A UN LADO DE LA CARRETERA – PAUL PEN

NUESTRA OPINIÓN …

A un lado de la carretera, de Paul Pen, es una de esas novelas que cuando las ves en las novedades sabes que vas a terminar leyendo. No sabes cómo ni cuándo, pero tienes la certeza de que al final acabará en tus manos.

El Hotel Restaurante Plácido se encuentra en un área de servicio que la construcción de una autopista ha dejado un poco en mitad de la nada. En las habitaciones que usaba una parte de la familia como hogar, se ha cometido un terrible crimen.

Lucas Falena, escritor en cuyo haber se encuentra alguna publicación sin mucho éxito, se hospeda allí pensando que estar en el lugar de los hechos le otorgará un plus a la hora de escribir su novela de true crime sobre el suceso, la cual publicará en una reconocida editorial y que con ella logrará el éxito que hasta ahora le ha sido esquivo.

Cuando Lucas Falena se instala en el Hotel Restaurante Plácido lo que busca es información para su novela. Aunque la mayoría piensa que es un periodista en busca de morbo, un carroñero más, en realidad lo que quiere es dotar de verdad a su novela. Quiere transmitir el ambiente y los ruidos del lugar, lo que se vive alrededor del suceso. Busca conocer a las víctimas para entender desde la tragedia y el drama lo que supone para quienes están afectados lo que sufren por lo sucedido.

Afortunadamente no todos le ven como una persona que trata de ahondar en las miserias que rodean el caso,  y en Ángela y Coral encontrará una especie de aliadas, sobre todo en el caso de Coral, víctima del suceso, y con la que logra contactar de manera especial. Un personaje que le aporta luz y ternura a la narración.

Lo que Lucas busca en realidad es conocer el pasado de esa familia, para saber qué ha podido pasar, qué les ha llevado al punto en el que se encuentran, dónde se esconde el germen para establecer un conflicto familiar que ha acabado de la peor manera posible. Cómo ha sido ese microcosmos  y qué ha sucedido para que haya tenido lugar un suceso abocado a la tragedia.

Paul Pen en A un lado de la carretera nos sumerge, como en anteriores novelas, en un ambiente sofocante y claustrofóbico para lo que no es imprescindible que estemos en un espacio cerrado. El que el Hotel Restaurante Plácido esté en un lugar aislado, desolado, en una carretera secundaria por la que no pasan demasiados vehículos; el calor y el polvo que están continuamente presentes en la narración y que el lector puede sentir, junto con un escenario, así como el círculo de personas en el que se mueve, bastante reducido en el que el escritor trata de indagar qué es lo que ha sucedido, calan sin remedio en el lector.

Me ha gustado la forma metaliteraria en la que Paul Pen ha estructurado la trama. Por un lado nos vamos a encontrar lo que vive Lucas, la forma en la que trata de dar forma a su novela, sus contactos con la gente, sus pensamientos, sus dilemas; y por otro nos encontramos la novela que está escribiendo, cómo da forma a todo aquello que va descubriendo, alejándose del morbo y centrándose en las personas, dando una visión más humana y cercana de los hechos y los implicados, y nos guía a lo largo de la narración.

No es la primera novela que leo de Paul Pen y desde luego no será la última. Me he vuelto a encontrar ese ambiente claustrofóbico, sello del autor, y que consigue como nadie. Una historia con un ritmo que va a más a lo largo de sus páginas, turbia, adictiva, fascinante, que no deja indiferente y de la que, sin duda, no saldrás indemne.

FICHA DEL LIBRO

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si quieres contactar con nosotras…

lectoralector@gmail.com

Suscríbete!


Loading

CUPÓN DESCUENTO CASA DEL LIBRO

Disponible para Amazon Prime