Maeva, abril 2020

El confinado, de Roberto Domínguez Moro, el primer thriller sobre el confinamiento. Un thriller que supera la ficción…
tan imprevesible como la crisis que nadie vio venir.

El primer lanzamiento que Maeva ha realizado exclusivamente en formato ebook hasta la fecha.

El thriller El confinado es un proyecto cuyo lanzamiento, como los días que estamos viviendo, no estaba previsto.

Su autor Roberto Domínguez Moro, lo ha escrito en apenas 15 días, en pleno confinamiento, y es esta situación excepcional la que sirve de escenario para un protagonista que trata de evitar el contagio de todas las maneras posibles y sobrellevar una realidad para la que ni él ni nadie estaba preparado.

Un autor nuevo de Madrid que une el testimonio en primera persona del estado de alarma que estamos viviendo, con toques de crítica social, sarcasmo e ironía.

Para poder proponérselo a los lectores cuanto antes, Maeva ha decidido por primera y única vez lanzarlo solo en ebook, el  formato que permite llegar en estos momentos de la forma más directa.

El proceso ha sido muy rápido, en pocos días lo leyeron, lo contrataron, lo revisaron, lo maquetaron, diseñaron la portada y la campaña de marketing, y lo convertieron en epub, con un trabajo en equipo de todas las personas de la editorial, cada uno desde su propio confinamiento.

En estos días, este proyecto y la ilusión de su autor han sido un soplo de aire fresco para el equipo de Maeva, que, aunque confinado, ha conseguido sacarlo adelante.

Juan, un informático treintañero, vive con angustia los momentos previos al confinamiento y la primera semana de encierro por el coronavirus en el centro de Madrid. Mientras se cierran colegios y universidades comienza a hacer acopio de víveres y a estar cada vez más preocupado por lo que le espera. En su caso, un aislamiento en soledad, con una crisis de pareja en curso, su familia lejos y nadie en su inmueble aparte de una vecina, su perro… y unos turistas con síntomas de estar contagiados.
Las redes sociales, los aplausos colectivos y los encuentros con Julia, su vecina, no servirán para sosegar a Juan, más obsesionado cada día que pasa con el estado de salud de sus vecinos. Al contrario: la declaración del estado de alarma, la intoxicación de noticias y la tos que escucha a través de la pared le llevarán a una paranoia de consecuencias impredecibles

No nos fijamos mucho en aquello que tenemos garantizado.  

¿Qué es lo que más echas de menos?

Ese beso o ese abrazo que no das, esa gente con la que pasas meses sin hablar porque piensas que siempre van a estar ahí. Es necesario cuidar a los que tenemos cerca pero no vemos cada día, porque nunca se sabe…