EL HIJO DEL PADRE – VÍCTOR DEL ÁRBOL

NUESTRA OPINIÓN …

Hace tiempo que leí El hijo del padre y he tardado mucho en ponerme a escribir sobre ella. Y es que como siempre pasa con Víctor del Árbol hace falta tiempo para asimilar todo lo que encontramos en sus novelas, todo lo que provoca en nosotros, y siempre cuesta mucho plasmarlo después en un espacio como éste. Y es que siempre, cuando comienzas una de sus novelas, sabes que no te vas a enfrentar a una lectura más, sabes que vas a quedar tocado. Disfrutarás y mucho, de la forma y el fondo, de esa maravillosa y bella forma de escribir del autor, pero puedes estar seguro de que una vez te adentres en las páginas del libro también va a doler.

Cuando comenzamos El hijo del padre parece que vamos a adentrarnos en una novela negra. Y es que en las primeras páginas nos encontramos con un secuestro, torturas y un asesinato a sangre fría, que nos narra en primera persona Diego Martín. Pero ese solo es el principio, ya que enseguida nos vamos a dar cuenta de que lo que Víctor del Árbol nos propone es una novela muy distinta que se aleja de esa primera impresión, y en la que hay muchas más capas.

En El hijo del padre vamos a encontrar una novela coral en la que transitaremos en diferentes planos temporales y escenarios, por una historia de desarraigo, de renuncia a las raíces, de viejas heridas sin cicatrizar. Una lectura compleja, con una serie de tramas oscuras, de misterios sin resolver en la que los abusos de diferentes tipos y las deudas pendientes están presentes a lo largo de toda la trama, poniendo en cuestión la moralidad, el poder, la inacción.

Esta, como todas las historias que relata Víctor del Árbol no es fácil, es dura, lo mismo que la vida de quienes las protagonizan, unos personajes que Víctor nos muestra en toda su esencia, sin adornos, sin ropajes que puedan encubrirlos o disfrazarlos. Unos personajes que son incapaces de mostrar sus sentimientos y que vierten la mentira, el odio, el miedo y la impotencia que tienen dentro, en otros.  Una novela que nos llevará a darnos cuenta de la importancia de la huella que dejan en nosotros nuestros mayores, la falta de comunicación y lo valiosas que son las palabras, las caricias, los abrazos.

Como de todas las novelas de Víctor del Árbol son muchas más las cosas que se pueden decir, pero creo que es mejor que las descubráis. Si conocéis a este autor ya sabéis de lo que os hablo y si no es así, ya estáis tardando porque es mucho lo que os perdéis. Solo os voy a dar un dato, desde que leí Un millón de gotas no he podido resistirme a ninguna de sus novelas aunque también os digo que no he salido indemne de ninguna de ellas.

1 Comment

  1. Manuela

    Totalmente de acuerdo con tus impresiones. Este autor nunca falla, al menos conmigo.
    Besos

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si quieres contactar con nosotras…

lectoralector@gmail.com

Suscríbete!


Loading

CUPÓN DESCUENTO CASA DEL LIBRO

Disponible para Amazon Prime