Cinco camas para un muerto

Caligrama, octubre 2021

La novela Cinco camas para un muerto ofrece un viaje literario divertido y conmovedor. Gladys Ruiz de Azúa Aracama escribe una novela que rebosa sensualidad y alegoría profunda sobre la vida y la muerte.

La editorial Caligrama publica Cinco camas para un muertoLa venezolana Gladys Ruiz de Azúa Aracama narra una deslumbrante historia. Ella la define como una alegoría sensual y metafísica, en definitiva, una trama sobre la vida y la muerte con protagonistas que poseen una mirada apasionada del mundo. La obra explica un drama repleto de humor, una combinación de elementos que contrastan hasta dar como resultado una obra de lenguaje despierto y poderoso. En cada una de sus palabras, la autora plasma su enérgico amor a la literatura. «Escribo como quien padece de una afección crónica y patológica que me atacó de repente, de origen desconocido y sin patologías previas, sin cura y que se manifiesta de forma errática, misteriosa, cataléptica y sin sentido. Adoro mi enfermedad», dice.

El protagonista es don Calixto Ortega, un veterano comerciante, jovial y mujeriego. Metódico a la hora de actuar frente a su esposa y sus cuatro amantes, salta de cama en cama y recorre la Caracas conventual de entornos mágicos y ambientes supersticiosos. «El protagonista es un adicto al sexo; y sus cinco mujeres son como esos raros, escasos y potentes ingredientes individualmente inofensivos pero que si se mezclan pueden convertirse  en un antídoto salvador… o en una pócima mortal», cuenta la escritora. La historia colonial del siglo XIX, los mercados bulliciosos, el cacao y la caña, la música de negros y los dormitorios clandestinos dibujan los paisajes y escenarios por los que discurren las piezas humanas de la novela.

Gladys Ruiz de Azúa Aracama se inspira en todo positivo y negativo que dota de milagro la existencia: «carne y espíritu, vicio y virtud, dolor y placer, condenación o redención».

Este es un libro que mide bien el ritmo, que es casi un poema extenso. Los capítulos fragmentan el texto en relatos que se relacionan y se complementan entre sí. Cinco camas para un muerto es una lectura contra la prisa, un viaje divertido que hace que el público se pierda gustosamente por sus caminos misteriosos y literarios.

Gladys Ruiz de Azúa Aracama (Caracas, 1953). Graduada en Periodismo en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, reside actualmente en Tenerife (islas Canarias). Ha escrito numerosos relatos, muchos de ellos premiados en concursos como el de La Felguera, Ana María Matute, Universidad de La Laguna, etc. Su primera novela es El disfraz de los sueños. Ahora publica Cinco camas para un muerto, y sueña con que la escritura no la abandone nunca.

1 Comment

  1. Reyes Álamo

    Se ve todo muy sugerente: la portada, el tema, el estilo de la autora. Las ambientaciones latinoamericanas tienen mucho de realismo mágico.

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *