Sigo en mi empeño de no sucumbir a esta moda de la novela erótica (o sucedáneo) que se está instalando en el mundo editorial, pero eso no impide que cuando vi este libro entre las novedades de Planeta no me haya lanzado a su lectura.

Me llamó la atención desde la primera vez que lo ví, caí en sus redes, quería saber como Rossella Calabró, en clave de humor, desmontaba la famosa trilogía.

MIS IMPRESIONES

Lo que tenemos que tener claro desde que nos decidamos a tener este libro entre nuestras manos es lo que nos vamos a encontrar. Si buscamos una gran novela o un tratado está claro que no es nuestra lectura.

Cincuenta sombras de Gregorio es un libro en el que con mucho humor Rossella Calabrò va a hacer una comparativa entre el Grey de la exitosa trilogía, un hombre idílico, un ser maravilloso, apuesto, rico misterioso, que toca el piano, hace unos regalos impresionantes, que tiene un lado oscuro que excita a las mujeres, y que las ofrece unas experiencias inolvidables entre las sábanas y que conoce sus deseos más íntimos, con Gregorio, ese hombre mucho más terrenal que será el que nos encontremos posiblemente a nuestro lado cuando despertemos, y al lado del cual, pese a sus defectos, seremos felices y nos hará sonreír.

Con un lenguaje sencillo, a través de cincuenta capítulos muy cortos, algunos de ellos de sólo un par de frases (cada capítulo es una sombra que descubrir), Rosella Calabró contrapondrá las actitudes de ese perfecto Grey con las de Gregorio, muchas de las cuales no nos serán desconocidas, y en las que seguramente reconozcamos a algunos de los hombres que comparten nuestros días, o que tenemos o hemos tenido muy cerca.

La lectura de este libro nos hará cuanto menos sonreír, si no soltar alguna carcajada, y no porque nos sean ajenas las escenas que aquí se relatan sino porque al verlas escritas y comparadas con las que tiene Grey se hacen todavía más “reales”.
Tras un par de horas de lectura (Cincuenta sombras de Gregorio no da para más con sus 123 páginas) seremos todavía más conscientes de que esos hombres maravillosos con los que soñamos sólo existen en la literatura y en las películas, y que si lo pensamos con detenimiento seguro que terminaríamos hartas de un hombre que siempre estuviera tan pendientes de nosotras, de un hombre que no nos dejara ni a sol ni a sombra, con el que tuviéramos que estar siempre en estado de revista y al que no pudiésemos dejar de contestar cada vez que nos llamara por teléfono. Al final seguro que nos decantaríamos por ese “Gregorio” que tenemos o podemos tener a nuestro lado, con sus defectillos (quizás a veces no tan defectillos) que nos ponen de los nervios, pero al que queremos y que nos hace felices.
Quizás sea un libro con muchos tópicos pero ¿a que mujer no le han quitado una vez el edredón o la manta? ¿quién no ha tenido problemas con una tapa del wáter después de haber entrado en él un caballero? o ¿Quién no ha sido el pinche que ha fregado todos los cacharros de un marido o novio cocinero que para preparar cualquier plato utiliza casi la mitad de los utensilios que pueda haber en la cocina?. Si quieres divertirte y desconectar un rato te recomiendo esta lectura, eso sí no será tu lectura del año.Gracias a Planeta por hacernos llegar un ejemplar de este libro.