Ediciones B, mayo 2021

El Ministerio de la verdad de Carlos Augusto Casas, un thriller adictivamente inteligente que rinde homenaje a 1984, el clásico de George Orwell, y hace una crítica brutal a los mecanismos de manipulación de la información actuales.

España, 2030. En una sociedad vacía y marcada por las diferencias de clase, casi todos aceptan sin oposición la pérdida de libertades y las prohibiciones. Nadie se hace preguntas. Tras la Gran Pandemia, ya son muy pocos quienes se atreven a recordar que un mundo mejor fue posible. Pero Julia, la protagonista, se niega a aceptar la versión oficial sobre la muerte de su padre. Ya la verdad nunca fue tan peligrosa.

El Ministerio de la Verdad contiene un homenaje a 1984, el clásico de George Orwell que se ha convertido en un fenómeno de ventas internacional durante la pandemia. En estas páginas podemos ver cómo algunos elementos de la sociedad totalitaria creada por el escritor británico pueden tener ya su reflejo en la actualidad.

El entretenimiento lo domina todo. Queremos divertirnos siempre, como niños. Eso crea una sociedad infantilizada de ciudadanos dóciles, manipulables, sin pensamiento crítico. Que aceptan las órdenes sin cuestionarse nada. Los personajes de esta novela caminan y viven absortos en sus smartphones, sin percibir los cambios, a veces sutiles, de la realidad que les rodea.

El Ministerio de la Verdad muestra una sociedad dominada por la mentira. En la que nadie parece querer saber la verdad. Porque las mentiras son más cómodas, más agradables. Porque la verdad es demasiado dura y el sistema nos permite evadirnos de ella con gran facilidad.

Estas páginas también contienen una reflexión sobre nuestra sociedad, enmarcada en un futuro próximo, en la que los libros se tiran a la basura mientras las pantallas (del móvil, del ordenador, de la televisión) lo dominan todo. Manteniéndonos entretenidos para que no pensemos.

Carlos Augusto Casas es escritor y periodista. Comenzó su carrera en Diario 16 y se especializó en el periodismo de investigación, desarrollando su labor en cadenas de televisión como TVE, Antena3, Cuatro, Telecinco y La Sexta. Su primera novela, Ya no quedan junglas adonde regresar (2017), supuso todo un acontecimiento y fue galardonada con los principales premios del género negro: el Premio Wilkie Collins, el Premio Tuber Melanosporum, el Premio Novelpol, el Premio Ciudad de Santa Cruz y el Premio Tormo Negro. También fue finalista del Premio Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón.