EL CAMINO DE LOS DIOSES – Antonio Cabanas

NUESTRA OPINIÓN …

Me gusta la novela histórica o la que tiene como telón de fondo hechos históricos. Además el período histórico en el que está situada El camino de los dioses y todo lo que tiene que ver con el Antiguo Egipto, cuya historia está llena de magia, es posiblemente uno de los que más me atrae de la historia antigua. Ni que decir tiene que con estos mimbres mi predisposición para adentrarme en las más de 700 páginas de esta novela era muy buena.

En El camino de los dioses vamos a ser testigos, a lo largo de la novela del cambio que se produce en el antiguo Egipto con motivo su decadencia, la helenización que ha sufrido el país y la fuerte irrupción de Roma en el Mediterráneo. Un escenario que vamos a recorrer de la mano de Amosis un niño nacido en Tebas en el seno de una familia con fuertes sentimientos nacionalistas, y que, ante la insistencia de tu tío Kamose, pasa a estar bajo su tutela y se encargará de su educación. Una educación griega que, junto con sus enseñanzas de buen y avispado comerciante, marcarán su futuro.

Amosis (también conocido como Zenódoto o Alcínoo) se verá en la necesidad de viajar y vivir en distintos lugares a lo largo de su vida: Tebas, Alejandría y las islas del Mar Egeo. volviendo a empezar, a reinventarse y siendo capaz de resurgir de sus propias cenizas en cada una de las ciudades en que se asiente. También cambiará de nombre con cada traslado, un cambio que tendrá mucho que ver con las circunstancias e intentar sentirse integrado en la cultura dominante, pero que podría esconder, también, una forma romper con el pasado, de abandonar el que había sido, acabando con su anterior yo, ser una persona nueva en todos los aspectos.

En El camino de los dioses Antonio Cabanas no escatima en detalles para ofrecernos un completisimo cuadro de la situación política, económica, social, religiosa, cultural, financiera, etc. en la que vivía Egipto en aquellos momentos, consiguiendo una magnifica ambientación que gracias a sus abundantes descripciones nos trasladarán sin dificultad a lugares y situaciones.

Son muchos y variados los detalles que nos da Antonio Cabanas del antiguo Egipto que no pueden ser más que fruto de una amplia y exhaustiva labor de investigación, como lo corrobora la bibliografía que podemos encontrar al final de la novela. Tantos son los detalles y la información que nos transmite que, pese a ser muy ilustrativos y didácticos, en algunos momentos de la novela, para mi gusto, pierde ritmo la lectura.

Importantes son también los personajes que transitan por esta novela, no sólo los más importantes como el protagonista Amosis, su tío Kamose, o Abdú que empieza siendo su esclavo aunque en un momento de la novela lo manumita, y que siempre será para él casi como un hermano y acompañándole en todas sus aventuras, sino también otros que tienen menos protagonismo, estando todos ellos muy bien trazados y definidos. Unos personajes ficticios con todos los defectos y virtudes que pueden formar parte de la persona y que resultan tan reales como algunos que en realidad lo son, compartiendo espacio en esta novela.

Porque también aparecen personajes históricos pero no debemos olvidar que se trata de una novela, y como tal el autor se toma sus licencias.

Antonio Cabanas nos presenta la novela compuesta, junto con un prólogo y un epílogo, por tres partes: Tebaida, Alejandría y El Egeo, divididas a su vez en capítulos, dando voz a un narrador omnisciente que nos narrará la historia en tercera persona.

El escritor utiliza un lenguaje sencillo, directo, muy cuidado, con descripciones abundantes, como ya he mencionado, que compensa con diálogos, asequible a cualquier lector, logrando una magnífica narración.

Pese a tratarse de una novela en la que suceden muchas cosas no va a ser una lectura que devorar, sino más bien en la que recrearse en su ambientación y disfrutar con la trama y los lugares y situaciones que nos describe.

También me ha gustado la forma en que Antonio Cabanas ha introducido algunas curiosidades como el regateo en una transacción, las operaciones que aseguraban las transacciones marítimas, el conocer la figura del prestamista judío, o como se catalogan los rollos de papiro, el sistema de archivo utilizado o el trabajo de los copistas, entre otras.

Al principio de la novela el autor nos advierte que agrupará al final de la novela todas las notas en vez que colocarlas a pie de página para agilizar la lectura, pero lo cierto es que a mi forma de ver lo que hace es ralentizarla con el hecho de tener que ir hasta el final para hacer la consulta.

En conclusión, en El camino de los dioses vamos a encontrar una historia llena de aventuras, donde se mezclan la ambición, el sufrimiento, la corrupción, el engaño, la amistad, la traición, la superación, la pasión y, también, porqué no, el amor. Una novela fruto de una amplia documentación y una estupenda ambientación que nos hará disfrutar de una gran novela.

 
 
error

21 comentarios en “EL CAMINO DE LOS DIOSES – Antonio Cabanas”

  1. A mi me gustó en su conjunto aunque al principio me costó mucho con tantos nombres de dioses. Afortunadamente, después la historia estuvo compensada y me llamó también mucho el tema del comercio marítimo y las operaciones de seguros y entre judíos.
    Besos

  2. I will right away grasp your rss as I can not find your email subscription hyperlink or newsletter
    service. Do you’ve any? Please permit me know in order that I may just subscribe.
    Thanks.

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com