al cabo la receta también está para quién quiera probar a seguirla) y la historia de cómo se desarrolló la preparación de cada una de ellas, en conclusión, cada receta encierra en sí misma una historia digna de leer.
En conclusión, para mi gusto es un libro altamente recomendable, muy apropiado para estas fechas y con el que echarte unas risas (ir a las 9 de la mañana riéndote sola en el vagón del tren no se paga con dinero!!), en el que nos vamos a encontrar unas recetas hechas a base de ingredientes tan especiales como mucho amor, cariño, paciencia, actitud, cautela, valor, recetas en las que también puede ser bueno equivocarte en alguna ocasión para después triunfar, y en las que tampoco vendrá mal en algunos casos un poco de psicología, y en las que seguro que también habrá momentos en el que el trabajo en equipo será del todo necesario. Unos ingredientes que nos pueden servir también para cocinar la receta de nuestras vidas.
Si eres alguien malo en la cocina, puedes ver que los hay como tú y  que se puede mejorar. Si eres bueno, te reirás con ocurrencias que nunca se te hubieran pasado por la cabeza y con las mezclas inimaginables que hace esta autora. Y en cualquier caso aprenderás que siempre hay situaciones en las que se comparte mucho más que una receta de cocina.

20 comentarios en “EN LA COCINA CON LA DRAMA MAMÁ – AMAYA ASCUNCE”

  1. Hoy terminaré su primer libro. Está simpático pero esperaba encontrar más afinidad entre su madre y la mía, bueno o entre la madre que la autora presenta y la mía… Se pasa un rato entretenido. Besos

  2. Desde que leí la opinión de Lidia lo tengo en mente. Por lo que contáis estoy convencida de que me servirá para aprender a cocinar, que falta me hace, y si además lo aderezo con unas buenas risas ya habrá merecido la pena 😉

    Gracias por tu reseña!! Besos

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com