CICATRIZ – Juan Gómez-Jurado

CICATRIZ – Juan Gómez-Jurado

No hay que aclarar que siempre estamos deseando leer una novela de Juan Gómez-Jurado, pero después de lo que nos había gustado El paciente estábamos todavía más impacientes. Por fin llegó el día y Cicatriz cayó en nuestras manos, hasta tuvimos la suerte de que fuese antes de su fecha de publicación.

MIS IMPRESIONES

Si en algún momento el lector sintió cierto miedo al empezar Cicatriz debido a que el listón había quedado muy alto con El paciente, todos esos temores se hacen añicos según lees las primeras páginas, desde que conocemos a Irina y Simon.Es como si con la presentación de estos personajes nos hubiesen inyectado un «virus» y desde este momento sabemos que no hay vuelta atrás, que estás atrapado en sus letras, que no vamos a poder parar de leer, queremos saber que es lo que va a pasar y como va a acabar esa historia. Con gran habilidad Juan Gómez-Jurado nos enseña sólo la esquina de lo que se esconde bajo la manta.

Nos vamos a encontrar con dos voces narrativas, por un lado Simon en primera persona nos va a ir contando cómo ha llegado a la situación en la que se encuentra ya que una vez más, el inicio de la novela es una escena que no corresponde con el principio de la historia por lo que después de leerlo nos remontaremos al pasado hasta llegar de nuevo a ese momento; por otro lado un narrador en tercera persona, será el que nos ponga al tanto de la vida de Irina, su pasado y de su llegada a la vida de Simon.

Me ha gustado esta forma de narrar en la que por una parte Simon nos va adentrando en la historia actual y contando su perspectiva de las cosas, mientras que por otra, el narrador en tercera persona nos ofrece más información, una información que Simon no posee y que no hace más que añadir más preguntas a las que le van surgiendo al protagonista. Por una parte nos sentimos privilegiados por saber más que él, pero al mismo tiempo no nos sirve de mucho.

Es difícil una narración en primera persona, pero si el escritor logra el punto consigue meterse al lector en el bolsillo ya que éste empatiza totalmente con el personaje, y eso es justo lo que Juan Gómez-Jurado consigue con este personaje, es imposible no vivir y sentir lo que vive y siente Simon.

Y esto me lleva a hablar de los personajes de esta novela destacando lo creíbles que son todos y cada uno de ellos, y destacando a sus dos protagonistas Simon e Irina, que son dos personajes bien construidos, convincentes, en los que cabe todo, lo bueno y lo malo, sin fisuras y en el caso de Irina con una fuerza especial, siendo para mi gusto el mejor personaje femenino creado por Juan Gómez-Jurado.

Nos vamos a encontrar con una novela en que pasan muchas cosas, con capítulos cortos, muy dinámica, con diálogos que agilizan más si cabe la lectura y con tensión, mucha tensión. Una tensión que nos dejará más de una vez sin aliento y que, a la fuerza, se rebaja en algunos momentos pero sólo para que podamos respirar y aguantar ya que durante las próximas páginas se te volverá a olvidar que tienes que respirar.

Juan Gómez-Jurado ha sabido jugar con los tiempos, con la tensión, y de paso con el lector, al que creando la necesidad inherente a todas las buenas historias que induce al que lee a seguir internándose en la trama, en querer saber más.

pone continuamente a prueba,

Y todo esto con un lenguaje ágil, cuidado, en el que me ha gustado no sólo encontrarme con ciertas referencias (muchos amigos del cómic y ficción sabrán apreciarlas mucho más), sino también con frases y comentarios con los que siembra la novela y con los que se gana al lector y le hacen, si es que eso es posible posible, conectar más con la novela.

Pero cuando ya hayamos terminado de leer veremos que también hay otros temas que subyacen en la novela, como soledad, lo que se siente dentro aunque haya mucha gente alrededor, la necesidad de ser querido, de sentirse querido y el miedo a no llegar a serlo, hasta donde somos capaces de llegar para que nos quieran; o sobre el confort de la mentira, como nos escondemos tras ella, la falta de valor para enfrentarse a la realidad a reconocer nuestros fallos; o si verdaderamente conocemos a nuestra pareja, a la persona que duerme a nuestro lado o comparte nuestra vida.

Hay una frase que se repite en la novela: «El pasado se vuelve presente» y que muchas veces se puede aplicar a nuestras vidas, y puede que Simon sea ese super-héroe tan alejado de ellos que todos llevamos dentro cuando nos tocan aquellos a los que más queremos.

¿Puede una novela encerrar mentira, soledad, amor, amistad, desconfianza, temor, miedo, esperanza, valentía, tesón, supervivencia, ternura, valor… ? Si la escribe Juan Gómez-Jurado sí.

En conclusión, si quieres una novela adictiva, que te atrapa entre sus páginas, con un mucho ritmo, en la que pasen muchas cosas y que encierra una buena dosis de misterio esta es tu novela, pero quedas avisado, una vez que empieces no podrás soltarla, tenlo en cuenta si caes en la tentación de leerla.

Si quieres saber lo que piensan los primeros lectores, incluidas nosotras mismas… aquí lo tienes.

Hemos leído del autor 

 

Valora este post
error

21 comentarios en “CICATRIZ – Juan Gómez-Jurado”

  1. Además de admirar a Juan Gómez Jurado por su buena prosa, nos dejó a todos aplaudiendo cuando lanzó al mercado digital "Cicatriz" a un precio más que razonable. No solo fue un gesto generoso hacia los lectores sino que además puso de manifiesto la hipocresía y la falta de argumentos de la piratería. Por todo ello, mi más sincero aplauso al autor. Le deseo todo el éxito del mundo porque se lo merece.

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com