Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta policíaca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta policíaca. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de septiembre de 2016

EL BÚHO - Samuel Bjørk



Cuando hace casi dos años leí Viajo sola de Samuel Borj, me quedé con ganas de más. Me gustó tanto la pareja de investigadores protagonistas que quería saber más de ellos, quería volver a encontrármelos. Así que cuando en el mes de julio recibí un aparatoso sobre que no esperaba con las galeradas de El búho se le abrieron unos ojos como los de este animal y busqué el hueco para reencontrarme con Mía y Holger.

Gracias a Suma de Letras por este regalo y la oportunidad de poder disfrutar de su lectura antes de que salieran las primeras opiniones de otros lectores, porque aunque la reseña esté publicada después de su fecha de salida a la venta está escrita con anterioridad.

EL AUTOR


Samuel Bjørk es el seudónimo del noruego Frode Sander Øien. Es novelista, autor de obras de teatro, cantante, ha expuesto obras de arte y ha traducido a Shakespeare. Escribió dos novelas de notable éxito, Pepsi Love (2001) y Speed for Breakfast (2009), pero el reconocimiento masivo le llegó con Viajo sola (Suma de Letras, 2014), bestseller en todos los países en los que se ha publicado y recibido con excelentes críticas. Vive y trabaja en Oslo.


ARGUMENTO

Una adolescente ha desaparecido del centro para jóvenes problemáticos en el que vivía y poco después es encontrada estrangulada en el bosque sobre un lecho de plumas en el centro de un círculo de velas. La unidad de homicidios de Oslo afronta la misión de averiguar lo sucedido y el veterano investigador Holger Munch se sumerge en el caso junto a la inspectora Mia Krüger, que lucha todavía contra sus tendencias suicidas y su adicción a las píldoras y el alcohol. Pero la investigación de lo que a primera vista es un espeluznante asesinato ritual no parece estar yendo a ninguna parte hasta que la unidad recibe nuevos indicios sobre los elementos encontrados en el lugar del crimen. Las plumas pertenecen a un búho... el pájaro de la muerte.

MIS IMPRESIONES

En El búho volvemos a encontrarnos con la pareja de investigadores protagonista de Viajo Sola, de la que ya en mi reseña de esa novela pedía la vuelta dado todo lo que me había gustado.

Mia Krüger parece que no se encuentra mucho mejor que la primera vez que Holger Munch fue a buscarla a Trøndelag, con motivo de la investigación de la niña que apareció colgada de un árbol con un cartel de "viajo sola" alrededor del cuello.

Cuando acabó la anterior investigación volvió a ser apartada del servicio. Sólo recuperaría su puesto tras tratamiento psicológico y que el terapeuta encargado de éste le diese el alta. Pero Mía sigue compartiendo su vida con sus demonios. No ha superado ciertos acontecimientos que sucedieron y que tienen mucho que ver con su hermana gemela, de la cual tampoco deja de escuchar su llamada, y, al mismo, tiempo cada vez le resulta más fácil sucumbir al cóctel de drogas y alcohol que poco a poco la destruye, algo que no está dispuesta a compartir con nadie y menos con el psicólogo que la trata.

Pero nuevamente Holger necesitará las capacidades y la ayuda de Mía para resolver un caso. Han encontrado a una joven con una peluca rubia, desnuda, sobre un lecho de plumas, dentro de un pentagrama de velas y en una posición un tanto extraña y forzada. Holger moverá cielo y tierra para que Mia pueda volver a formar parte de su equipo, precisa de las habilidades de esta investigadora y su intuición para resolver un caso que cada vez se irá complicando más.

Pero vayamos por partes.

El búho es la segunda entrega de la saga de los investigadores Krüger y Munch que se inició con Viajo sola. No haber leído el título anterior no supondrá ninguna dificultad para disfrutar de esta novela ya que el caso que ocupará a estos dos policías y su equipo, es totalmente independiente y los asuntos que conciernen a los protagonistas y personajes que poblaron las páginas de la anterior entrega y son relevantes o necesitamos conocer para tener un mejor mapa de esta novela, el autor nos los va suministrando.

El esquema de la novela es muy parecido al de la anterior. Al inicio nos presenta una historia que se ve interrumpida y que no sabemos muy bien como va a encajar con la historia y la investigación que tiene lugar, ya que en principio y a simple vista no hay ningún punto en común con ella.

Poco a poco Mia Krüger y Holder Munch se van adentrando en una investigación en la que darán muchos palos de ciego hasta que por fin, empiece a avanzar y todas las piezas encontren su lugar. El caso que nos propone Samuel Bjørk, al igual que en el caso de la anterior novela es espeluznante, interesante, está muy bien tejido, nos va llevando por un camino y otro al mismo tiempo que lo recorren los investigadores, y, como ellos, andaremos sumamente perdidos sobre el desenlace de la investigación que nos propone. Durante la narración hay varios giros inesperados, pero al final Bjørk logra un buen final, sin necesidad de sacarse conejos de la manga y es totalmente razonable.

Es cierto que al principio me costó meterme un poco en la historia, pero llegados a un punto tengo que reconocer que captó mi atención de tal manera lo que Samuel Bjørk me estaba contando, que me costaba dejar la lectura. Entré en el bucle de "un capítulo más y lo dejo" del que tantas veces somos víctimas.

Los personajes, como ya sucedió en la entrega anterior, están bien dibujados y como ya comenté en la reseña de Viajo sola me gustan, no se ajustan completamente al modelo que nos tienen acostumbrados otros títulos de "novela negra nórdica", lo cual supone un cambio que siempre se agradece.

Pero también es cierto que si leíste Viajo sola posiblemente os pase lo mismo que a mí, y es que, aun gustándome la novela y habiendo disfrutado con su lectura, es como si después de haber leído el título anterior, ésta se hubiese quedado un tanto "desleída" o "descafeinada". El impacto que nos produjeron los protagonistas, la estructura y la novela en sí en la anterior entrega (y alguna otra cosa que no voy a desvelar por motivos obvios), lo tendremos superado. Además, en las historias personales de Mia y Holger, vamos a encontrarnos, en cierto modo, más de lo mismo. Quizás el autor podría haber avanzado un poco más a la hora de volver a presentarnos a estos personajes. Sólo al final de la novela veremos que se abre una puerta, que podría augurar una evolución en estos personajes.

En conclusión, en El búho vamos a encontrar una novela muy entretenida cuya lectura se nos escapará entre las manos, aunque he echado de menos algo de innovación, ya que al repetirse mucho de lo que funcionó en Viajo sola, el impacto que me produjo esa lectura, en El búho ha sido menor. Samuel Bjørk nos vuelve a presentar un caso espeluznante en el que el mal campa a sus anchas y lo que nos relata en la novela nos pondrá los pelos de punta.

El búho es puro entretenimiento y aun con esos pequeños "peros" que le he puesto os aseguro que no os defraudará. No os quepa duda de que me ha gustado, tanto es así que no dudaré en seguir con esta saga de investigadores, ya que en la última página de la novela nos queda claro que esto continúa, que vamos a volver a encontrarnos con Mia Krüger y Holger Munch.


miércoles, 20 de julio de 2016

DONDE LOS ESCORPIONES - Lorenzo Silva


No hay nada mejor para comenzar una nueva lectura cuando tienes tantas pendientes, que tener el libro en tu poder y que te inviten a una presentación con el autor, ya que entonces sientes la necesidad de llevar algo visto para poder tener una mejor visión de la novela y, llegado el caso, si te surge alguna cuestión poder hacérsela llegar al escritor.

Por eso cuando nos invitaron a un encuentro en plena Feria del Libro, en la Biblioteca Eugenio Trías, no sólo teníamos claro que íbamos a asistir, sino que además esta novela adelantó a otras muchas que estaban esperando su oportunidad.

EL AUTOR

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces, Música para feos y la Trilogía de Getafe. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012) y Los cuerpos extraños.

ARGUMENTO

Madrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán.

Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país.

¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal.

La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado. Sus pesquisas, bajo el tórrido y polvoriento verano afgano, les llevarán a conocer a peculiares personajes y a adentrarse en la biografía del muerto, un veterano de misiones bélicas en el exterior que guarda más de un cadáver en el armario, para llegar a un desenlace inesperado y desconcertante.

MIS IMPRESIONES

Hace ya tiempo leí El lejano país de los estanques, la primera entrega de la de la saga protagonizada por Bevilacqua y Chamorro, con la intención de ir dando poco a poco cuenta de las siguientes entregas que ya tenía en mi poder pero, como suele suceder, se han ido cruzando otras lecturas y esas novelas siguen esperando su oportunidad.

Por eso cuando nos invitaron al encuentro/presentación de Dónde los escorpiones, hicimos saltar por los aires la idea de seguir la saga en orden y nos decidimos por su lectura. Ya tendremos tiempo de volver sobre las anteriores. 

Sabemos que nos habremos perdido muchas cosas en cuanto a la evolución de sus personajes principales, pero como las tramas de todas las novelas son independientes, no haber leído las anteriores no nos impedido lo más mínimo disfrutar de esta lectura.

Ya desde el primer momento Lorenzo Silva nos presenta una novela con imágenes de esas que te agarran por dentro, de las que te remueven, de las que no te dejan indiferente, mientras lees en esas primeras páginas de la novela en las que tiene lugar una operación policial en una zona marginal, conflictiva y tristemente conocida por las drogas, de Madrid. Unas imágenes que por si solas pueden parecer normales pero que son tremendas debido a lo que las rodea.

Pero esto no es más que el comienzo porque muy pronto Vila va a recibir una llamada en la que se le ordena ocuparse de la investigación de la muerte de un militar español que se hallaba en una misión internacional en la base de Herat, en Afganistán.

Está claro que la investigación no va a resultar nada fácil. La singularidad de la zona, los distintos estamentos y protocolos que en la base pudieran existir, y las relaciones entre los distintos países que conforman la misión, entre otras cosas, hacen vislumbrar, desde el principio, todos los obstáculos que tendrán que salvar en una investigación policial que se presume complicada por el ambiente en el que va a desarrollarse. Una investigación a la altura de un Guardia Civil veterano, curtido y baqueteado en mil y una ocasiones como es Bevilacqua que contará con la inestimable ayuda de Chamorro.

Lorenzo Silva vuelve a utilizar la trama de una novela de la serie Bevilacqua para hacer un retrato de la España contemporánea, en este caso la misión de un destacamento militar español en Afganistán, pero todo ello desde el punto de vista de alguien que va allí para hacer una investigación de asesinato y se convierte en observador "de lujo" de cómo es el día a día de lo que allí está sucediendo.

Donde los Escorpiones es una novela donde el escenario tiene gran importancia y aporta mucho a la historia que el escritor nos está contando por la singularidad del mismo, donde todo lo que rodea la historia tiene gran trascendencia para la investigación y para quienes, de una manera u otra, forman parte de ella: el paisaje desolador donde está localizada la base, el calor insoportable, la manera de ir vestidos, el polvo que se mastica, el ambiente hostil que los rodea, los distintos idiomas que en la misión se hablan, etc., conformando un fiel reflejo de lo que, y como, se vive en un lugar como aquel.

Lorenzo Silva utiliza una prosa sencilla, cuidada, con un ritmo sosegado, manejando la intriga con maestría, y unos personajes con ricos perfiles psicológicos y muy bien trazados, en una trama bien urdida en la que tensión no decae y en la que "aprovechándose" del punzante sentido del humor de Bevilacqua analiza y critica la situación de la sociedad y el país, y nos incitará a la reflexión.



martes, 12 de julio de 2016

NORMAL - ROBERTO LÓPEZ-HERRERO



Nos encantan los títulos largos, todos los que nos seguís lo sabéis. Pues bien cuando vimos este, tan corto, tampoco nos pudimos resistir, ¿qué se iba a esconder tras un título de una sola palabra? Y no sólo eso, una palabra común. una palabra que utilizamos para cualquier cosa y que para cada uno puede tener un significado totalmente opuesto... normal.

La portada también acompañaba, la Gran Vía madrileña bajo la figura de una persona "normal". Esto, además del buen tamaño de letra que tenían sus páginas y que yo lo necesitaba en ese momento para poder leer, hizo que se colara entre todos mis pendientes poniéndose el primero de la lista.

EL AUTOR


Roberto López Herrero (Madrid en 1970) es un escritor, guionista, actor, director y locutor de programas de televisión y radio español. Ha trabajado en distintos espacios televisivos a nivel nacional y autonómico entre los que cabe destacar Pecado Original, Saturday Night Live, El Método Gonzo, En Antena, Un Paseo por las nubes y A 3 Bandas. También es el locutor de Ninja Warrior, el mítico programa japonés. En radio ha trabajado en Te doy mi palabra (Onda Cero), «El Jardín de los Bonsais» (Protagonistas - Punto Radio), «La Mirada Cítrica» (En días como hoy - RNE), y ha colaborado en Queremos Hablar (Punto Radio). En los años 90 fue cofundador de Ediciones Cronópolis, una editorial de juegos de rol activa entre 1993 y 1997. Actualmente trabaja como guionista en Más de Uno de Onda Cero.

Como autor, comenzó su andadura en Amazon con la autopublicación de dos novelas de humor, Antonio mató a Luis en la cocina con un hacha porque le debía dinero y Una conspiración mundial secuestró a mi perro para que yo no contara todo lo que sabía y de Normal, una singular novela negra con la que ha dado el salto a la publicación en papel de la mano de Suma de Letras.

EL ARGUMENTO


«El asesino era normal» es la única descripción que Félix Fortea, policía de homicidios, recibe cuando interroga a los testigos de un crimen a plena luz del día. ¿Cómo detienes a un homicida que puede ser cualquiera? ¿Qué es ser normal? Un elenco de personajes con sus fallos, rareza y taras se unen para detener a un criminal que parece camuflarse exhibiendo su aparente normalidad.



R. López-Herrero pone en duda el concepto de normalidad imperante en nuestro mundo en esta novela negra que pone de relevancia el talento de su autor y que nos sumerge en una atmósfera en la que los personajes componen un perfecto cuadro de la singularidad humana y de los prejuicios sociales que hacen de ella una carga.


MIS IMPRESIONES


La historia comienza con un asesinato en la Gran Vía de Madrid, un asesinato a plena luz del día en una calle que siempre está atestada de gente. ¿Cómo es posible que sólo nueve personas lo hayan visto? y sobre todo, ¿cómo es posible que de esas nueve no haya una sola que recuerde algún rasgo del asesino? Toda la descripción que pueden presentar todas las personas que han presenciado el asesinato es que es una persona normal, pero.. ¿Qué es normal? ¿en la media del país? Una persona normal en pleno centro de Madrid no lo sería en pleno centro de China... pero no hay que irse tan lejos. ¿Seríamos nosotros normales entre un grupo de gente con algún tipo de trastorno psicológico?... ¿quién es el normal realmente?


En este tipo de concepto tan difuso se basa Roberto López-Herrero para construir una novela policíaca, negra, un thiller que te mantendrá pegado a sus páginas de principio a fin.


Después de este primer asesinato vendrán más, sin aparente conexión entre ellos más allá de que ninguna de las personas que los presencia es capaz de recordar ningún rasgo del asesino que no hace nada por ocultarse diferente a intentar mostrarse como una persona más, ¿habrá en Madrid un asesino en serie?

La policía tendrá que luchar contra este concepto de normalidad, intentar obtener pruebas de cada uno de los testigos sin demasiado éxito y basarse en las teorías más inverosímiles para tratar de obtener algo que finalmente les de una pista que poder seguir.

De la investigación policial se encargarán Manuel Pacheco y su compañero desde hace muchos años Félix Fortea, ambos policías con amplia experiencia pero que ante la falta de pruebas o pistas y por ende la imposibilidad de avanzar en la investigación, tendrán que aceptar las órdenes de arriba para acoger como jefa del caso a la Tacones. La Tacones ya ha tenido sus más y sus menos con Pacheco en un caso anterior y viviremos la tensión latente entre ellos.

También ayudará en la investigación Lara Martell, una guapa psicóloga a través de la que conoceremos curiosos casos de patologías reales, de trastornos psicológicos y que nos transmitirá un mensaje claro que el propio autor ha dado en varias entrevistas... "si te duele un brazo vas al traumatólogo, entonces, ¿por qué no vas al psiquiatra cuando te duele el alma? Tenemos mucho que aprender como sociedad sobre las enfermedades mentales, sobre lo que las provocan y sobre todo, que cualquiera podemos caer en ella". Lara ayudará en el caso pero sobre todo ayudará a Félix, un personaje que iremos conociendo en profundidad a lo largo de la novela y que nos hará reflexionar sobre el concepto de normalidad que tenemos en la sociedad, porque Félix en apariencia es normal pero... ¿lo es realmente?.

También me ha gustado mucho la aparición del niño con autismo, que no autista, y el diagnóstico que hace de él Lara Martell, dando un claro aliento a tantos y tantos padres que luchan cada día por integrar a sus hijos con algún tipo de problema en la sociedad, niños que con el tratamiento y la motivación adecuadas pueden hacer grandes cosas y desarrollar grandes avances. Muchas veces se juzga a las personas por desconocimiento y todo lo que sea enriquecer el conocimiento de la sociedad en este tipo de enfermedades va a favor de nosotros mismos.

Como ingeniera informática que soy y dedicándome a ello, tampoco puedo dejar de mencionar a esos chicos de la cueva, esos informáticos tratados siempre como gente rara y que ayudan tanto a avanzar en la investigación.

Hay que reconocer la gran labor de documentación que ha tenido que hacer el autor para dejarnos una novela que trata bastante en profundidad muchos temas psicológicos, desde la psicopatía hasta el autismo pasando por el trastorno de bipolaridad. Retratar a los personajes con rasgos de estas patologías sin decir claramente lo que tienen, ha tenido que ser una ardua tarea, más aún cuando es algo que vas descubriendo poco a poco en la novela, no siendo algo que se dice y que ya das por sentado sobre alguien sino algo que se va revelando paso a paso a través de las acciones de los personajes a medida que avanzas en la lectura.



En la novela se alternan la primera persona de la mano del policía Félix Fortea, lo que nos puede dar una clara idea de sus síntomas y su manera de ver las cosas en todo momento, con el resto de voces en tercera persona, incluida la del mismo asesino, del que no sabremos mucho a priori más allá de que es estadísticamente normal. Después, mediante la voz del propio asesino sí que conoceremos las motivaciones que tiene para matar, para escoger sus víctimas y qué es lo que le lleva a hacer lo que hace.


Finalmente decir que aunque el libro queda totalmente cerrado el epílogo sí que deja abierta la posibilidad de que nos volvamos a encontrar con estos personajes en una segunda entrega. A mí desde luego sería algo que me encantaría.

En conclusión, es una novela con la que he disfrutado mucho, por la trama, por el ritmo ágil y por hacernos reflexionar acerca de un concepto que todos usamos alegremente en nuestra vida diaria sin pararnos a pensar sobre él: la normalidad. Todo ello de la mano de unos personajes de los que te enamorarás en el primer instante, porque siendo totalmente opuestos los unos a los otros están dotados de una lealtad entre ellos que queda patente según avanzas en la historia y los hechos se van sucediendo.







jueves, 16 de junio de 2016

LA MANIOBRA DE LA TORTUGA - Benito Olmo


Comentábamos en Twitter sobre la novela de otro autor, cuando uno de los participantes en la conversación (y autor de esta novela),  me mandó un mensaje privado en la que me ofrecía ser de los primeros lectores de La maniobra de la tortuga

Esto sucedía antes de que la novela en cuestión hubiera salido a la venta, pero ya había visto por ahí hablar de ella y con buenas sensaciones. Así que, aunque iba a ser difícil una lectura inmediata (como ya me temía y sucedió) me la hizo llegar y os puedo asegurar que no me equivoqué al aceptarla.

EL AUTOR

Benito Olmo (Cádiz, 1980) ha trabajado como corrector, editor, columnista y negro, y es colaborador de varios medios como la revista Fiat Lux y el portal literario ¡A los libros! Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011), y con ellas bajo el brazo ha recorrido España a través de las diferentes Ferias del libro, lo que le ha permitido llegar a un gran número de lectores.

ARGUMENTO

Empujado por el infortunio, el irreverente inspector Manuel Bianquetti se ve obligado a aceptar un traslado forzoso a la comisaría de Cádiz, un destino previsiblemente tranquilo que se verá alterado con el hallazgo del cadáver de una joven de dieciséis años. Una muerte violenta que le traerá reminiscencias de un pasado del que no logra desprenderse.

A pesar de la oposición de sus superiores, el inspector Bianquetti emprenderá una cruzada solitaria para atrapar al culpable siguiendo el rastro de unas evidencias que podrían no existir más allá de su imaginación. La realidad se va oscureciendo en la medida en la que el lector va devorando páginas al tiempo que participa junto al protagonista en la investigación de un caso cada vez más turbio y escabroso.

MIS IMPRESIONES

Abrir La maniobra de la tortuga y encontrarme con una carta de presentación como el prólogo de César Pérez Gellida, fue suficiente para convencerme de que lo iba a encontrarme de ahí en adelante iba a ser bueno, y que estuviese prácticamente segura de que no me había equivocado en adentrarme en sus páginas.

Está claro que como entrante estaba muy bien, pero ahora Benito Olmo tenía que convencerme a través de su historia y sus personajes que el resto de los platos y el postre, aunque la disposición era buena, estaban a la altura y había merecido la pena dedicarle unas cuantas horas de lectura. 

Ya os adelanto desde ahora que sí, que se ha ganado a pulso cada una de las recomendaciones que como la mía, os vais a encontrar aquí y allá, y os recomiendo que no pospongáis más su lectura, si estáis pensando en leerla y si no, desde aquí os animo a hacerlo.

Benito Olmo nos traslada a su Cádiz natal para mostrarnos la otra cara de la ciudad tan alejada de sus fabulosas playas, su ambiente alegre y su luz que siempre nos encontramos en las promociones de esa ciudad.

Y en una comisaría de esa ciudad nos encontramos con Manuel Bianquetti, un Inspector de Policía que ha sido destinado allí a modo de castigo y donde no se encuentra precisamente a gusto. Ni él ni su trabajo son apreciados. Es más, él siempre ha sido un buen investigador, hasta que sucedió lo que sucedió, y ahora se encuentra infravalorado y cumpliendo (aunque quizás sea mucho decir) con labores administrativas.

Pero todo va a cambiar cuando aparece el cadáver de Clara, una joven que presenta claros indicios de que a alguien se le fue la mano. Bianquetti va a encontrar en este asesinato, el motor que le haga salir del desinterés y la indiferencia en que se ha instalado, removiendo tanto a su persona como al investigador que lleva dentro, que no puede quedarse quieto viendo como sus superiores quieren cargar las culpas sobre quien es más sencillo hacerlo, sin buscar donde puede encontrarse el verdadero culpable.

Benito Olmo nos presenta una trama muy bien armada, sin fisuras, con una historia que transcurre en un espacio muy corto de tiempo, cuya narración comienza adelantándonos unos hechos, para continuar la misma unos días atrás y que así vayamos poco a poco viendo cómo este investigador, cuya corpulencia haría pensarse dos veces a cualquiera meterse con él, ha llegado a ese punto, consiguiendo con este golpe de efecto que ya desde las primeras líneas no podamos soltar la novela.

Al mismo tiempo nos vamos a encontrar con otro hilo argumental totalmente ajeno a la investigación que Bianquetti está llevando a cabo. Entre ambos no vamos a encontrar  ningún vínculo y Benito Olmo va a ir avanzando en ambas, saltando de uno a otro sin que, en un principio, seamos capaces de vislumbrar como pueden llegar a unirse, pero el autor lo consigue siguiendo una línea natural, sin sacarse nada del bolsillo y como pasan las cosas en la vida, de la manera más sencilla.

Además, Benito Olmo con esta alternancia y el momento en que las interrumpe para pasar a la otra, crea el ansia de seguir conociendo que es lo que va a suceder después en ambas, con lo que el lector cae en la trampa de no querer interrumpir la lectura.

Qué decir de Bianquetti, un personaje que en un primer momento me pareció un tipo un tanto extraño, pero al que poco a poco he ido entendiendo y que ha ido ganándose mis simpatías de forma que, aún con sus métodos poco ortodoxos, ha hecho que me pusiera enseguida de su lado.

Y es que el autor sabe dibujar personajes, hacerlos reales, de carne y hueso. Y no sólo a Bianquetti, también a Cristina, la protagonista de la otra trama, y a todos y cada uno de los secundarios que pasan por las páginas de La maniobra de la tortuga, que podríamos encontrarlos, sin dificultad, entre las personas que nos cruzamos a diario por la calle.

En conclusión, Benito Olmo ha logrado escribir una novela muy entretenida, que capta nuestro interés desde las primeras páginas y consigue, sin ninguna dificultad, mantenernos pegados a ellas hasta llegar al final; con un ritmo que sin ser trepidante no pierde fuelle y va ganando en intensidad; y en la que dota a sus personajes y las relaciones entre los mismos de gran sinceridad. Y todo ello en una trama trabajada con cuidado, sin dejar nada al azar y en la que se lleva a un desenlace lógico, creíble y honrado, al que no se llega sin más.

Esperemos que Benito Olmo se decida y podamos seguir disfrutando de las aventuras de este investigador tan peculiar que se ha ganado todas mis simpatías. Me encantará volver a encontrármelo.




martes, 14 de junio de 2016

LA VIUDA - FIONA BARTON



No hace ni un mes de la publicación de esta novela y ya desde días antes se fue creando la semilla en las redes:

"La chica del tren de este año", The Observer
"Un libro que hará que lo deje todo para poder leerlo de un tirón", Glamour
"El gran thriller del año", Stylist
"Barton cuenta su historia con un realismo y un control que contribuyen a su impacto devastador", Publishers Weekly

Para aumentar un poquito más la expectación, antes de su llegada a las librerías, fuimos invitados a un encuentro con la editora de la novela, un encuentro que fue diferente y especial y en el que se aumentó una vez más en todos los asistentes el interés que nos suscitaba la novela.

Con todos estos ingredientes y los múltiples comentarios en Twitter por parte de la editorial, a lo que había que añadir la visita de la autora a España a finales de Junio, no me quedó más remedio que colarla en mis lecturas preferentes.

LA AUTORA

Fiona Barton cuenta con una dilatada carrera en el mundo del periodismo, ex redactora de sucesos del Daily Telegraphy y ha trabajado en muchos juicios, incluyendo la desaparición de Madeline McCann. Fue galardonada con el prestigioso Premio Nacional de la Prensa británica

www.fionabartonauthor.com @figbarton #laviuda

ARGUMENTO

Si él hubiera hecho algo horrible, ella lo sabría. ¿O no?

Todos sabemos quién es él: el hombre que vimos en la portada de todos los periódicos acusado de un crimen terrible. Pero, ¿qué sabemos realmente de ella, de quien le sujeta el brazo en la escalera del juzgado, de la esposa que está a su lado?

El marido de Jean Taylor fue acusado y absuelto de un crimen terrible hace años. Cuando él fallece de forma repentina, Jean, la esposa perfecta que siempre le ha apoyado y creído en su inocencia, se convierte en la única persona que conoce la verdad. Pero ¿qué implicaciones tendría aceptar esa verdad? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para que su vida siga teniendo sentido? Ahora que Jean puede ser ella misma, hay una decisión que tomar: ¿callar, mentir o actuar?


MIS IMPRESIONES

Como he dicho al principio, mucho era el interés suscitado por esta novela y por ello muchas las expectativas que se han creado respecto a ella comparándola con "La chica del tren". Yo no he leído "La chica del tren" por lo que no puedo decir si es mejor o peor pero sí puedo decir que es un thriller de los que te mantiene pegado a las páginas del principio al fin.

Lo primero que me llamó la atención de esta novela es la manera de enfocar un caso policial. Estamos acostumbrados a que en las novelas en las que hay un homicidio, secuestro o cualquier tipo de investigación policial se centra la atención de lo que se cuenta en la víctima, el culpable y la policía. En este caso, la autora ha decido dedicar toda su atención a esas personas que también viven ese infierno y a las que nadie presta atención: la familia del culpable.

La propia autora, periodista con una dilatada experiencia sobre todo en sucesos, cuenta al principio de la novela que siempre la han llamado la atención esas personas que aparecen acompañando a la persona juzgada, esas personas que van agarradas del brazo del presunto culpable cuando la avalancha de periodistas se agolpan a la salida de un juicio para obtener un titular, ya sea esa persona la mujer, el marido, un hermano o un amigo. 

Con este interés por esas personas en segundo plano como punto de partida, la autora, Fiona Barton, ha creado una historia alrededor de Jean Taylor, la mujer de Glenn, o viuda más bien, porque la historia comienza contándonos que Glenn, acusado del secuestro de una niña, Bella, ha muerto.

El segundo punto importante de la novela son los interrogantes a los que se enfrentan estas personas cuando se meten en casa con ese presunto culpable: ¿cómo actuar cuando están juzgando a una persona querida en la que confías plenamente?¿a quién creer cuándo todas las pruebas apuntan a la persona con la que compartes tu vida?¿realmente quieres saber la verdad o prefieres desconocerla y no hacerte preguntas? Un montón de interrogantes que Jean se tendrá que hacer no sólo mientras Glenn está vivo sino también cuando ha muerto y no tiene nada que perder.

El tercer punto que hace esta novela diferente al resto es la manera de narrar. Vamos a disfrutar de una novela narrada a tres voces, dos de ellas en tercera persona y una en primera.

La voz principal y por lo tanto la que está narrada en primera persona es la de la viuda, Jean. Jean
se casó con Glenn muy joven y desde el principio ha estado "sometida" a él. No se si ha sido intención de la autora reflejar unos malos tratos psicológicos de Glenn hacia ella pero desde mi punto de vista es lo que me ha transmitido. Jean está totalmente sometida a su marido, calla lo que sabe que le puede hacer enfadar, hace únicamente lo que él aprueba y rompe todas las amistades con las que él no está de acuerdo, entre otras muchas cosas. Jean está tan sometida a él, que incluso cuando muere, sigue pensando si lo que hace le habría gustado a él o lo habría aprobado.

También viviremos con Jean cómo va conociendo hechos de la vida de su marido que la eran del todo desconocidos y que se replantee su absoluta confianza en él.

Veremos cómo tiene lidiar con su propia familia cuando todos los hechos de la vida de su marido van saliendo a la luz y todo el mundo está al corriente de ellos por tratarse de un caso mediático, el daño que puede a llegar a hacer la gente y la prensa a las otras víctimas de la historia: la familia del sospechoso.

Al ser la esta narración en primera persona hace la lectura de todos estos hechos más inquietante si cabe, haciéndonos conectar con ella desde las primeras páginas, sus temores, su manera de dejarse de llevar y no tomar sus propias decisiones y por supuesto sus dudas respecto a su marido. También viviremos con ella todo el proceso por el que va pasando según la policía va avanzando en la investigación y se van sucediendo diferentes hechos respecto a Glenn.

Al inspector Bob Sparkers le corresponde una de las voces en tercera a persona. En los capítulos en los que él toma la voz vamos a ver cómo se va sucediendo la investigación y en este caso vamos a ver una investigación más real. Estamos acostumbrados en las novelas a que los policías siempre sigan pistas que llevan a la resolución, en cambio en este caso, desde mi punto de vista, vamos a ver una investigación distinta, diría que más real, una investigación en la que la policía en muchos casos se queda sin saber por donde seguir, en la que no hay casi pistas, en la que la gente en afán de protagonismo desvía la atención hacia sitios sin importancia, en la que se siguen muchas pistas que no llegan a nada y en la que la participación ciudadana es importante pero también muy costosa ya que casi siempre lleva a un filtrado de llamadas y pistas falsas. También veremos algunas de las estrategias de la policía para tratar de conseguir una confesión cuando tienen una pista pero no una prueba que corrobore lo que piensan.

La tercera voz pertenece a la periodista Kate Waters. Kate es una periodista que tiene la virtud de hacer que la gente confíe en ella y esto la suele facilitar bastante su labor. Cuando nadie ha conseguido hablar con Jean, la viuda, ella se abre camino hacia su casa y para cuando Jean se ha dado cuenta está sentada en su sofá hablando con ella.

De su mano vamos a ver el punto de vista de la prensa, la presión de los altos cargos por conseguir titulares a cualquier precio y cómo ella misma tiene que decidir en más de una ocasión sobre lo ético o lo que su profesión la exige.

De su mano, en sus conversaciones con la viuda, vamos a conocer un poco más a Jean y sobre todo a la Jean de antes de conocer a Glenn.

Con estas tres voces vamos a ir avanzando en la historia aunque, en muchos casos, vamos a leer dos capítulos en los que se nos cuenta lo mismo pero narrado desde el punto de vista de personas diferentes, captando detalles distintos según cuál sea la voz que nos lo cuenta.


Además, vamos a conocer a otros personajes de la mano de cualquiera de las tres voces, como por ejemplo la madre de Bella, la niña secuestrada o a algunos de los sospechosos del secuestro. 


El único "pero" que le pongo es que yo me he visto un poco perdida en los cambios de tiempo. La historia va saltando del 2006, a los alrededores de la fecha del secuestro en 2010, lo que podemos considerar la actualidad. Pero dentro del 2010 salta de los primeros meses a los últimos, en los que Glenn ya ha muerto. Aquí es donde en muchos casos me he visto perdida. Por el contexto queda bastante claro de qué momento es lo que se está contando, pero ver la fecha al inicio del capítulo me lleva a intentar situarme antes de empezar a leer y aquí es donde, en muchos casos, he tenido que ir a otra parte del libro para consultar qué correspondía a cada momento. Pero reitero, es una apreciación totalmente personal, ya que suelo tener problemas con los cambios de tiempo en las novelas cuando suceden en más de dos cronologías.

En conclusión, no sé si es el thriller del año ni si es mejor que "La chica del tren" pero desde luego es una novela con un ritmo frenético, que te tiene pegado a sus páginas hasta el final y sobre todo que nos ofrece una visión totalmente diferente a la que estamos acostumbrados tocando además varios temas importantes en la sociedad y ofreciéndonos una visión a tres bandas de una misma historia, todo ello con soltura y gran maestría. Una novela que recomiendo y que te durará un suspiro.








viernes, 6 de mayo de 2016

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA - Eva García Sáenz de Urturi

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

Eva García Saénz de Urturi

Pasaje a Tahití me dejó muy buen sabor de boca, por eso estaba deseando encontrarme de nuevo con las letras de Eva García Saénz de Urturi, tanto que en cuanto vi en el boletín de novedades de Planeta que publicaba nueva novela estuve pendiente de la fecha para poder tener en mis manos un ejemplar de la misma.

LA AUTORA

Eva García Sáenz de Urturi (Vitoria, 1972) vive en Alicante desde los quince años. Diplomada en Óptica y Optometría, durante una década ocupó diversos puestos de dirección en el sector óptico y posteriormente desarrolló su carrera profesional ocupando una plaza de titular en la Universidad de Alicante. En 2012 irrumpe en el mundo de la literatura con su novela La saga de los longevos, un fenómeno de ventas y crítica que ha sido traducido al inglés y publicado con gran éxito en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. 

En la actualidad prepara su próxima novela, además de impartir cursos y ponencias de márketing, motivación y literatura.




ARGUMENTO DE EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.

El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?

Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

MIS IMPRESIONES

En El silencio de la ciudad blanca Eva García Saénz de Urturi toma una nueva senda y nos sumerge en una trama que nada tiene que ver con sus anteriores novelas. Una historia que si le pusiésemos etiquetas podríamos encuadrar dentro de la novela negra, policíaca y de misterio, con alguna pincelada de histórica.

Eva García Sáenz de Urturi nos sitúa en Álava, en el el verano de 2016, donde tienen lugar unos crímenes con unas características idénticas a otros que sucedieron 20 años atrás y que tuvieron atemorizada a la población. Tasio Ortiz de Zárate fue juzgado y declarado culpable de aquellos crímenes y se encuentra todavía en prisión, razón por la cual él no ha podido ser el autor material de los crímenes de la actualidad. 

¿Habrá sido Tasio condenado equivocadamente? ¿Estará siendo el autor intelectual de los asesinatos que ahora están teniendo lugar? ¿Habrá alguien queriendo "colocarle los muertos" como él asegura?. Estas y otras preguntas nos asaltarán durante la lectura de El silencio de la ciudad blanca.

Unai López de Ayala conocido en su cuadrilla como Kraken, apodo que a raíz de los nuevos crímenes aparecerá en constantes mensajes en las redes sociales, es experto en perfiles criminales y recuerda muy bien los asesinatos que sucedieron años atrás durante su juventud y la alarma de sembraron en la población. Está encargado de la investigación y obsesionado en prevenir los crímenes que estén por llegar, porque está seguro de que habrá más Además, Tasio, empeñado en demostrar su inocencia, involucra al inspector de manera personal en el caso.

De su mano nos vamos a pasear por varios enclaves de Álava y por las calles de Vitoria, que van a ser escenario de los macabros asesinatos que por sus características no cabe duda que son obra de un asesino en serie además de tener rasgos de crímenes rituales.

Álava en general, con lugares como San Vicentejo, Ochate o el Parque Natural del Gorbea, y Vitoria, en particular, van a tener tanta importancia en la novela que resultan ser un personaje más de la misma.

Vamos a participar de sus tradiciones, sus creencias y sus fiestas como el día del Blusa, la bajada del Celedón, o la Procesión de los Faroles y transitar y detenernos en la Plaza de la Burullería, la Catedral de Santa María, la Muralla Medieval, el paseo de la Senda, el Anillo Verde, la Casa del Cordón, la Plaza de la Virgen Blanca, etc.
Y es que nos hallamos ante una novela de personajes ya que nos vamos a encontrar con unos personajes muy bien caracterizados y de gran intensidad, con una entidad tal que resultan protagonistas indiscutibles de sus propias historias (que independientemente podrían dar para mucho más), aunque éstas estén encuadradas dentro del todo de la novela cuyo protagonista principal es Unai que además es quien nos relata en primera persona los sucesos que acontecen durante el verano de 2016. Y es que no hay más que pensar en Germán López de Ayala, Martina, Estibaliz Ruiz de Gauna, Alba Díaz de Salvatierra, la Eneko Ruiz de Gauna; Tasio y su gemelo Ignacio; Felisa; Blanca Díaz de Antoñana; su marido, Javier Ortiz de Zárate, o Alvaro Urbina entre otros.

En El silencio de la ciudad blanca nos vamos a encontrar con dos líneas argumentales entre las que la narración va saltando. Una de ellas, la que tiene más extensión, trascurre en el presente, y en la que será Unai en primera persona quien nos relate los hechos y por lo tanto los vamos a ver desde su perspectiva, compartiendo y conociendo todo el peso que lleva por acontecimientos del pasado, su obsesión por resolver el caso, su frustración, su desesperación al ver que no avanza, etc.; y otra en el pasado en la que un narrador omnisciente será el que nos cuente una historia que, aunque en un principio no le veamos mucha conexión con la trama actual, está muy ligada a ella, como no podría ser de otra forma.

Con un comienzo impactante la novela va creciendo en tensión, y la escritora crea un entramado sólido que se va enmarañando y que nos mantendrá continuamente descolocados con respecto a su resolución porque cada vez que creemos, junto con Unai, hallar una luz, las teorías se desmoronarán una y otra vez pareciendo que es casi imposible solucionar el caso, encontrar al culpable y lograr de éste modo que parar los crímenes.

Está claro que la autora conoce la ciudad, pero sin una amplia labor de documentación, no sólo de los lugares escenario de esta novela de los que sin ella no nos podría dar tantos y tantos detalles de los lugares y rincones descritos, de sus calles, de los edificios emblemáticos, etc., sino también de las leyendas, las tradiciones, y de todo lo que tiene que ver con la investigación criminal y la importancia que tienen los expertos en perfiles psicológicos en ella.

La narración de Eva García Saénz de Urturi puede que no sea de las que te deja sin aliento, pero sí de las que no puedes soltar, de las que te atrapan desde el comienzo. Una narración en la que necesitas avanzar porque te encuentras muchas veces tan perdido en los acontecimientos y quieres conocer por donde te está llevando la escritora y cual va a ser el camino que van a tomar sus protagonistas para que todo se solucione y, además, necesitas que todo se solucione completamente, de manera lógica, que no se saque ases de la manga ni se la quiera jugar al lector, algo que consigue con gran habilidad logrando un magnifico final.




FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO




viernes, 29 de abril de 2016

NI LO VES NI LO VERÁS - M.J. ARLIDGE

NI LO VES NI LO VERÁS

M.J. ARLIDGE
El primer libro de la saga de (autor), "Tú te vas, tú te quedas", me gustó mucho, me pareció diferente ya que además de ser novela negra-policíaca tenía el componente psicológico de ¿qué harías tú en su lugar? Es por ello que cuando vi que había salido una nueva entrega de la saga (que serán 7 en total) no me lo pensé.

En "Ni lo ves ni lo verás" (de nuevo un título relacionado con un juego de niños) nos vamos a encontrar de nuevo a la inspectora Grace y a resto de su equipo, también con la periodista Emilia Garanita,  Jake, Charilie... etc inmersos en un nuevo caso que de nuevo les tendrá en jaque durante un tiempo.


EL AUTOR


M. J. Arlidge ha trabajado en la televisión británica los últimos quince años, donde se ha especializado en la producción de series de calidad. Ha producido series dramáticas y policíacas de máxima audiencia como Torn, The Little House y Undeniable. Actualmente es guionista de Silent Witness y prepara un proyecto de serie de suspense para cadenas británicas y estadounidenses. Tú te vas, tú te quedas fue un gran éxito de ventas en Reino Unido, con más de 120.000 ejemplares vendidos en los primeros seis meses.


EL ARGUMENTO


El cadáver de un hombre es encontrado en una casa vacía. Le han arrancado el corazón y se lo han enviado dentro de un paquete a su mujer y a sus hijos.



Es solo la primera víctima y la inspectora Helen Grace sabe que no será la última. Pero ¿por qué un hombre felizmente casado estaba tan lejos de su casa en mitad de la noche?


Los medios de comunicación hablan del culpable como de un Jack el Destripador al revés: un asesino en serie a la caza de hombres que llevan dobles vidas ocultas.

Helen huele la ira que esconde cada asesinato. Pero lo que no puede predecir es lo inestable que es el asesino... o lo que le espera al final del caso.

MIS IMPRESIONES

Lo primero que quiero decir de esta novela es que en este caso, siendo parte de una saga, aunque cada libro comienza y acaba, es decir, el caso que les ocupa se resuelve por completo como pasaba en la novela anterior, creo que sí es necesario leerlos por orden. Es verdad que leídos independientes no vamos a perder el hilo de la historia principal pero sí estaremos un poco desubicados en las relaciones de los personajes. Sin destripar nada podemos decir que la primera novela acaba con un hecho que marca de manera importante a nuestra protagonista, Helen Grace, y que es importante para comprender porqué actúa de una manera determinada con el resto de los personajes. Además, si leemos el segundo, el spoiler del primero está garantizado así que si pensáis leerlos todos hacedlo por orden.

Como decía al principio, nos vamos a encontrar con un nuevo caso que traerá de cabeza al equipo de la inspectora Grace. La novela comienza con el envío de un paquete con un corazón humano a una familia. No tardaremos en descubrir que el corazón pertenece al cabeza de la familia y que lo que busca la asesina es una venganza contra todos aquellos hombres que tienen una doble moral, una venganza hacia aquellas personas que alardean de seguir unas reglas éticas que distan mucho de lo que luego hacen ellos personalmente.

Este será el primer homicidio y pondrá a todo el equipo en marcha pero no tardarán en llegar los siguientes llevando de nuevo al equipo a meterse en una carrera de fondo en la que lo importante no es sólo coger al asesino o asesina sino evitar que se produzca alguna muerte más. Además, una vez más, tendrán que lidiar con las filtraciones del caso a la prensa, lo que les pondrá las cosas aún más difíciles a la par que sembrará el pánico en la población.

En cuanto a los personajes nos vamos a encontrar de nuevo con su protagonista Helen Grace, y la vamos a seguir conociendo un poquito más, entendiendo porqué es como es (aunque yo todavía no la acabo de entender y no acabo de conectar con ella) y sobre todo vamos a ver cómo evoluciona después del fuerte golpe psicológico que sufrió en el final de la primera novela.

Los que la habéis leído sabréis que no fue sólo Helen quien sufrió las consecuencias del desenlace de "Tú te vas, tú te quedas", también Charlie, es por ello que veremos también su reincorporación al trabajo, las decisiones que tiene que tomar, la evolución que va teniendo y también como evoluciona su relación con Helen.

En esta novela también hemos cambiado de superintendente, llega Ceri Harwood para sustituir a Whittaker. Ésta no se lo pondrá nada fácil a Helen y si ya desde el principio queda claro que no se aguantan, iremos viendo a lo largo de toda la novela que no hará más que ponerle trabas.

Y por si Helen no tenía suficientes problemas, además de lidiar, con la investigación, sus compañeros en algunos casos y la superintendente Harwood, tendrá que batallar una vez más con la periodista metomentodo Emilia Garanita.

Además, en esta novela, aparecerá un personaje muy relevante en la vida de Helen: Robert. Él causará problemas adicionales a Helen y Helen se los dará a él. En esta novela aún no cobra demasiada importancia pero seguro que en posteriores entregas lo hará.

En cuanto a la narración, son capítulos cortos en los que se alternan los que vamos a ir de la mano de Helen, tanto viendo lo que sucede como lo que va pensando, con los capítulos en los que un narrador omnisciente nos cuenta lo que sucede en distintos lugares: con las víctimas, con las familias de las víctimas e incluso con el/la asesina.

Como decía, a diferencia de la primera novela, en la que había una carga psicológica fuerte (la decisión de si tuvieras que matar o morir que harías) en este libro no es así. Sí que hay una crítica a esas personas de la sociedad con una doble moral pero no hay ese componente psicológico que tanto me gustó en la primera novela.

El ritmo de la novela es ágil, con giros inesperados y un final que sorprende, sin embargo, no diría que ha sido una novela, a diferencia de la primera, que se sale de lo común. Me ha gustado pero me ha parecido una novela negra más, bien escrita, bien trabajada y con un buen final pero no ha tenido nada para diferenciarse de cualquier otra.

Con esto no quiero decir que no la recomiende, me ha gustado, me ha entretenido y es verdad que te quedas enganchado a sus páginas porque no puedes ni imaginarte el final.


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO

Otros libros reseñados del autor:

Tú te vas, tú te quedas

martes, 19 de abril de 2016

SARNA CON GUSTO (Refranes, canciones y rastros de sangre I) - César Pérez Gellida

SARNA CON GUSTO

César Pérez Gellida

Hace más de un año, en un encuentro que tuvimos con César Pérez Gellida con motivo de la publicación de Khïmera, ya nos anunció que ya había una nueva novela con el inspector Ramiro Sancho y que ya estaba entregada en la editorial, poco más nos dijo. Hasta en alguno de los ejemplares de la nueva novela ya se introdujo publicidad en la que ya podíamos conocer algún dato más. 

Que la espera se nos iba a hacer larga ya lo sabíamos, pero ha merecido la pena.

EL AUTOR 

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en geografía e historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César Pérez Gellida irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO DE SARNA CON GUSTO

Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar las riendas de su vida anterior. Nada más lejos de la realidad.

Una adolescente ha desaparecido en el marco de las ferias patronales de la ciudad. Se trata de la hija de un importante empresario y las primeras pesquisas apuntan a que podría tratarse de un secuestro.


MIS IMPRESIONES 

Cuando terminé Sarna con gusto me propuse intentar enseguida plasmar mi opinión y así poder transmitir con toda su intensidad las impresiones que me había producido, pero cuando quise hacerlo me di cuenta que era imposible. Tenía que dejar reposar todas esas sensaciones que todavía sentía en carne viva, ya que un día después de haber acabado su lectura todavía estaba rondando por mi cabeza, se resistía a abandonarme (¿o quizás era yo quien se negaba?), y en especial el escenario del desenlace y todo lo que en él transcurría. No me lo podía sacar de encima.

Que con «Versos, canciones y trocitos de carne» César Pérez Gellida nos había dejado con ganas de más aventuras de Ramiro Sancho es decir poco. Todos los que habíamos leído su trilogía teníamos ganas de volver a encontrarnos con este inspector pelirrojo que tan buenos ratos de lectura nos había propiciado. El listón había quedado muy alto pero no nos cabía duda de que César no dejaría de sorprendernos. Sí, no os dejo más tiempo con la intriga, se ha vuelto a superar.

En la primera entrega de la nueva trilogía, Refranes, canciones y restos de sangre (¡¡que buen nombre para lo que presentimos nos espera!!) Ramiro Sancho se reincorpora a su puesto tras la sanción impuesta, pero su vuelta no va a ser precisamente un camino de rosas, ese mismo día se tendrá que enfrentar al secuestro de la hija de un concejal del Ayuntamiento y nieta de un importante empresario de la zona.

Un secuestro que el escritor nos va a mostrar desde todas las diferentes perspectivas: la del secuestrador, la de la víctima, la de la familia, y la investigación y asistencia policial a la familia para intentar poner fin al secuestro con los mejores resultados, si es posible.

Vamos a estar inmersos en un secuestro desde todos los planos y vamos a poder sentir el miedo y la rabia de la víctima, y cómo su mente trata de poner en marcha mecanismos para evadirse en la medida de lo posible, de la situación en la que está; la incertidumbre por la que pasa la familia, la ansiedad y todos los esfuerzos que realiza para lograr que su hija vuelva a casa; y, por la parte policial, cómo se lleva a cabo todo el proceso de negociación e investigación.

Pero además del secuestro que en esta entrega queda totalmente concluido, César va a iniciar una trama secundaria que nos pondrá los pelos de punta en más de una ocasión. Eso sí, no va a hacer falta que se extienda mucho para que nos imaginemos lo que no dice y para que vaticinemos el hilo iniciado aquí de las siguientes entregas: la tensión, la crudeza, el dolor, y el "disfrute", en lo que a los lectores respecta, van a estar asegurados.

Está claro que no se puede escribir una novela como ésta sin un gran trabajo de investigación, pero no es menos cierto que tampoco es fácil un resultado tan sumamente bueno sin una mente como la de César Pérez Gellida capaz de crear una trama como la que vamos a poder disfrutar en esta novela.

Desde un ángulo distinto al de su anterior trilogía, el escritor nos vuelve a mostrar la maldad, lo peor que cabe en el ser humano, su lado más oscuro y perverso, más cruel y en esta novela lo vamos a encontrar sin filtros, sin miramientos, con toda su crudeza, brutalidad y dolor.

En Sarna con Gusto además de con Ramiro Sancho nos vamos a reencontrar con viejos conocidos de otras entregas. A todos los que hemos leído la anterior trilogía, Versos, canciones y trocitos de carne, no nos va a sorprender la categoría de los personajes que ya conocemos, pero los nuevos no les van a ir a la zaga. Que decir de Ramiro Sancho, de Ólafur Olafsson, Erika y compañía, a los que se añaden en esta entrega Servando Garay (Chimuelo), Aiztol Etxevarria (Chupao), Gorka Aritmendi, Margarita, Fajardo, etc., sin olvidarnos de la calidad de los secundarios y de algunos personajes que inician aquí su andadura y que, intuimos, van a tener mucho que decir.

En Sarna con gusto nos vamos a encontrar con esa forma tan personal de escribir que caracteriza a César, y a la que algunos han puesto nombre. Un estilo y un lenguaje muy cuidado, directo, crudo y duro en el que juega con el lector, le provoca y le pone trampas a ver si está atento y coge el guante; va dejando pistas, hace guiños, da pinceladas que nos hacen sonreír, protagoniza cameos, planta semillas. La música y los refranes (como no podía ser de otra forma) están presentes, con frecuencia soltaremos algún exabrupto a lo Ramiro Sancho ante lo que leemos, y en ningún caso nos deja indiferentes. Esto sin olvidarnos que al autor no le tiembla el pulso a la hora de cometer un crimen.

Y por si todo lo anterior fuera poco crea una trama bien construida, con constantes sorpresas en las que sin habernos recuperado de una volverá a dejarnos con la boca abierta con la siguiente, con capítulos cortos y continuos cambios de escenario, una excelente ambientación, y una tensión perfectamente dosificada que nos tendrá pegados a las páginas de esta novela sin remisión.

En cuanto al final ..., nada más voy a decir de lo señalado al principio. Si quieres conocerlo tendrás que leer Sarna con gusto, porque no te vas a arrepentir.

A los que ya hemos leído esta primera entrega de la trilogía, sólo nos cabe volver a ansiar la siguiente y esperar con todas nuestras ganas que no tarde demasiado.

No César, no puedes dejarnos en este sin vivir mucho tiempo



Hemos leído del autor
FICHA DEL LIBRO
FRAGMENTO