Destino, mayo 2020

Por fin Lorenzo Silva nos cuenta el pasado de Bevilacqua en la lucha contra ETA, en “El mal de Corcira” que podremos encontrar en las librerías el 16 de junio.

Por fin llega la décima entrega de la serie que mejor ha contado la historia de nuestro país en los últimos veintidós años. Dos millones de lectores dan fe de ello.

El mal de Corcira es la novela más esperada de Bevilacqua, en la que por fi nos cuenta su pasado en la lucha antiterrorista en el País Vasco. Ha llegado el momento

Más de dos décadas han pasado desde que Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro irrumpieran en escena. Fue en la primavera de hace veintidós años, la de 1998, cuando apareció en Ediciones Destino la primera novela de su serie: El lejano país de los estanques. Conocimos a un sargento de la Guardia Civil un tanto pasado de vueltas, cáustico y solitario, y que cargaba con una experiencia traumática de tres años de servicio en Guipúzcoa en la lucha contra el terrorismo.

Desde entonces Lorenzo Silva ha sabido que llegaría el momento de escribir esa historia, se la debía a sus personajes y lectores. El mal de Corcira trata desde la ficción el conflicto alimentado durante medio siglo por la actividad terrorista de ETA.

Un varón de mediana edad aparece desnudo y brutalmente asesinado en una solitaria playa de Formentera. Según varios testimonios recogidos por la Guardia Civil de las islas, en los días previos se lo había visto en compañía de distintos jóvenes en locales de ambiente gay de Ibiza. Cuando sus jefes llaman a Bevilacqua para que se ocupe de la investigación y lo informan de la peculiaridad del muerto, un ciudadano vasco condenado en su día por colaboración con ETA, el subteniente comprenderá que no es un caso más.

Para tratar de esclarecer el crimen, y después de indagar sobre el terreno, Bevilacqua tendrá que trasladarse con su equipo a Guipúzcoa, el lugar de residencia del difunto, a una zona que conoce bien por su implicación casi treinta años atrás en la lucha antiterrorista.

Allí deberá vencer la desconfianza del entorno de la víctima y, sobre todo, lidiar con sus propios fantasmas del pasado, con lo que hizo y lo que dejó de hacer en una «guerra» entre conciudadanos, como la que veinticinco siglos atrás hubo en Corcira  —hoy Corfú— y que Tucídides describió en toda su crudeza. Esos fantasmas lo conducirán a una incómoda pregunta que como ser humano y como investigador criminal le concierne inexcusablemente: ¿en qué medida nos conforma aquello contra lo que luchamos?

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), La sustancia interior, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), El blog del inquisidor, Niños feroces, Música para feos, Recordarán tu nombre y la «Trilogía de Getafe» (Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia, El cazador del desierto y La lluvia de París). Es autor de los libros de relatos El déspota adolescente y El hombre que destruía las ilusiones de los niños, del libro de viajes Del Rif al Yebala. Viaje al sueño y la pesadilla de Marruecos y de Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Suya es también la serie policiaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, de la que El mal de Corcira es la última entrega, tras El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La marca del meridiano (Premio Planeta 2012), Los cuerpos extraños (2014) y Lejos del corazón (2018), entre otras. Junto con Noemí Trujillo, firma una nueva serie policiaca que han iniciado con Si esto es una mujer.