Lunwerg, mayo 2020

A pesar de todo, te pienso de Alejandra G. Remón, es una conversación íntima entre dos personas que pretenden descubrir y mostrar sus miedos y sentimientos más profundos. Las cartas van acompañadas por las fotografías únicas de esta artista, capaz de plasmar un estilo inimitable que no defraudará a sus numerosos fans.

Alejandra G. Remón vuelve con una fascinante novela epistolar impregnada por su mundo íntimo. Una relación de amor atemporal entre dos personajes que se seducen a través de palabras escritas y parecen vivir en una dimensión más onírica que real.

Visualmente se trata de una obra única, pues Alejandra se sirve de diversos materiales para aportar sensibilidad a su relato: flores y hojas secas, recortes de libros, fotografías antiguas, postales, texturas, bocetos a mano alzada… un sinfín de elementos creativos que hacen de ésta una obra singular, especial y original.

La autora ha trabajado mano a mano con diseñadores y figuras de la moda. Durante todo este tiempo, las redes sociales han ido alimentando su curiosidad y afianzando su estilo visual y de escritura. Comenzó su andadura escribiendo en un blog y poco a poco fue afianzándose en distintas plataformas, hasta el día de hoy. Es autora de Cuando nadie mira y Todas aquellas veces y otros asuntos pendientes (Lunwerg).

Alejandra G. Remón realiza, con su nuevo libro, una oda a la escritura. A pesar de todo, te pienso es una historia de amor contada a través de las cartas que dos desconocidos intercambian. Una novela epistolar que pone en valor la importancia de las palabras, de dar nombre a las emociones y de bucear en lo más profundo de nuestra existencia. “¿Acaso en la vida, de lo que se trata, es de encontrar a personas cuyos traumas sean compatibles con los tuyos?”, se pregunta Gonzalo en una de las cartas. En la medida en la que los personajes van entrando en el universo del otro, descubren una maravillosa complicidad y nace una sugerente seducción a través de sutilezas y palabras. Las ideas, los pensamientos, la forma de expresarse… pueden conquistar más incluso que lo físico.

La autora, además, acompaña A pesar de todo, te pienso, su primera historia de ficción, de sus delicadas fotografías. En este caso añade a las páginas diversos collages conformados por flores y hojas secas, recortes de libros, bocetos… Un sinfín de elementos que hacen de ésta una obra artística en forma y fondo, creando una sinergia perfecta entre palabra e imagen. Una obra delicada que nos recuerda la importancia de la palabra escrita, y que nos invita a volver a esa antigua costumbre de enviar cartas.