DIAMANTE AZUL – Care Santos

DIAMANTE AZUL – Care Santos

NUESTRA OPINIÓN …

Hacia tiempo que tenía pendiente leer una novela de Care Santos. Había hecho una intentona con una novela anterior suya, pero está claro que aquel no era a su momento y aunque me he propuesto volver sobre sus páginas y concluir su lectura, todavía no ha ocurrido, así que en cuanto supe que publicaba una nueva novela con un título tan atractivo, busqué su portada y sobre qué trataba. Ahora sí que lo tenía claro, Diamante Azul era una buena oportunidad para leer y conocer a la escritora Care Santos.

Teresa Pujolá era una mujer con una personalidad tal y una vida lo suficientemente interesante como para que su nieta Care Santos se sintiera apasionada por ella y tuviese la necesidad de indagar y escribir la historia de su familia. Una historia que abarca casi 200 años y en la que además de todo lo relativo a la saga familiar vamos a ser testigos de una época y de los cambios sufridos en este período por la sociedad.

Una historia de lucha, desgracias, traiciones, secretos, amores difíciles, lucha, tesón, pasión, arrojo, maldiciones, esperanza, lealtad, engaños. Un relato que nos mantendrá pegado a sus páginas desde el mismo principio, aunque ese comienzo se nos pueda hacer un poco cuesta arriba por la estructura que Care Santos ha elegido para contárnosla, pero esa sensación no nos durará mucho, pronto nos habremos habituado, siendo un aliciente más.Diamante Azul es un homenaje a Teresa Pujolá, la abuela de la escritora, una mujer fuerte, apasionadaavanzada a su tiempo, que no entiende que por el simple hecho de ser mujer el destino la excluya del negocio familiar, mientras su hermano que ni quiere, ni tiene agallas para ello, sea el elegido, una mujer que no se resigna a lo que la vida la tiene deparado y no duda en coger las riendas de su vida. Pero también es la historia de una saga familiar, en la que Care Santos ha conjugado con maestría la realidad y la ficción.

La novela empieza con la visita de Teresa Pujolá a su padre en su lecho de muerte aprovechando que su madre no se encuentra en casa para despedirse de él.

El reloj que nunca da la hora que debe y siempre suena anunciando la muerte ha advertido lo que está por llegar.

Un buen punto de partida que siembra en el lector la curiosidad suficiente para querer conocer la historia que Care Santos quiere contarnos.

A partir de este punto iremos conociendo la historia de forma fragmentada, en la que la mayor parte de la novela se va a concentrar en los inicios del siglo XX y Teresa Pujolá, pero también hay otras parates de esta historia que vamos a ir conociendo en los continuos saltos hacia atrás y hacia delante, en un período de tiempo que abarca desde el siglo XVIII hasta el primer cuarto del siglo XX, aproximadamente, todo ello sin un orden establecido. Unos saltos que van poco a poco conformando todo el cuadro hasta completar el total de la historia, sin dejar ningún cabo suelto.
En Diamante Azul además de una saga familiar, podremos encontrar una novela de tintes costumbristas, ya que vamos a ser testigos, además de la evolución de esta familia de la que hasta el apellido acaba por transformarse aunque sea levemente, de todos los cambios que se van produciendo a través del tiempo en los escenarios donde transcurre la historia. Sobre todo en esos finales del siglo XIX y principios del siglo XX con la expansión de la zona industrial de Mataró, con las diferencias sociales, los nuevos ricos, con una clase burguesa, una sociedad y unas normas sociales que se regían por la moral que dictaban las autoridades eclesiásticas y la religión, con las revueltas de los trabajadores, la lucha por mejores condiciones laborales, los matrimonios concertados en donde los novios poco opinaban, la forma de vestir de las mujeres «decentes», la irrupción de algunos inventos en las fábricas, los autómatas, los primeros pasos del cine en Barcelona, la apertura de las primera salas, etc.En Diamante Azul también va a estar muy presente la música con Eusebio Fort el afinador de pianos, profesor de música y con un pluriempleo como pianista en la sala de cine, mientras se proyectaban las películas mudas, y supliendo con su interpretación las emociones de los actores; o la cocina y la comida con esa sopa de tomillo que Margarita aborrecía, o la crema de San José que pasó de ser un postre que en la familia se comía en las celebraciones a que Margarita, tan aficionada a ella, buscara cualquier ocasión para tomarla.

Uno de los puntos fuertes de Diamante Azul son los personajes (bastante numerosos, entre otras cosas debido al amplio período de comprende) desde los que tienen más protagonismo hasta los secundarios, todos están perfectamente dibujados y es fácil hacernos una idea fiel de como son. Es fácil adivinar la fortaleza y determinación de Teresa Pujolá; el egoísmo. la maldad y la forma de ser insufrible de Margarita Gomís; la falta de «energía» de Florián, un hombre trabajador al que le gusta lo que hace, pero al que más de una vez dan ganas de zarandear; Silvestre, un hombre emprendedor, que crea un negocio gracias a su tesón, esfuerzo y trabajo; Teresa Marqués una mujer, curiosa y con inquietudes intelectuales, cariñosa, muy enamorada y que trata a los hijos de Silvestre como si fueran propios;  y así podría ir enumerando a todos y cada uno de los personajes que habitan esta novela.Mención especial, para mi, merecen las mujeres que aparecen en esta novela, mujeres con gran personalidad y que se esfuerzan por aprender y por saber, la mayoría de ellas, logrando tener unos conocimientos superiores a los de las mujeres de esa época.

También vamos a encontrarnos cosas curiosas en Diamante Azul, como todo lo que tiene que ver con el negocio tintorero de aquella época, cómo funcionaba, cómo se obtenían los colores, el arte del teñido y el descubrimiento del primer tinte sintético, y que a mi me ha encantado conocer; o la historia del reloj que he mencionado al principio y que existe en realidad hallándose en casa de una prima de la escritora; o la historia de un hombre, en la novela Joseph Pujolar, que se casaba todos los años en la misma fecha después de haber enviudado y haber heredado, y que está basado en unas anotaciones que encontró la escritora cuando se estaba documentando para la novela.

Care Santos utiliza un lenguaje cuidado, fluido, capítulos cortos que saltan de una época a otra dejándote con la intriga y con necesidad de saber, y que ayudado por los diálogos y el misterio le dan todavía más agilidad si cabe a la novela, y unido a una estupenda ambientación, crean una lectura atractiva, adictiva y muy entretenida.

Ha sido mi primer acercamiento a esta autora y seguro que no será la última.

error

22 comentarios en “DIAMANTE AZUL – Care Santos”

  1. Tengo ganas de leer este libro, pero me preocupa el tema de los saltos temporales, recurso que también utilizó en Habitaciones cerradas y que personalmente no me gustó nada como lo empleaba, de hecho me pareció bastante lioso.

  2. Este tipo de lecturas no me desagradan pero tengo que leerlas muy de cuando en cuando para no indigestarme. Aunque lo cierto es que tengo muchas muchas ganas de estrenarme con esta autora, a ver qué tal.
    Besos.

  3. Ay, me encanta cómo escribe Care Santos. La descubrí gracias a sus novelas juveniles y hasta la fecha. Todavía no he leído este diamante azul pero pronto le pondré remedio. Me ha encantado tu reseña, que destaques la personalidad de Teresa Pujolà y la presencia de la música en toda la trama. Bss

  4. Muchísimas gracias por la reseña, me emociona ver que te ha gustado. Sólo quería aprovechar para desearte (y a todos los que pasáis por aquí. Bueno, más bien todAs) una Navidad muy feliz. Care

  5. Yo tengo sin leer Habitaciones cerradas y aunque he visto la serie no me importaría leerlo. De momento me decanto por este y luego ya me pondría con este otro.. No me disgusta la manera de escribir de la autora. Besos.

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com