NUESTRA OPINIÓN …

Una joven con unos ojos azules, en una foto en sepia, que te miran directamente, no sabes si reclamando tu atención, pidiendo ayuda o perdonándote la vida; una boca tapada con una cinta americana y un título que no sabes como va a casar con lo que estás viendo: El método 15/33 de Shannon Kirk

Señores la intriga está servida. ¿Qué será lo que nos vamos a encontrar en esta novela?. Leemos la sinopsis y cada vez tenemos más claro que queremos leerla.

Comenzamos el libro y nos encontramos una chica de 16 años secuestrada, que no parece adecuarse a la idea que cualquiera nos hubiésemos forjado de una joven que se encuentra en estas circunstancias.

Muy pronto vamos a ser conscientes de que esta joven es diferente. Lisa tiene una capacidad intelectual muy alta, además de ser metódica, analítica, meticulosa, obsesiva, y capaz de controlar sus emociones, siendo esto último tan fácil para ella como apagar y encender interruptores. Sus padres son una reputada abogada muy consciente de su valía, que pasa mucho tiempo fuera de casa y un marine retirado, que ahora trabaja como científico y que desde muy joven enseñó a Lisa defensa personal. Ellos también han influido en la personalidad de esta chica de mente privilegiada que hasta posee su propio laboratorio en el sótano de su casa. Todo esto, sin duda, ha conformado la poco común personalidad de esta chica.

Con estos antecedentes y su mente fría, no será extraño que durante su cautiverio, con tanto tiempo para pensar y analizar, ponga todas sus capacidades y conocimientos en buscar todos los recursos a su alcance que la lleven a encontrar la manera de conseguir sus fines y para ello será fundamental no romper las rutinas.
Desde las primeras páginas nos vamos a poner en la piel de Lisa, ya que vamos leer el relato que elaboró mientras estaba en cautiverio, y en el que, como ella misma va a decirnos, lo que ha plasmado es lo verdaderamente importante. Así, en primera persona nos va narrando lo que le va pasando por la cabeza, cómo se va sintiendo, cómo es su relación con su carcelero, cómo es su día a día, cómo va tomando conciencia de todo lo que tiene a su alrededor y lo va archivando en su mente como posibles recursos que utilizar en el futuro, y cómo va pergeñando un plan para salir de la situación en la que se encuentra, ya que si hay algo que tiene claro es que no va a consentir que le quiten hijo que está esperando.
Al mismo tiempo vamos a conocer a Roger Liu, un investigador del FBI experto en secuestros, y el desarrollo del caso que está llevando con su compañera Lola (nombre por el que se referirá a ella durante la narración, ya que nos ocultará durante toda la novela su verdadera identidad), de una joven desaparecida.

Esta pareja también está dotada de unas aptitudes extraordinarias. En el caso de Roger una visión tan fuera de lo común que no existía nadie con una capacidad visual igual a la suya, y en el de Lola un olfato extraordinario, conformando un equipo singular dotado de «superpoderes».Los fragmentos relatados por Roger Liu, que van intercalados con los de Lisa, son menos que los de ésta última y, además de ponernos al tanto de la investigación que están llevando a cabo, también nos va a poner en antecedentes del motivo que le llevo a formar parte del FBI y como llegó a formar pareja policial con Lola.

Desde el primer momento vamos a descubrir una novela muy original y peculiar en cuanto a su planteamiento, a su forma de ser narrada y a unos personajes de los que yo no podía dejar de pensar: «vaya panda de raros», sin que esto suponga algo negativo, porque si algo son los personajes de El método 15/33 es, por describirlos de alguna manera, peculiares y con unas características psicológicas dignas de tener en cuenta.

El Método 15/33 es un thriller psicológico, donde la autora no da puntada sin hilo, al igual que su protagonista, donde todo sirve para algo, todo tiene un fin para lograr ese final al que tanto la una como la otra quieren llegar. No hace falta darse prisa, no hace falta correr, todo necesita su tiempo, hay que ir avanzando sin  prisa pero sin pausa, sin dar un paso en falso, sin dar un paso atrás.Shannon Kirk sabe como atrapar al lector, como darle cancha, y crear una historia con la dosis justa de intriga y suspense para que quede pegado a las páginas e introducir los giros necesarios para dejarle con la boca abierta en el momento oportuno, a la vez que la narración va creciendo en intensidad. Una novela que aun conociendo desde el primer momento cual va a ser la resolución del secuestro eso no le restará un ápice de interés, misterio e intriga a la novela.

Sin duda la novela me ha gustado, pero tengo que ponerle un «pero» y es que la autora a veces se enredaba en algunas divagaciones del todo innecesarias, con más frecuencia en las partes que tienen a Roger Liu como protagonista, y que no aportan nada especial a la trama final rompiendo, en cierto modo, el ritmo lector.

En conclusión, El método 15/33 es una novela muy entretenida y peculiar, tan visual que nos parecerá estar viendo una película, que se apodera del lector sin  darle tregua y manteniendo la tensión durante toda la lectura, con unos personajes diferentes y complejos que nos introducen en una trama inquietante y perturbadora.