Caligrama, septiembre 2020

El divorcio en tiempos de pandemia: nace el libro El matrimonio es sagrado y, sin embargo, me divorcié de José Manuel Guerrero Padilla.

José Manuel Guerrero Padilla se basa en su experiencia personal para retratar una pareja y el final de sus años de casados, una historia en la que los personajes deberán enfrentarse a sí mismos en medio de un mundo agitado.

La editorial Caligrama publica El matrimonio es sagrado y, sin embargo, me divorcié. Un matrimonio, un divorcio y la lucha por sobrevivir a un proceso que obligará a los protagonistas a plantearse la valía de sus propios pilares de vida y de sus arraigadas creencias. El libro desnuda a Alonso, Carla y Mary, que se mueven en una atmósfera realistas, en un tiempo que se derrumba a sus pies sin que haya manera de salvarlo. «Surge del deseo de compartir el valioso aprendizaje que pude rescatar durante el proceso de mi separación y divorcio, ocurrido hace aproximadamente diez años. Fue una experiencia sumamente dolorosa pues me vi enfrentado a mis más preciados valores, hasta el punto de cuestionarlos y redefinirlos», dice José Manuel Guerrero Padilla.

Alonso, un mexicano de 38 años, comienza a atravesar una crisis profunda. En la ciudad de Guadalajara, recordará su historia de amor y el cómo ha derivado en un final sin remedio. La obra aborda el tema de una manera reflexiva e incluso filosófica, desde el dolor a la aceptación para llegar finalmente a la sanación. En un mundo y en una época en la que los divorcios se han disparado después de la cuarentena provocada por la Covid-19, la novela se adentra en unos hechos complicados, con una profunda sensibilidad y precisión. En el texto se leen y se absorben sentimientos, emociones y pensamientos que se hacen hueco en medio de una cotidianeidad convulsa y agitada.

La obra, fluida y conmovedora, atestigua las relaciones sin esperanza. El autor exalta el amor y también habla a la muerte del amor, y construye un diálogo consigo mismo y con las personas que leen. Su encrucijada se convierte en camino abierto, porque ayuda a afrontar los avatares. «La belleza física comúnmente opaca a la belleza del alma, las condiciones socioeconómicas muchas veces enmascaran el grado de consciencia, el atractivo sexual comúnmente oculta la capacidad de fusión de dos almas».

José Manuel Guerrero Padilla Nació en Irapuato (Guanajuato), una ciudad mediana del centro de México, el 1 de enero de 1971. Es licenciado en Administración de Empresas y posee un máster en Administración Internacional, en Ginebra (Suiza). En 2009 su vida comenzó a tomar rumbo sobre las letras.