NUESTRA OPINIÓN …

Blanco roto de Daniel Figuero atrajo mi atención por su portada. Es verdad que por la portada y el argumento, esperaba una novela con toques de chic-lit con algo de misterio pero nada más lejos de la realidad.

En Blanco roto vamos a encontrarnos con una novela coral formada por tres personajes principales: Bea (o Beatriz porque casi son dos personajes), Vero y Rubén, y la novela al completo gira en torno a la boda de la primera. Y es que toda la trama se desarrolla en este día a pesar de que viviremos múltiples saltos al pasado para conocer anécdotas de Bea con sus dos amigos y de la historia de cada uno de ellos, hasta llegar a ese día.

Blanco roto no ha terminado de engancharme en ningún momento. Es una novela fácil de leer, con un ritmo ágil pero me ha faltado un hilo conductor. A pesar de que el autor intenta, en mi opinión, conseguir este hilo mediante las anécdotas que unen entre ellos a cada uno de los personajes, mi impresión es que me contaban la historia de cada uno de ellos y que poco influía en la historia de los tres en común. Quizá me habría hecho falta ahondar un poco más en las personalidades de los personajes para saber qué se aportan entre ellos porque incluso en ocasiones me daba la impresión de que realmente no eran tan amigos, sino que estaban ahí por la nostalgia de una amistad pasada.

Por otro lado, a lo largo de la novela, planea un misterio acerca de una foto y quién aparece en ella, un misterio que Bea intenta resolver precisamente el día de la boda. Tampoco en este caso me ha convencido ya que no tiene demasiada transcendencia en la novela ni mucho menos en su desenlace.

En cuanto a los personajes, no he llegado a empatizar con ninguno de ellos pero sí creo que, aunque como decía me ha faltado un poco de profundidad en cada uno, sí que quedan claros sus pensamientos y su manera de ver la vida. Tres personajes que nada tienen que ver entre sí pero que de alguna manera se complementan. Si me tuviera que quedar con uno sería con Rubén que para mí le aporta un toque fresco a la novela con su humor y su carisma (y por esa anécdota sobre Maribel Verdú con la que reconozco que me reí mucho).

Para mí, en este caso, Blanco roto de Daniel Figuero es una novela de reflexiones sobre el paso de los años, de sensaciones, de todas las emociones y recuerdos que se desatan en un día tan importante como una boda y de la cantidad de cosas que aún años después se siguen sin poder desenterrar.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.