Ediciones Luciérnaga, febrero 2021

Combate contra el mal, la realidad de los exorcismos. Un libro testimonial sobre el exorcismo, que nos hace reflexionar sobre la existencia del bien y del mal.

El Padre Obispo Manuel Adolfo Acuña es el primer exorcista latinoamericano presente en la Mesa Ecuménica del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma durante la Cumbre de Exorcistas.

A lo largo de su carrera, el Padre Obispo Manuel Adolfo Acuña ha llevado a cabo más de 1.200 exorcismos. Estas experiencias son las que pone sobre papel para demostrar la existencia del bien y del mal, y para lanzar un mensaje esperanzador: al mal se le puede vencer. En estas páginas no encontraremos un tratado teológico, sino una aproximación a temas relacionados con la religión, tales como el origen del demonio, la existencia de los ángeles, o la causa del enfrentamiento entre Caín y Abel. También aborda temas como la brujería, las sectas satánicas y los sacrificios que desgraciadamente se producen en las mismas.

Combate contra el mal es una obra dónde la realidad supera la ficción y en la que también se incluyen ejemplos prácticos de exorcismo y detalles de cómo se realizan. El autor es un experto exorcista, conocido a nivel mundial y muy ligado al Papa. Actualmente es titular nacional de la Iglesia Carismática Luterana Independiente y arzobispo de la Asociación de Iglesias Luteranas Independientes Hispanoparlantes. En 2019 fue seleccionado para participar como el primer latinoamericano y Luterano en la primera Mesa Ecuménica del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma.

Padre Obispo Manuel Adolfo Acuña. Nacido el 7 de abril de 1962, en la capital de la Provincia de Corrientes, Manuel Adolfo Acuña siente desde muy pequeño el llamado del Señor. Con la Vocación de servirlo, ingresa a muy corta edad al Seminario de la Iglesia Católica Romana. Tiempo después, tras el intenso estudio en la materia de las religiones y la espiritualidad que siempre caracterizaron a este siervo, descubre la riqueza que propone la amada Reforma. Retirándose entonces del sitio donde estaba
desarrollando su carrera clerical, comienza a servir al Señor en distintas áreas. En 1996, Manuel Acuña recibe la imposición de manos del Obispo Jerónimo Podestá.

Hoy es un reputado exorcista, con más de 1200 casos en un historial marcado por la seriedad y la búsqueda constante de la unidad de propósitos y acción que le caracterizan, que le han supuesto la fama de la que goza a nivel internacional.