Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

viernes, 4 de marzo de 2016

EL TIEMPO ENTRE SUTURAS - Enfermera Saturada


Tras el rato tan divertido que supuso la lectura de La vida es suero, si tenía algo claro es que no dejaría pasar la oportunidad de volver a leer las nuevas aventuras hospitalarias que nos pudiera ofrecer Enfermera Saturada, así que en cuanto vi que se publicaba El tiempo entre suturas supe que tenía que hacerme con un ejemplar y que, antes o después, estaría entre mis lecturas.

EL AUTOR

Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca hacerse un hueco en la sanidad. Empieza los turnos en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. 

Pero en realidad tras Enfermera Saturada, o Satu, se esconde Héctor Castiñeira, un personaje de ficción a través del cual un joven enfermero español, narra su día a día en el hospital, sus pensamientos y reflexiones, siempre con un punto de vista humorístico y con ciertos toques de ironía.

El personaje fue creado en 2012 estando presente en Twitter, Facebook, YouTube e Instagram, donde decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital.

En diciembre de 2013 autopublica su primer libro "La Vida es Suero" cosechando un gran éxito entre el público, siendo el más vendido esas navidades en internet y manteniéndose en el top 10 durante meses. Un libro que casi un año después, en septiembre de 2014, y de la mano de Plaza & Janes lanza al mercado.

Es en mayo de 2015, durante la Feria del Libro de Madrid, el creador de Enfermera Saturada y autor del libro decide salir del anonimato para sorpresa de sus seguidores.

ARGUMENTO

Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido antes a coser heridas que botones, es posible que por eso se reponga antes de un amor complicado que de una cremallera rota en esos vaqueros de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar.

Tras conquistar a miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, Enfermera Saturada, «Satu», nos abre de nuevo una puerta a la trastienda de la enfermería con su segundo libro.

Desde las tiritas de dibujos hasta el turismo de oposición en busca de la plaza fija, pasando por los camisones, el esparadrapo y la cafetería del hospital, nada escapa a esta enfermera que recorre todos los días los pasillos del hospital a golpe de tuit.

Facebook: EnfermeraSaturada
Twitter: @EnfrmraSaturada
Instagram: Enfermera_Saturada
Web: enfermerasaturada.es


MIS IMPRESIONES

Si en el caso de La vida es suero el prólogo venía de la mano de la Srta. Puri, en este caso el encargado de tal menester ha sido Luis Piedrahita, quien con su especial sentido del humor y bajo un título tan esclarecedor como "A ti lector, que aspiras a morir de risa y no de cualquier tontería" da paso a Satu,

El tiempo entre suturas sigue la tónica de la anterior obra de Enfermera Saturada y con ese inigualable sentido del humor y la ironía que la caracteriza, con los que se ha granjeado miles de seguidores, volvemos a compartir con Satu el día a día de la vida de una enfermera en nuestro país.

Tras el prólogo y la introducción, divide el libro en 3 bloques: Sobreviviendo en el hospital, Material Sanitario y Mundo enfermero, en los que por medio de capítulos cortos va desgranando lo que es el síndrome del recomendado, cómo es la comida de los hospitales tanto para los pacientes como la que se sirve en la cafetería para los acompañantes o el personal sanitario, las máquinas expendedoras, los traslados interhospitalarios, la lista de sustitución urgente, el cambio de turno, etc., y todo ello narrado con gran sentido del humor

Un humor con el que en más de una ocasión, sin ser yo de risa fácil, he estado al borde de la carcajada como en el capítulo en el que hablando de las mezclas de los sueros los comparaba con una carta de gin-tonics; la catalogación que hace de palos de gotero; la utilización del papel de aluminio; los camisones hospitalarios; o cuando cuenta las peripecias que pueden ocurrir al preparar y hacer a un paciente un electrocardiograma.

Si cualquiera de las partes de este libro es divertida, sin duda para mi la que se lleva la palma corresponde a Material hospitalario, porque seguro que no nos suenan tan raras muchas de las cosas que comenta aunque esté llevado al extremo y utilice un gran sentido del humor para contarlo.

Pasa lo mismo con todas y cada una de las situaciones que traslada a estas páginas y nos cuenta en primera persona, tampoco nos serán ajenas del todo y en más de una ocasión seguramente hemos sido testigos de ellas o las hemos "sufrido". Dicen que la realidad supera muchas veces a la ficción y seguro que este libro hay muchas de esas verdades, aunque contadas como sólo esta peculiar enfermera sabe contarlas.

Como ya sucedió con La vida es suero, El tiempo entre suturas es una lectura muy entretenida y divertida, de la que podrás dar cuenta en un rato que, además, se te pasará en un suspiro, y que conseguirá que te evadas de todo lo que pasa a tu alrededor, algo que a veces es muy necesario.

Sin duda te lo recomiendo, y puede ser además una buena lectura desengrasante entre otras más densas, o entre las que necesites una bocanada de aire fresco.


martes, 1 de marzo de 2016

PARA MORIR SIEMPRE HAY TIEMPO - Carmen Conde



Cuando vi esta novela entre las novedades de Ediciones B me llamó mucho la atención tanto título como portada. Después, además, vi que era el Premio de novela negra La Trama de este año y ya lo tuve claro. Iba a darle una oportunidad a esta nueva autora.

LA AUTORA



Carmen Conde (Barcelona, 1965) estudió Magisterio y desde los veintitrés años ejerce como maestra de primaria en la escuela pública. Apasionada de su trabajo, lo es también de la lectura, desde que descubrió a Enid Blyton en su infancia. Agatha Christie, Edgar Allan Poe y Stephen King, entre otros, no han hecho más que consolidar esta pasión. Hace más de diez años escribió un relato corto titulado Su última cena y quedó finalista en un concurso. A partir de entonces, no ha parado de escribir.

Su novela Para morir siempre hay tiempo ha sido galardonada con el Premio de Novela Negra La Trama, que busca descubrir nuevas voces para el género.


ARGUMENTO


Escritora frustrada, obsesiva y adicta a los medicamentos, Julia Irazu es una auténtica experta en complicarse la vida, pero esta vez los problemas vienen de fuera. De manera accidental se ve envuelta en una red de tráfico de arte, entre intereses millonarios y delincuentes sin escrúpulos, y conoce a Viktor Sokolov, un supuesto espía ruso junto al cual vivirá una aventura llena de peligros entre Bilbao, Palermo y San Petersburgo.

Paradójicamente, será entonces cuando Julia descubra un principio básico que desconocía. Y es que, para morir, siempre hay tiempo.

Dueña de una prosa adictiva y dotada de un fino sentido del humor, Carmen Conde irrumpe con fuerza en el actual panorama literario, dispuesta a robar muchas horas de sueño a los lectores con esta novela de espías que no se parece a ninguna otra.


MIS IMPRESIONES

Como ya sabéis los que nos seguís, somos grandes aficionadas a la novela negra, sin embargo, y aún habiendo sido premiada como novela negra, yo personalmente no sé si la calificaría de tal.

Me explico, es verdad que nos vamos a encontrar una trama en la que hay una serie de delitos (muchos, de hecho): robos, falsificación de identidades, mafias, violaciones, asesinatos... sin embargo, no vamos a vivir la historia como habitualmente, es decir, no vamos a tener, por un lado, a "los malos" y, por otro, a "los buenos" intentando resolver el caso y atrapando a los primeros, no, en esta novela casi todos son "malos" sólo que unos lo son más que otros.

Tampoco nos vamos a encontrar a la policía intentando atraparlos, sino que lo que vamos a vivir es una historia de espías, en la que está inmersa por un lado. la mafia rusa con el tráfico de obras de arte y, por otro, la FSB. Todo esto salpicado de historias un poco rocambolescas y mucho toque de humor.

La historia comienza cuando Julia Irazu, redactora en una editorial de fascículos coleccionables, se encuentra por la carretera un vehículo cruzado y tiene que parar de manera inmediata para no producir un choque con el otro vehículo. Posteriormente Julia trata de socorrer al ocupante del mismo, Víctor Sokolov, creyendo que algo le sucede y después de ayudarle a salir de una crisis por picadura de avispa, poniéndole una inyección que evita un choque anafiláctico, este mismo la roba todo lo que tiene, incluido el coche y se larga dejándola en medio de la carretera.

Julia en ese momento no lo sabe, pero que la hayan robado y dejado tirada en mitad de la carretera será el menor de sus problemas. A partir de aquí se verá inmersa en una trama de robo de obras de arte y de espías ya que todo el mundo creerá que ella misma es una espía y por lo tanto no será fácil para ella olvidarse de todo y seguir con su vida, sino que se verá obligada a seguir a Victor a todas partes, con el peligro que ello conlleva.

Desde mi punto de vista el punto fuerte de esta novela son los personajes o más bien, el personaje de Julia. Julia es una chica antipática, borde con todo el mundo, que no mantiene relaciones sociales con nadie y además es obsesiva, hipocondríaca y adicta a los medicamentos. Esto la convierte en un personaje muy interesante desde el principio.

Julia alimenta su adicción y su hipocondria estando suscrita a varios newsletter en los que se la informa de nueva enfermedades, nuevos medicamentos y catástofres naturales. Como veis, es un personaje de los más completito.  Nunca me había encontrado un personaje así, y después de todo, Julia inspira ternura, además de provocar situaciones muy divertidas.

Claro está, que otro de los puntos de esta novela, es descubrir porqué Julia es como es.

Además, en este personaje es donde más evolución vamos a ver. Las situaciones por las que va pasando y a las que se tiene que enfrentar nos van haciendo ver el cambio que se produce en ella llegando al final a importarle más de una persona, hecho que al principio era impensable.

Este personaje, ayudado de alguna que otra situación un poco exagerada, hacen que en ocasiones la novela parezca una parodia de las novelas de espías o de las novelas negras si bien creo que no ha sido la intención.

Respecto al resto de los personajes, el otro protagonista es Viktor Sokolov, y aunque tiene peso en la historia, no puedo decir que sea un personaje que está muy detallado. Además vamos a encontrarnos a un montón de personajes secundarios, todos con historias retorcidas en su pasado y relacionados entre sí de una manera o de otra.


Este es otro de los puntos que me ha parecido demasiado exagerado en la novela. Cada personaje tenía una historia truculenta en su pasado y el que no la tenía en el pasado pasa a tenerla en un futuro con todo lo que va sucediendo a lo largo de la novela.

En cuanto a los escenarios pasaremos por Bilbao, Palermo y San Petersburgo aunque será en una granja de un pueblo cercano a San Petersburgo donde se desarrollará prácticamente toda la segunda parte de la novela.

En mi opinión, la historia va perdiendo fuerza. Si bien al principio me enganchó, tanto por el personaje tan rocambolesco y diferente como por la situación en la que se había visto involucrada, a medida que avanza la historia, para mi gusto, se queda un poco descafeinada.

No es aburrida, para nada, es una novela entretenida en la que no te costará seguir pasando páginas pero creo que se podía haber sacado mucho más partido de la historia. Además, el hecho que se produce hacia el final de la novela tampoco me ha convencido, una vez más me parece un poco forzado que suceda precisamente a esos personajes que son los únicos que no tienen una historia oscura detrás.

También me ha sorprendido, que para ser el tema central, el robo de obras de arte, no ahonda demasiado en ningún tema relacionado con el arte, el mayor acercamiento es el viaje a las Catacumbas de los Capuchinos.

En conclusión, es una novela entretenida, con una escritura sencilla, con toques de humor y, sobre todo, diferente de las novelas negras al uso pero no por ello peor que una de ellas.


FICHA DEL LIBRO

lunes, 29 de febrero de 2016

GANADORES DE EL LIBRO MALDITO (KIAJ KORKEA-AHO)



Ya tenemos los ganadores del sorteo de "El libro maldito" de Kaj Korkea-aho.

Como recordaréis era 5 ejemplares así también cinco con los afortunados:

Número 415  => Jéssica Rodrigo


 Número 35 => Erianod

Número 152 => MªÁngeles bookeandoconmangeles

Número 340 => Rosa de la Mata

 Número 221 => Victor

¡¡¡Muchas felicidades!!!!

Recordad que debéis poneros en contacto con nosotras en el e-mail buriru1958@gmail.com facilitándonos vuestros datos postales para que se os haga llegar el libro por correo. Será la editorial la que haga el envío. Para ello es necesario que el contacto se realice en las 48 horas siguientes, sino se pasará a sortear de nuevo el ejemplar.

sábado, 27 de febrero de 2016

PARTICIPANTES EN EL SORTEO DE "EL LIBRO MALDITO"





Y aquí estamos ya, un poco tarde por problemas logísticos, con la lista de participantes en el sorteo de EL LIBRO MALDITO de Kaj Korkea-aho



Recordad que tenéis hasta mañana 28 de febrero a las 23.59, para hacer las comprobaciones y si hay algún error, hacérnoslo llegar. Seguidamente se publicará el ganador del sorteo


¡¡SUERTE a todos!!

martes, 23 de febrero de 2016

LA VÍSPERA DE CASI TODO - Víctor del Arbol


Siempre sigo con atención la noche del 6 de enero la concesión del Premio Nadal, y cuando este año vi que se lo habían concedido a Víctor del Árbol con su novela La víspera de casi todo me llevé una gran alegría.

Víctor del Arbol es un autor que descubrí no hace demasiado tiempo. Aunque llevaba varias novelas publicadas y pese a los buenos comentarios que siempre había leído sobre ellas, nunca me había sumergido en sus páginas hasta que llegó Un millón de gotas. Fue tanto lo que me gustó esta novela que no dudé ni un minuto en hacerme con las otras dos que se habían publicado en España, aunque tengo que decir que me costó un poco encontrarlas en la Feria del Libro de ese año, en la que sólo puede hacerme con la edición de bolsillo de las mismas.

EL AUTOR

Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012, cursó estudios de Historia en la Universitat de Barcelona y colaboró como locutor en Catalunya Sense Barreres (Radio Estel, Once). Es autor de las novelas El peso de los muertos (Editorial Castalia, Premio Tios de Novela 2006), El abismo de los sueños (inédita, finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008) y La tristeza del samurái (Editorial Alrevés, Prix du Polar Européen 2012), traducida a una decena de idiomas y bestseller en Francia. Sus últimas obras son Respirar por la herida (Editorial Alrevés, fi nalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera) y Un millón de gotas (Ediciones Destino, ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por elMagazine Lire).

ARGUMENTO

Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ni sintió ser. Pero el refugio y anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia. 

Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.

El cruce de estas dos historias en el tiempo se convierte en un mar con dos barcos en rumbo de colisión que irán avanzando sin escapatoria posible.

MIS IMPRESIONES

Ya desde las primera páginas nos vamos a dar cuenta que La víspera de casi todo no va a ser una lectura cómoda, ni el autor va a ser condescendiente con nosotros. No nos vamos a encontrar en un escenario de confort. El hallazgo del cuerpo de una niña objeto de un brutal crimen no es un comienzo que nos deje indiferentes. Como no va a dejarnos indiferentes lo que nos vamos a encontrar a lo largo de las 411 páginas que componen esta novela.

Una de las cosas que más me gusta de Víctor del Árbol es esa manera de tejer historias, de narrarlas, de que todo vaya ocupando su sitio, que todo tenga sentido y que nos lo muestre de una manera que parezca sencillo, como si no cupiese otra opción, como si todo tuviese la necesidad de ser así desde el principio, y sin embargo, qué trabajo tan complicado debe ser. 

Como también me gustan sus personajes. Unos personajes que huyen de lo que fueron, de lo que son, en busca de nuevos horizontes, en una continua carrera hacia adelante intentando volver a empezar, reconstruirse. Unos personajes completamente vivos, donde cabe todo, en permanente evolución, unos personajes complejos, con muchas aristas, llenos de claroscuros, con sentimientos muy arraigados, que arrastran mucho sufrimiento y donde los héroes quizás no lo son tanto.

La víspera de casi todo es una novela coral, todos y cada uno de los personajes que en ella encontramos y sus historias particulares tienen su importancia a la hora de conformar el todo, ninguno es más importante que otro y todos ellos son necesarios.

En La víspera de casi todo va a estar muy presente la muerte, la venganza, la locura, la vergüenza, vamos a ver como acontecimientos sufridos durante la infancia y las heridas imborrables del pasado pueden influir en la personalidad y en lo que está por venir, aflorando y condicionando su vida futura. Y el autor nos va a hacer reflexionar sobre todo esto, porque lo que cuenta traspasa las páginas, llega hasta nosotros y nos zarandea. 

No soy muy partidaria de poner etiquetas a las novelas, pero, yo diría que, en La víspera de casi todo nos vamos a encontrar una mezcla de diversos géneros. Indudablemente tiene ingredientes de la novela negra (asesinatos, investigador, y el mal está muy presente); pero también tiene visos históricos ya que nos trasladará a la Dictadura Argentina, una de las épocas más terribles del Siglo XX de este país y a la Guerra de Las Malvinas; tiene misterio, y no se puede negar que encontraremos un gran contenido psicológico.

Los escenarios elegidos han sido un gran acierto por la manera en que forman parte de la historia y por la gran similitud que podemos encontrar con lo que en ella se nos cuenta. En el caso de la Costa da Morte, y para mí el más importante, por la fuerza del oleaje que todo puede arrasar, los acantilados, el abismo, la fuerza del aire que todo agita, el ambiente pesado, el temporal. En cuanto al terreno de Málaga, donde encuentran a la niña, por la desolación, la aridez, el abandono, la suciedad.

Víctor del Árbol escribe con una prosa cuidada, sencilla, limpia, con fuerza, a veces cruda, sin filtros, capaz de sacudirnos con la palabra y de transmitir con sencillez toda clase de sentimientos, una forma de escribir que nos acerca a los personajes creando al lector una necesidad de seguir leyendo, de seguir ahondando en la historia de los mismos, para ir hilando y ver como el autor conforma con todas ellas el cuadro final, con un desenlace tan extraordinario como la novela que hemos tenido en nuestras manos.

Llegados a este punto ya podéis imaginaros que no me queda otra que recomendar La víspera de casi todo una novela con un merecidísimo Premio Nadal 2016.


Hemos leído del autor


FICHA DEL LIBRO

PRIMER CAPÍTULO

domingo, 21 de febrero de 2016

ENCUENTRO CON ÁLVARO ARBINA (LA MUJER DEL RELOJ)



Muchas han sido las reseñas que se han publicado hasta ahora de "La mujer del reloj" de Álvaro Arbina, la nuestra entre ellas, y es que el libro lo merece. Sin embargo, hoy os traemos una crónica del encuentro que tuvimos con él hace unas semanas, cuando el libro estaba casi recién publicado.

Quedamos en el café Gijón, y es que un lugar como ese, en el que tantos escritores hicieron sus tertulias en su tiempo, era el lugar perfecto para presentar una novela como esta.

Llegamos y nos presentaron a un autor nobel, Álvaro, que aun no se creía lo que estaba pasando, el éxito que estaba teniendo la novela y lo "fácil" que estaba resultando todo.

Junto a su editora, Lucía Luengo, nos sentamos para comenzar una charla en la que lo primero que nos contaron fue cómo había llegado esta novela a la editorial. Lucía nos  comentó que la novela había llegado, como tantas otras al formulario que tiene la página web de la editorial. Nos dijo que a ese buzón pueden llegar unas 50 novelas a la semana y que, aunque disponen de colaboradores, no disponen de mucho tiempo para dedicarle a cada una de ellas por lo que la lectura tiene que tener algo que te llame tan poderosamente la atención como para dedicarle un poco más de tiempo que al resto, algo que la diferencie.


En el caso de "La mujer del reloj" lo que llamó la atención a Lucía fue la manera de presentarla. Después leyeron el primer capítulo y se entusiasmó y fue entonces cuando decidió ponerse en contacto con Álvaro para pedir el resto de la novela.


Ahora bien, aunque la novela sea buena, no siempre es fácil darla a conocer y hacer que la gente dé la oportunidad a un autor nobel, por eso, desde la editorial se decidió darle a conocer mediante los ejemplares no venales, plantando "cebos" que hicieran poco a poco crecer la intriga en Twitter y que se comenzara a hablar de la novela antes de haber salido a la venta. Esto funcionó, los ejemplares no venales llegaron, se leyeron, se comentaron y fueron todo un éxito así que la primera parte estaba hecha, ya había reseñas del libro y sobre todo, las impresiones eran muy buenas y se había generado mucha expectación.

Una vez nos contaron cómo había sido ese proceso le tocó el turno a Álvaro de irse soltando y contarnos cosas acerca de la novela.

Lo primero que nos contó es que para él es muy importante la última página de un libro. Es importante que cuando el lector llegue a esa última página y termine, le quede la sensación de que le ha dejado tocado, que le deje pensando unos cuantos minutos.

En cuanto a la estructura que sigue a la hora de escribir nos confesó que cuando él empezó a escribir tenía muy claro el final, ya que era muy importante por la forma de escribir que había adoptado, que es ir preparando al lector, dejando pequeñas pistas a lo largo de toda la novela, para que el final cobre fuerza.

En cuanto a los personajes nos contó que a Julian ya existía antes de ponerse a escribir. Mucho antes de decidirse a escribir una novela ya le tenía en mente pero después empezó la carrera de arquitectura y dejó de pensar en ello. Posteriormente, una tarde, en una cafetería le surgieron de nuevo los recuerdos de ese personajes y es entonces cuando decidió retomarlo y escribir esta historia que le ha llevado dos años.

También a este respecto nos contó que el personaje que más le ha costado escribir ha sido el malo ya que al final lo ve como una víctima.


Durante este tiempo, además de seguir con su carrera de arquitectura, ha leído mucho, no tanto por placer sino por adquirir conocimientos ya que el aprendizaje de Álvaro ha sido totalmente autodidacta. Álvaro leía los libros analizándolos, extrayendo de ellos lo que necesitaba y tratando de leer entre líneas para conseguir obtener las técnicas de escritura necesarias para poner en orden su novela. Nos contó que había leído mucho Ken Follet y Arturo Pérez-Reverte.


En cuanto a la documentación ha sido sobre todo basada en libros de historia, actas de las Cortes de Cádiz, literatura de la época para adquirir la voz y las expresiones, y la lectura de filósofos de la época para entender cómo era el pensamiento de entonces.

Nos confesó que le han llegado a felicitar por haber conseguido transmitir tan bien la atmósfera de la historia, algo de lo que está muy orgulloso.

También nos contó que eligió el siglo XIX porque es una época que le resultaba inhóspita, está lo suficientemente cerca como para el lector la sienta como algo próximo y lo suficientemente lejana como para que despierte interés. Después se dio cuenta de que además es una época que ha sido muy poco tratada en la literatura actual.

Después estuvimos tratando de "encasillar" la novela en una temática y nos dimos cuenta de que no es posible. Esta novela ha conseguido que no predomine en ella ningún género ya que tiene parte de histórica, de aventuras, policíaca, thriller.... lo cual la convierte en un libro muy interesante que pude gustar a muchos tipos de lectores.

Otro de los retos de Álvaro que ha superado con creces ha sido cómo aunar todos esos géneros manteniendo un ritmo constante que haga al lector estar enganchado y no querer dejar de leer.

Finalmente le preguntamos si ya tenía la siguiente novela en mente o estaba inmerso en la escritura de la misma y aunque nos dijo que por supuesto que habría siguiente poco más le pudimos sacar sobre ello. Esperaremos ansiosos la llegada de esta nueva novela de un autor que se augura tendrá mucho éxito en el futuro.

Y entre todo esto llegamos al final del encuentro en el que Álvaro nos agradeció nuestra presencia, nuestra ayuda en la promoción de la novela y se prestó a las fotos y firmas de rigor.


Muchas gracias una vez más tanto a él mismo como a la editorial por contar con nosotras en la lectura previa al estreno de la novela y por invitarnos al encuentro con el autor.


miércoles, 17 de febrero de 2016

UN PERRO - Alejandro Palomas



Hace tiempo, y por pura casualidad, me convertí en una incondicional de las novelas de Alejandro Palomas. Nunca supuse que un libro que, a priori, no me llamaba demasiado la atención y que me había tocado en un sorteo, se iba a convertir en uno de esos libros que nunca te cansas de recomendar y que su autor se iba a convertir en uno de mis favoritos. 

No, no os voy a dejar con la intriga de cual fue ese libro, su título: El tiempo que nos une.

EL AUTOR

Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología Inglesa y tiene un máster en poética por el New College de California. Ha compaginado sus incursiones en el mundo del periodismo con la traducción de importantes autores. Entre otras, ha publicado las novelas El tiempo del corazón (Siruela, por la que fue nombrado nuevo talento Fnac), El secreto de los Hoffman (finalista del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2008 y adaptada al teatro en 2009), El alma del mundo (finalista del Premio Primavera 2011), El tiempo que nos une, que recuperará próximamente Booket, y Una madre, con la que inició la serie de personajes que ahora retoma en Un perro. Su obra ha sido traducida a diez lenguas.

ARGUMENTO

Sentados en una cafetería una tarde de principios de verano, Fer y su madre, Amalia, esperan una llamada que no llega. Durante las horas siguientes, Fer hará lo imposible por ocultar lo que se esconde tras esa temida llamada que puede hacer añicos la calma que se ha instalado en la familia desde que, siendo apenas un cachorro, R llegó a su vida. Pero quizá esa calma sea más precaria de lo que parece. Cuando el teléfono por fin suena, la noche traerá consigo una inesperada compañía, y con ella llegarán un torrente de confesiones, verdades que quizá no lo eran tanto y las cinco letras de un nombre que, tirando del álbum familiar, Fer deberá atreverse a invocar para que la vida vuelva a mostrarle, a él y a los suyos, su mejor versión.



Un perro no es solo el retrato del fascinante vínculo entre un hombre y su perro, sino también un remolino de emociones en el que confluyen una mirada tierna y cruda al universo familiar y un homenaje al amor en todas sus manifestaciones.


MIS IMPRESIONES

Siempre es difícil ponerse a escribir cuando cuando acabas un libro de Alejandro Palomas y creo que una de las razones es que encontramos tanto de nosotros mismos en ellos que cuando lo hacemos es como si desnudásemos algo de nuestra propia alma, y ... no nos gusta.

Según nos dijo hace unos días en un encuentro que tuvimos, con Un perro quería darnos una sorpresa y vaya si lo consiguió, ya que como no había leído la sinopsis (cosa que sucede a menudo) no sabía que allí iban a estar ellos, esperándome.

Alegría. Una gran alegría es lo que sentí cuando abrí esta novela y me encontré con viejos conocidos. Allí estaban Fer y Amaliay suponía que detrás aparecerían el resto de los integrantes de esta maravillosa familia que ya es parte de la nuestra, de nosotros, por más que a Alejandro Palomas, según nos dijo no hace mucho, no deje de sorprenderle que esto suceda.

Alejandro Palomas va a recuperar los personajes de Una madre y situarnos en una cafetería donde Fer está esperando una llamada importante. Una llamada que ansía que llegue, aunque quizás no las noticias que pueda traerle.

En el transcurso de esta espera aparece Amalia con Shirley que, tras su entrada con una aparatosa caída de por medio, está dispuesta a no dejar sólo a su hijo hasta que éste decida marcharse, porque aunque Fer quiera hacer creer a Amelia lo contrario, no es casual que se encuentre allí y que no deje de pasar el dedo por la pantalla del móvil, buscando algo que no termina de aparecer.

Con este escenario de fondo y con la familia y sus relaciones como centro de todo, Alejandro Palomas con la maestría, la sensibilidad y esa forma peculiar de contar que tanto me gusta, nos gusta, ira rellenando los huecos y los silencios que se producen entre madre e hijo primero, una reunión a la que después se incorporarán Silvia y Emma, y en el tiempo de espera de esa llamada. Aunque Amalia está ahí para poner su granito de arena y llenar el silencio de ruido.

Pensamientos, recuerdos, vivencias, lo que se dijo y lo que se dejó de decir, lo que se calla por miedo, el daño que no se quiere causar y el que no queremos que nos hagan, protegerse protegiendo, lo que sucede y sucedió entre ellos, los que no están, los que deberían estar, los que no queremos que nos dejen, la ausencia, la pérdida y la forma de gestionarla, la fortaleza que se quiere aparentar pero que es sólo fachada, y por encima de todo el quererse, el apoyarse los unos en los otros, procurar que ninguno se hunda porque quizás si uno desfallece vayan los otros detrás.

De nuevo Alejandro Palomas nos ofrece en esta novela un torrente de sentimientos y emociones que haremos nuestros y nos hará pasar de la risa al llanto, o viceversa, de esa manera tan natural como sólo él es capaz de hacerlo, que al leerlo nos puede parecer tan sencilla pero que no debe serlo, no puede serlo.

Unos sentimientos y emociones que no nos ajenos porque, como ya mencioné cuando leí Una madre, estos personajes son muy reales, tan reales, con tantas aristas que en muchos casos hasta nosotros mismos podremos vernos reflejados en ellos en mayor o menor medida. Yo lo he hecho como madre, como hija, y como "yo", pero también los he reconocido en los miembros que forman mi familia.

Y al hilo de esto no puedo dejar de recordar esa frase que Esther dice en cierto momento de la novela: "Lo que no es sangre es parte, no miembro".

No, no me he olvidado de R. o de Shirley. Para mi no ha sido importante que R. y Shirley sean perros, lo importante para mi es lo que he entendido que se quería proyectar en ellos, lo que significaban, el motivo por el que estaban ahí.

Tanto R. como Shirley forman son "miembros" de la familia, son la familia, porque aun viniendo de fuera han sabido ganarse su lugar, tienen su sitio. Quizás esté equivocada pero con Shirley me ha pasado una cosa muy curiosa durante la lectura, y en que en ese empeño de Amalia de tenerla siempre encima, agarrada durante la espera he creído ver que era su asidero, algo que la hacía mantenerse segura.

Y aunque yo no soy una enamorada de los perros, ni siquiera me planteo tener uno en casa, está claro que R. sabe conquistarte. Como en su día conquistó a Fer, así poco a poco, como a quien no quieres que entre en tu vida, porque no es el momento, porque duele, pero pasito a paso, y sin que se note, se va haciendo su sitio hasta que un día te das cuenta que no puedes vivir sin él porque importa, porque forma parte de ti.

Las novelas de Alejandro Palomas son como la vida misma, con sus cosas buenas y sus cosas malas, con lo más cercano que tenemos que es la familia, esa que sabemos que, por lógica y regla general, no nos va a fallar, con sus altos y sus bajos, con sus risas y sus llantos.

Alejando Palomas me conquistó con El tiempo que nos une, con aquellas mujeres que se quedaron conmigo y en especial Mencía, ese personaje que es tan importante para él. Pero creo que Fer, Amalia, Silvia y Emma han llegado a mi vida para quedarse y quiero saber más de ellos y volver a encontrármelos porque ya los echo de menos, y también de la abuela Esther, que creo que todavía no ha dicho lo suficiente.


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO