Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

jueves, 23 de noviembre de 2017

LA HUELLA DE UNA CARTA - ROSARIO RARO


NUESTRA OPINIÓN....

Estaba deseando volver a leer la nueva novela de Rosario Raro después del buen sabor de boca que me dejó Volver a Canfranc. Aunque he tardado un poco más de lo que hubiese querido por fin he podido disfrutar de La huella de una carta.


Nuria Somport, una mujer casada a la que le gusta mucho escribir, que pasa mucho tiempo sola debido a que su marido viaja durante la semana por motivos laborales,  y que ve en un anuncio en el periódico de un trabajo que puede realizar desde casa ocupándose de sus hijos, no se lo piensa dos veces y se decide a solicitar la plaza. Se trata de dar contestación a las cartas no radiadas por no superar la censura de un célebre consultorio radiofónico, y a las cuales no quieren dejar sin contestación aunque ésta no sea la que debería ser, sino la "correcta" para la sociedad en que se vive en esos momentos, un cuadro perfilado con mucho mimo y acierto.

En esta novela Rosario Raro nos sumerge en la intrahistoria de los años 50/60, para denunciar y meterse de lleno en una de las mayores catástrofes farmacéuticas mundiales y que, además, en España tuvo un gran impacto, el uso de la talidomida que se utilizaba, entre otras cosas, como analgésico, para la ansiedad o en el caso de las embarazadas para las náuseas, un componente que afectaba a los embriones que se estaban gestando causando importantes malformaciones.

La verdad es que se ponen los pelos de punta al saber que cualquiera de los que nacimos por esa época pudimos resultar afectados por el afán lucrativo y avaricia de algunos, la corrupción y negligencia de otros, y la falta de escrúpulos de todos.

Rosario Raro se vale del "fenómeno radiofónico" por excelencia en aquellos años, el Consultorio de Elena Francis, no sólo hilo narrativo para hacer esta denuncia sino para ofrecernos un retrato social de aquellos años.

Y a través de la historia de una de esas cartas pidiendo ayuda que llega a manos de Nuria, un relato que le pone los pelos de punta y ante la que no puede quedarse sin hacer nada, es como Rosario Raro une estas dos tramas basadas en historias reales pero que son pura ficción.

Dos historias sobre las que se nota que la escritora ha tenido que realizar una amplia labor de documentación, ya que, aunque ficticias, son muchos los detalles que nos encontramos que las hacen veraces y manejados con tal habilidad que en ningún momento lastran la novela, no hacen que el ritmo de la misma se resienta y el cual, además, se ve agilizado por la vertiente "detectivesca" que Rosario añade a la trama y alguna que otra sorpresa que nos vamos a ir encontrando a lo largo de la lectura.

Rosario Raro, como  he dicho, refleja muy bien la España de aquellos años, un país en donde, todavía la televisión no había irrumpido con toda su fuerza, y la radio era elemento alrededor del cual giraban todos los hogares, y en el que un programa como el Consultorio de Elena Francis contaba con gran número de oyentes. Un consultorio donde llegaban miles de cartas que no siempre se respondían en antena ya que no todas eran ingenuas consultas sobre la vida doméstica o de belleza. Había otras muchas eran el desahogo de personas que no tenían cómo o no sabían cómo dar salida a sus pesares de otra forma.

Un país donde, como en el consultorio radiofónico, había temas que no se tocaban porque esta manera era una forma de demostrar que "no existían"; donde la mujer tenía que ser dócil y obediente a lo que dijera su marido, buena ama de casa, por supuesto hacer la vista gorda hacia ciertas cosas, no preguntar y otras muchas cosas; y donde la religión regía todos los ámbitos de la sociedad, también la censura.

Rosario Raro muestra en la novela un amplio elenco de personajes, estando todos ellos, tanto principales como secundarios, perfilados con gran maestría, hasta el punto que no sólo no nos costará trabajo imaginarnos la valentía y el arrojo de Nuria Somport, de Boro o Liliana, sino que se nos helará la sangre ante esas madres que se sienten vergüenza a la vez que culpabilidad por cómo han nacido sus hijos.

Si en su día con Volver a Canfranc disfruté con la historia y con la forma de escribir de Rosario Raro, con esta novela he vuelto a hacerlo, así que Rosario no te demores mucho ya que estamos esperándote.


martes, 21 de noviembre de 2017

VEINTE - MANEL LOUREIRO




NUESTRA OPINIÓN....


Desde que leí la primera novela de Manel Loureiro, El último pasajero sabía que iba a ser uno de esos autores a los que iba a seguir siempre cuando en realidad el tipo de novelas que escriben quizá está un poco alejado de lo que solemos leer habitualmente. Con su nueva novela, Veinte, he reafirmado mi opinión, Manel escribe un género difícil de clasificar pero que a mi logra engancharme desde la primera página.

En Veinte nos vamos a encontrar con una gran catástrofe que ha hecho que el mundo quede reducido a unos cuantos miles de personas pero, a diferencia de la mayoría de las distopías donde la catástrofe ocurre de manera natural, en Veinte lo que nos encontramos es una catástrofe provocada. Algo o alguien ha liberado un virus que hace que quienes se contagian se suiciden y, normalmente, antes de hacerlo intenten llevarse por delante a todo el que tienen alrededor, además, de las formas más inimaginables y dolorosas posibles. Y ese, es el potente inicio de Veinte.

De ahí saltaremos a 200 años después, a un lugar en el que el mundo poco a poco todo ha empezado a construirse desde la época del Colapso, como llama todo el mundo a lo que destruyó a casi la totalidad de la población, prácticamente como si hubieran vuelto a la edad media. En esos pequeños poblados que se han formado, las generaciones han ido pasando pero hay algunas personas, los Ancianos, que viven ahí desde la época del Colapso porque algunas de esas vacunas que lograron salvarlos han provocado en ellos efectos secundarios como el no envejecimiento.  Ahora, 200 años después, un nuevo brote del virus aparece de nuevo pero con una nueva vertiente, solo los menores de 20 años son inmunes a sus efectos. ¿Qué ha provocado este nuevo brote?¿Por qué ahora solo afecta a los menos de veinte años?¿Qué hacer para que las muertes no vuelvan a sucederse?

En Veinte nos vamos a encontrar una novela que es difícil de clasificar tanto en el público al que podríamos decir que va dirigida, como en el género. En cuanto al público, quizá a priori podríamos decir que es una novela juvenil pero poco a poco vas descubriendo que la novela tiene un trasfondo más profundo, un trasfondo que quizá es lo más puede interesar al público más avanzado en lecturas o más mayor. Quizá para los más jóvenes podríamos decir que es una novela de aventuras o un thriller y para los más mayores sigue siendo un thriller pero con tintes de novela de lucha por el poder, de lucha política y con mucha filosofía y reflexión detrás. Una novela que nos hace preguntarnos hacia dónde vamos, qué sociedad estamos construyendo y qué seríamos capaces de hacer o cómo actuaríamos si tuviéramos que empezar de cero, ¿intentaríamos construir de nuevo la misma sociedad que tenemos o intentaríamos romper con todo y hacer las cosas de otra manera? 

Estas preguntas y otras muchas son las que nos plantea Manel en esta novela que para mí ha sido una reflexión sobre si hacemos lo suficiente por cambiar lo que creemos que no debe ser así.

También es interesante la lectura que se saca de la novela sobre la pérdida de inocencia y cómo en las situaciones límite es cuando realmente todo el mundo saca todo su potencial y elige ser líder o liderado. En Veinte, la salvación de la población queda en manos de unos pocos chavales de menos de veinte años que son los únicos inmunes al nuevo virus. Cómo mientras unos aprovechan para acceder al poder  y para salvarse a ellos mismos, otros luchan por conseguir que la mayoría sobreviva, aunque sea a costa de su propia vida, y esto no es más que lo que lleva pasando en el mundo miles de años.

Manel Loureiro hace uso de una estructura complicada mediante un narrador omnisciente que todo lo conoce pero logra mantener la tensión hasta el último minuto, alternando los capítulos en los que aparecen diferentes grupos de personajes que no se encuentran en el mismo lugar en ese momento y logrando así dejarnos con la miel en los labios en las situaciones más complicadas para nuestros protagonistas al final de cada capítulo.

Además, Veinte es una novela lleva de giros argumentales en la que es imposible prever el final hasta lo tienes delante y en la que cuando llegas al último tercio no puedes dejar de leer.

En conclusión, Manel Loureiro ha vuelto a convencerme con Veinte, ha vuelto a ganarme con una novela con la que a priori yo no me habría atrevido. Veinte es una novela a la que hay que enfrentarse sin etiquetas, con la mente en blanco y dispuesto a pensar por ti mismo, una novela en la que dejarse llevar y con la que plantearse de nuevo el mundo en el que vivimos una vez lleguemos al final.

Si quieres saber más, puedes leer todo lo que nos contó el autor en un encuentro que tuvimos con él para comentar la novela.






Otros libros del autor:


viernes, 17 de noviembre de 2017

ENCUENTRO CON MANEL LOUREIRO (VEINTE)



Hace un par de semanas tuvimos el placer de compartir un rato con Manel Loureiro. Ya habíamos estado en la presentación de Fulgor hace años y había sido muy divertida, y es que a Manel hablar se le da de maravilla por lo que a las 19.00 estábamos en el Wanda Café dispuestos a que nos contara todo lo que quisiera y más de su nueva novela: Veinte.

Lo primero que quisimos saber es el origen de Veinte ya que para los que no lo sepáis Veinte es una distopía, un thriller, una novela para gente de 10 a 99 años, de aventuras, política, de poder... Veinte puede ser muchas cosas según quién la lea y sobre todo según las lecturas que le den los lectores. 

Manel nos contó que Veinte surge de un trauma infantil como bien cuenta en la nota de autor. Cuando tenía 10-11 años vio la película de "El señor de las moscas" y se le quedó grabada. Llevaba mucho tiempo queriendo contar una historia de la pérdida de la inocencia, de la toma de decisiones para las que no estás preparado así que pensó que había llegado el momento y surgió Veinte

Además, nos confesó que Veinte empezó como un proyecto para televisión, se trabajó en el concepto y desarrollo para toda una temporada de una serie pero finalmente se ha convertido en una novela. Quizá por ello todos coincidimos en que es una novela muy cinematográfica pero Manel nos hizo ver que ahora mismo es fácil que la mayoría de las novelas lo sean porque somos una generación audiovisual: es imposible que alguien mientras lee cualquier cosa no se esté imaginando los escenarios con algo parecido a algo que ya ha visto antes.

Hablando de la etiqueta de distopía nos contó que en realidad todas las distopías comienzan con una gran catástrofe porque algo ha salido mal y en la que muere prácticamente la totalidad de la humanidad. En Veinte, hay una gran catástrofe también pero en este caso porque algo ha salido bien, porque alguien ha hecho saltar todo por los aires para empezar de cero.

En Veinte nos vamos a encontrar cómo después de esa gran catástrofe, los pocos supervivientes que quedan tienen que empezar de cero, empezar a construir una historia sin todos los avances tecnológicos, sin todos los conocimientos, sin todas las comodidades... sin nada, y todo lo hacen en kilómetros a la redonda porque no tienen cómo ir más lejos. Esto ahora nos parece una locura pero tenemos que pensar que hace años, y no tantos, la vida era así: poca gente salía de sus pueblos en toda su vida.

Durante la charla, llegamos a la conclusión de que este tipo de historias no están tan lejos de la realidad. En la época en la que vivimos un atentado biológico no es algo descabellado. Nuestra generación tiene miedo a cosas como las enfermedades infecciosas que hoy en día, a veces surgen, por imposible que parezca: las vacas locas, el ébola el año pasado....

Estuvimos comentando que Veinte tiene un arranque muy Stephen King. Manel nos dijo que Stephen es un autor de referencia para él pero es una técnica: se empieza contando una historia donde pasa todo y luego se va hacia atrás para concluir con cómo han llegado hasta allí. Es importante que el inicio sea impactante para enganchar al lector. 

También nos confesó que los libros y autores que lee por supuesto que influyen en sus novelas. Por ejemplo el monasterio de Veinte no habría existido si no hubiera leído en su momento "El nombre de la rosa".

Nos confesó que Veinte es la novela que más le ha costado escribir porque ya que como lector no le gusta predecir el final de la novela antes de que ocurra, quería hacer una novela llena de giros, cambios de rumbo y para conseguir esto es necesaria mucha planificación de cada giro, para que éstos no parezcan sacados de la chistera sino que sean cosas que ocurren de manera "natural". Otro de los puntos que más le costó conseguir es ese narrador omnisciente, que lo sabe todo y eso tiene la pega de que en algunos puntos es difícil mantener la tensión.

Manel también nos contó que cuando su editora la leyó le dijo que tenía que mejorar el último tercio de la novela y aunque al principio no lo entendió finalmente le tuvo que dar la razón reescribiendo todo el último tercio.


Los que habían acabado la novela en ese momento, y yo que la he acabado hace unos días lo puedo suscribir, coincidían en que es una novela compleja por muchas cosas, es capaz de estar orientada a un abanico de público muy amplio y cumplir las expectativas de todos porque a cada lector le puede ofrecer una cosa diferente, para cada uno puede tener una lectura. Quizá para los más jóvenes puede ser una novela de aventuras, un thriller y para los más mayores una novela de política, de poder, filosófica o de reflexión, de hacia dónde estamos yendo, y a la vez de la pérdida de la inocencia, como bien decía Manel, al estar forzado a determinadas situaciones.

En cuanto a sus próximos proyectos solo le pudimos sonsacar que está trabajando ya en una nueva novela que será una historia que tiene una relación personal con él y con un sitio mágico que existe realmente y al que mucha gente va a hacer rituales mágicos hoy en día.

Como veis, el encuentro dio para mucho y podíamos haber seguido mucho tiempo más tiempo si Manel no hubiera tenido que salir corriendo a coger un avión, así que desde aquí damos las gracias tanto a la editorial como a Manel por este rato tan divertido.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

KONETS - CÉSAR PÉREZ GELLIDA


A estas alturas de la película decir que siempre estamos deseosas de que César Pérez Gellida saque una nueva novela para ver con lo que nos vuelve a sorprender no es nada nuevo. Konets ha llegado.

Aunque parece que ha pasado mucho tiempo (eso que "es una burda invención de nuestro cerebro para poder ordenar los eventos") no ha sido tanto, pero este escritor es tan productivo que hace que nos lo parezca. 

Hace poco más de cuatro años empecé a oir hablar (más bien leer) por Twitter el nombre de un escritor que empezaba y del que me empeñé en comprar su primera novela bajo un aguacero de esos que suelen hacer acto de presencia en la Feria del Libro, un escritor del que seguramente, fueron pocos los que pensaban iba a llegar al lugar que ocupa 8 novelas después. 

Konets es su última novela, esa con la que ya no nos cabe ninguna duda de lo que es capaz, aunque no dejemos de preguntarnos y después de ésto ¿¡¡QUÉ!!?

EL AUTOR

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Desarrolló su carrera profesional en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta por las novelas Sarna con gusto, Cuchillo de palo y A grandes males.

ARGUMENTO

Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la «Obra» de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.

Konets («fin» en ruso) es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías «Versos, canciones y trocitos de carne» y «Refranes, canciones y rastros de sangre» que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellidista.


MIS IMPRESIONES

KONETS, el fin en toda la extensión de la palabra. Así sin más, y con una novela que no podía llevar otro título César Pérez Gellida cierra por completo la octología formada por esta novela y las trilogías Versos, canciones y trocitos de carne (Memento Mori, Dies Irae y Consummatum Est) y Refranes, canciones y rastros de sangre (Sarna con gusto, Cuchillo de Palo y A grandes males), y Khimera.

No es nada nuevo decir que hacer una reseña de cualquiera de las novelas publicadas de César Pérez Gellida es tarea  difícil, sobre todo porque en cualquier momento y sin querer puedes contar más de la cuenta y no es cuestión.


Konets abarca dos periodos temporales: el  anterior y el posterior a los hechos que tuvieron lugar en Khimera. 

En Konets vamos a conocer a Olek Opiozcenek cuando está a punto de cumplir los 18 años, y momento en que es asesinado su abuelo y tendrá que elegir entre conocer sus raíces u olvidarse de todo y comenzar una nueva vida al lado de la que, aunque no la conoce, ha sido su hada madrina desde que nació.

Vamos a disfrutar mucho con este personaje, un adolescente primero y después un hombre, sobre el que muchas veces no vamos a tener las cosas claras, del que no sabremos a ciencia cierta que es lo que pasa por su mente y sobre el que aunque a veces parezca que se le ha olvidado, pesa la necesidad de conocer sus raíces. Un personaje que nos puede caer mejor o peor, le podremos entender o no pero que sin lugar a dudas es un gran personaje, un personaje a la altura de sus genes.

En Konets nos vamos a sumergir en un mundo donde las nuevas tecnologías están sumamente avanzadas y el metaverso controla la vida de la población, una población que no sabe vivir "desenchufada".

Esta parte que ha tenido que ver con este universo paralelo y que tanta importancia tiene en la novela me ha producido un cierto desasosiego, porque me he visto en ese futuro no tan lejano, en el había cosas que me superaban y he tenido una conciencia muy real de cuál puede llegar a ser mi sensación cuando llegue esa fecha.

Tengo que aclarar que aunque algunas de esas cuestiones me superaban, no ha sido óbice para que en momento alguno disfrutara con la novela, ya que enseguida tuve claro que lo más sencillo era no tratar de comprender en profundidad lo que iba leyendo y que era más sencillo "tirar p'alante" como así ha sido.

César Pérez Gellida como buen prestidigitador de las letras que es, ha vuelto a obrar la magia en Konets, y lo ha hecho no sólo con la historia o con las palabras, sino con esa habilidad que tiene de poner el foco para que el lector concentre su atención en lo que él quiere y como él quiere sin que éste se dé cuenta, quedando con las manos libres para poder seguir desarrollando una trama que tiene dibujada en su cabeza sin trampas, sin chisteras ni conejos, sólo utilizando la técnica del despiste y una gran pericia para que quien tiene la novela en sus manos no llegue a sospechar siquiera que es lo que está por venir.

Sólo alguien con una magia especial puede escribir una precuela y secuela en una misma novela de una distopía publicada con anterioridad y que a su vez es el engranaje de dos trilogías, atando en  Konets algunos cabos sueltos que quedaron por aquí y por allí, y cerrando el círculo de un universo único, el Universo Gellida, y que todo ello tenga coherencia en su conjunto.

Y mientras César Pérez Gellida continuamente se renueva y se reinventa, nosotros no podemos decir nada nuevo de él, porque desde la primera novela nos ha hecho prisioneros de las páginas de cada una de ellas, nos ha sorprendido, los giros de sus novelas nos han dejado con la boca abierta, se "ha reído" de nosotros, nos la ha jugado y nos la ha colado, sí, porque también nos la ha colado más de una vez.

Tampoco es ninguna novedad decir que otra vez más la trama está muy bien urdida. Una trama que, junto con un preludio y un rondo final, está compuesta por cuatro movimientos, que son todos y cada uno de ellos autoconclusivos; que todos sus personajes están bien dibujados y están llenos de aristas, y que a Olek, el protagonista de esta novela, nos será tan fácil amarlo como odiarlo; o que sus novelas son muy cinematográficas y ojalá las podamos ver pronto en cualquier tipo de pantalla. Porque mientras nosotros no podemos aportar nada nuevo en nuestros comentarios sobre sus novelas, él se pone nuevos límites, nuevas formas de hacer, vuelve a ofrecernos cosas nuevas y se vuelve a superar.

Porque si algo está claro es que se divierte con lo que hace, sólo quien lo hace puede conseguir con esa facilidad que nosotros también disfrutemos tanto, y se puede comprobar en los distintos juegos que va marcando y de los que nos hace partícipes. Estoy convencida de que se marca continuos retos que le fascina superar.

Seguro que se pueden decir muchas más cosas de esta novela, bueno de esta y de todas las que conforman este Universo Gellida con el que tanto hemos disfrutado, pero está claro que en algún momento tenía que tocar a su fin, por lo menos tal y como lo conocíamos. Ahora nos toca esperar ver que es lo que a este calvo se le ocurre, porque lo que es seguro es que vamos a seguir disfrutando con sus letras. Ya nos lo ha demostrado.


FRAGMENTO


   






lunes, 13 de noviembre de 2017

CONFABULACIÓN - CARLOS DEL AMOR


Cuando empecé esta novela llevaba un par de abandonos, lecturas que si bien no me aburrían, no las acababa de coger el tino y, además, llevaba tiempo diciendo que quería leer algo con un poco de psicología de nuevo. Pues bien, escogí Confabulación por su tamaño, poco más de 200 hojas, y por estar en mi eterna lista de pendientes desde hace meses. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que, sin querer, había dado justo con lo que estaba buscando, un libro con parte de thriller y parte psicológica por lo que como os imaginaréis Carlos del Amor ha vuelto a conquistarme con esta nueva novela.

EL AUTOR


Carlos del Amor (Murcia, 1974) es periodista y su carrera profesional está vinculada al área de Cultura de los Servicios Informativos de RTVE. Su especial manera de enfocar la información en el Telediario le ha convertido en una de las voces más personales, reconocibles y seguidas del panorama periodístico.

Colaborador en varios programas de radio, en los que aporta una mirada diferente sobre la actualidad, ha cubierto los principales festivales de cine del mundo y entrevistado a numerosas personalidades de la cultura. Asimismo, ha publicado artículos en diferentes revistas, e imparte clases y charlas en numerosas universidades.

Debutó en la literatura con el libro de relatos La vida a veces (Espasa, 2013), al que siguió la novela El año sin verano (Espasa, 2015). Esta última ha sido traducida con gran éxito al italiano y al alemán.

EL ARGUMENTO


Un hombre joven, tras un viaje de trabajo, descubre ciertas confusiones en su vida. Un suceso que ha protagonizado, un asesinato, no parece que tenga ninguna repercusión en su día a día. Entre el escepticismo y la incertidumbre, Andrés vadea como puede la situación. Una visita al médico le confirma que sufre una enfermedad: confabulación. Una especia de antimemoria: cuando su cerebro no guarda recuerdos, los fabrica. A partir de ahí, Carlos del Amor teje una novela en la que la vida real y la vida fabricada van cada una por su cuenta, pero quizá puedan confluir en algún momento. ¿Cómo se vive cuando desconoces qué te ha ocurrido de verdad?


MIS IMPRESIONES

Como os he dicho al principio, escoger este libro fue una cuestión de tamaño. Necesitaba algo ligero, que no me durara mucho para poder sentir que avanzaba después de dos abandonos, pero mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que este libro tiene mucho de psicológico, tanto, que en muchas ocasiones me ha recordado a La última salida de Federico Axat.

En Confabulación vamos a encontrarnos con Andrés, un tipo con una vida aparentemente normal y confortable y que un día se ve matando a su mejor amigo ya que ha descubierto que su novia le engaña con él pero... ¿es capaz Andrés de hacer algo así? Pasa todo el día y nadie se hace eco del asesinato. Pronto descubrirá que todo ha sucedido solo en su cabeza y a partir de aquí empezará la nueva vida de Andrés, una vida en la que no es capaz de diferenciar lo que sucede realmente de lo que sucede solo en su cabeza.

Lo que inicialmente me gustó de esta novela es que en seguida nos metemos en materia. Lo primero que ocurre es el asesinato y poco después es cuando descubriremos que no es real, por lo que pronto empieza el juego en el que el lector, al igual que nuestro protagonista, no tendrá claro en ningún momento qué es real y qué no.

Otra de las cosas de las que vuelve a hacer Carlos del Amor en esta novela es una crítica al mundo que le rodea. En este caso, al mundo editorial. Nuestro protagonista es editor y viviremos de su mano cómo triunfan autores escritores de bestseller con poca calidad y se quedan en un segundo plano novelas que merecerían el sitio de las primeras.

No puedo dejar de mencionar esas reuniones de gente, cada una con su propia enfermedad psicológica que me han resultado tan curiosas y que a su vez te hacen reflexionar una vez más sobre tu propia vida y sobre la importancia que damos a las cosas superfluas de la misma. Por supuesto, no había oído nunca hablar de la enfermedad de la Confabulación y me ha resultado muy interesante saber algo más tanto de ella como del resto de enfermedades. Tanto que el libro me ha llevado a buscar más información sobre ellas.

Con un ritmo constante, rápido, y en continua incógnita para el lector nos veremos recorriendo la vida de Andrés de su mano durante unos meses, unos meses en los que tiene que empezar a vivir casi de cero porque... ¿qué haces cuando descubres que puede que parte de tu pasado sea inventado?

Si tengo que ponerle un pero a esta novela, y algo que es totalmente personal y para nada achacable al autor, es el final. Es un final lógico, coherente pero quizá no el que me habría gustado. Sin embargo, creo que es el final que merece la novela y que otra cosa quizá no habría encajado así que es un "pero" consentido.

En conclusión, es una novela que ha llegado en el momento justo, una novela que he devorado en tres días y de la que me ha gustado mucho tanto la historia como las reflexiones que pueden salir de ella, algo que creo que es la tónica común en las novelas de Carlos del Amor.


sábado, 11 de noviembre de 2017

GANADOR SORTEO EL FUTURO TIENE TU NOMBRE


Ya tenemos los ganadores del sorteo de El futuro tiene tu nombre de Brena Watson, el último de los sorteos que estamos realizando por el aniversario del blog.

Y los afortunados han sido...


¡¡Enhorabuena!!

Recordad que debéis poneros en contacto con nosotras en el email buriru1958@gmail.com en las 48 horas siguientes facilitándonos tus datos postales y el teléfono para poder haceros llegar el ejemplar. Si no se efectúa el contacto antes de que finalice el día 13 de noviembre se volverá a sortear el ejemplar. Será la editorial la responsable del envío de los ejemplares.

Recuerda que aún tenemos otro sorteo conjunto en marcha: Konets de César Pérez Gellida


jueves, 9 de noviembre de 2017

SORTEO CONJUNTO KONETS (CÉSAR PÉREZ GELLIDA)


Hoy os traemos un sorteo que para nosotros es muy especial, no solo porque el autor es uno de los que mejores horas lectoras nos ha hecho pasar, e incluso no lectoras porque nos ha deparado también encuentros y charlas muy interesantes. Pero lo que hace realmente especial esta novela es que supone un cierre que nos obligará a despedirnos de algunos de nuestros personajes literarios favoritos y es por ello que hoy, justo el día de su publicación, Pedro de El Búho entre libros, Teresa de Leyendo en el bus, Manuela de Entre mis libros y yo,  y nosotras Concha y Bea de De lector a lector, queremos compartirlo con vosotros sorteando un ejemplar en cada blog de Konets de César Pérez Gellida.

¿Queréis conocer su sinopsis?

El capítulo pendiente en la despiadada «Obra» de Augusto Ledesma


Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la «Obra» de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.

Konets («fin» en ruso) es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías «Versos, canciones y trocitos de carne» y «Refranes, canciones y rastros de sangre» que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellidista.


«La luz y la oscuridad son dos conceptos que conforman una única idea. Dos fuerzas complementarias, pero opuestas. Si el mar es el yang: la absorción, lo pasivo, lo oscuro, y el río es el ying: la penetración, lo activo y la luz, ¿de cuál de las dos fuerzas te gustaría ser partícipe si tuvieras el privilegio de elegir sabiendo que ninguna se impone a la otra?»

BASES DEL SORTEO

  • Se sortea un ejemplar en cada blog. Podéis apuntaros en los cuatro para duplicar las posibilidades, pero solo os podrá tocar en uno.
  • Es un sorteo nacional (España).
  • Tienes que ser seguidor del blog en el que te apuntes al sorteo.
  • Deberás rellenar el formulario de Rafflecopter dejando todos los enlaces que quieras que te puntúen. Solo es obligatorio ser seguidor del blog, pero el resto te proporciona puntos extra.
  • Deberás dejar un comentario en el blog diciendo que participas.
  • El plazo para apuntarse al sorteo comienza hoy 9 de noviembre y finaliza el 23 de noviembre de 2017 a las 23:59.
  • El 25 de noviembre de 2017 se dará a conocer al ganador en cada blog.
Los ejemplares los enviará la editorial.