Caligrama, mayo 2020

El valenciano Julián Lagullón Escamilla reúne una magistral colección de relatos en su obra Como la espiral de un nautilus.

En Como la espiral de un nautilus los protagonistas son gente común sometida a situaciones ordinarias que se tornan en fantásticas aventuras.

La editorial Caligrama publica Como la espiral de un nautilus. Julián Lagullón Escamilla reflexiona sobre la grandiosidad de la humanidad dentro de un mundo aún más maravilloso. El humor, la imaginación sin límites y una narrativa deslumbrante están presentes en esta colección de relatos breves, ingeniosos y realistas, que nacen de una mirada diferente hacia lo que nos rodea. «Toco la constante evolución, el dinamismo y el misterio o milagro de la vida; ponerse en la piel de otro ser; el tiempo y las indecisiones; los miedos y amenazas que interna o externamente nos acechan, y algunos otros temas que procuro tratar con un punto de originalidad», cuenta el autor valenciano, que acierta en las palabras y en las imágenes que transmiten sus cuentos.

Las cuestiones sociales marcan nuevos horizontes para reflexionar, así el cuidado del planeta, los más desfavorecidos o las últimas crisis económicas afloran en el mundo exterior e interior de los protagonistas; también la política y el fútbol. Desde los años 60 hasta nuestros días, la recreación de la vida rural y las ciudades, el temor y las emociones surgen en tiempos y en lugares que resultan familiares para los lectores, porque Escamilla sabe crearlos de manera cercana.

Este libro es una joya que exige una lectura consciente y plena. El texto posee un lenguaje hermoso, casi poético en ocasiones, para dejar muestra de la experiencia personal del escritor a través de una composición de voces que pretenden encontrar un sentido a la vida. Como la espiral de un nautilus recoge relatos frescos y existencialistas, equilibrados, misteriosos y sorprendentes.

Julián Lagullón Escamilla nació en 1957 en Valverde de Júcar (Cuenca), lugar con el que nunca ha perdido la conexión, aunque su familia, como tantas otras en aquellos años, se trasladó a Valencia para tratar de salir adelante y dar estudios a los hijos. Allí cursó el bachillerato y Arquitectura, estableciéndose profesionalmente en Villena (Alicante), donde reside. Le atraen todo tipo de expresiones artísticas y creativas, haciendo esporádicas incursiones en dibujo, viñetas y otras ocurrencias humorísticas, fotografía, pintura y, por supuesto, la escritura, donde últimamente su vuela más libre. Como la espiral del nautilus es su primera novela.