Aguilar, abril 2020

Javier Ruibal,  uno de los artistas más valorados del panorama musical español, presenta Coraza de barro, un poemario donde se desnuda para encontrarse, para colocarse por dentro.

Desde la colección Verso & Cuento de Aguilar nos anuncian la publicación de Coraza de barrouna colección de poemas de unos de los músicos más célebres y respetados en nuestro país: Javier Ruibal.  Este poemario ve la luz hoy, 16 de abril, en formato digital. El próximo  junio llegará a las librerías el formato físico.

Es difícil no poner compases y melodías a los textos de Coraza de barro. Entre sus versos se cuelan los acordes de una guitarra o el sabor al mar de Cádiz. En este libro, Javier Ruibal trata de recomponerse y trazar un autorretrato sincero, su pluma se convierte en el bisturí de una operación a corazón abierto donde nos revela sus filias y sus fobias, sus miedos y esperanzas. A lo largo de sus palabras encontramos respuestas y preguntas sobre el amor, el paso del tiempo, el arte o el encuentro con uno mismo sin dejar de lado el humor o la sorna.

El libro se compone de poemas libres, décimas y haikus, una suerte de fórmulas y estilos que hacen de él una obra redonda y total.

Javier Ruibal es autor en música y letra de sus canciones. Compositor, arreglista, guitarrista y cantante. Premio Nacional de las Músicas Actuales 2017, Medalla de Andalucía de las artes 2007 y Premio Goya 2020 a la mejor canción original, tiene 13 discos publicados en España y otros países de habla española y no española. Singular y muy difícilmente clasificable, goza del prestigio que le otorga la originalidad de su música y la hermosa y esmerada laboriosidad de sus creaciones. Partiendo de las propias de su Andalucía materna, transita por armonías dispares y coloristas. Considerado «músico de músicos», es respetado y ensalzado por la crítica y todo el gremio artístico. Desde el jazz y el flamenco a los clásicos y los cantautores, crea una música y una poética propias que conmueven y emocionan, tanto como divierten y hacen reflexionar, sobre nuestros deseos más sublimes y nuestros viejos dolores y defectos. Arte, en definitiva, para crecer espiritualmente y renovar la esperanza en que sólo nosotros resolveremos todos aquellos agravios que nosotros mismos nos inflingimos.