Samarcanda, septiembre 2020

La periodista Nana de Juan refleja en Crónicas impertinentes desde mi confín su confinamiento a través de un libro donde cuenta entresijos de su profesión.

La periodista y escritora, Nana de Juan, conocida por sus más de treinta años en la Agencia EFE, nos hace un divertido y profundo recorrido por su profesión a través de un libro, fruto del confinamiento.

Aquello que comenzó como un entretenimiento para amenizar los días de confinamiento, acabó en manos de la Editorial sevillana Samarcanda (Grupo Lantia) y, ahora, el resultado es un libro compuesto por 65 crónicas que narran momentos especiales en la vida y en la carrera de su autora.

Nana de Juan cuenta a la editorial cómo sus seguidores de Facebook la animaban a seguir escribiendo o le preguntaban sobre qué escribiría el próximo día; hecho que demostraba el interés suscitado por todos los que la leían y que animó a la periodista a seguir contando su historia cada día.

El complemento perfecto a toda esta variopinta historia son las ilustraciones que acompañan tanto el interior como la portada de Crónicas impertinentes desde mi confínTodas ellas de la ilustradora Lola García Paz, que ha elegido para la portada una de las imágenes más recurrentes durante las primeras semanas de confinamiento: un rollo de papel de váter con el que viste a una mujer.

Nana de Juan Se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Trabajó durante tres años como reportera en la Agencia EFE, y tras un periodo como directora de comunicación en una empresa privada, retornó a la Agencia EFE, en la que es jefa de reportajes en Barcelona.

Entre la infinidad de anécdotas que la periodista guarda en su trastienda, destacan las protagonizadas por el expresidente catalán Jordi Pujol, la Dulce Neus, el peluquero Lluís Llongueras, el Dalai Lama o el rey Felipe VI cuando aún era Príncipe de Asturias. Todas ellas con un tono humorístico y un cariño especial fruto de la amable personalidad de su escritora.

Un libro fresco, divertido y desenfadado para los amantes del entretenimiento, compañeros de profesión y demandantes de la literatura ligera y amena en los tiempos de pandemia.