Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta narrativa contemporánea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta narrativa contemporánea. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de octubre de 2017

TODOS LOS DÍAS SON NUESTROS - CATALINA AGUILAR MASTRETTA



Hay libros que llegan a tu vida de manera inesperada y aunque en un principio no hubieran sido tu lectura elegida, cuando los terminas piensas que hubiera sido una pena que no hubieran llegado a ti. 

Todos los días son nuestros es una de esas lecturas a las que no me hubiera acercado sin más, posiblemente ni se me hubiera pensado por la mente tenerla en mis manos, pero una vez terminada tengo que decir que menos mal que me dejé convencer, aunque tampoco tuvieron que poner mucho empeño en ello.

LA AUTORA

Catalina Aguilar Mastretta (Ciudad de México, 1984) es guionista y directora de cine. Ha escrito y dirigido las películas Las horas contigo (2104) y Todos queremos a alguien (2017), y el cortometraje Tabacotla (2008). Suyos son los guiones de la serie histórica sobre México Gritos de muerte y libertad, estrenada en 2010, y del largometraje Echo Park (2014). Todos los días son nuestros, su primera novela, ha sido alabada por la crítica mexicana por su mirada irónica, tierna y generacional.

ARGUMENTO

María y Emiliano parecían una pareja indestructible, de esas que se conocenen el instituto, nunca pierden la pasión y terminan siendo dos adorables ancianos cogidos de la mano. Por eso, cuando llegan a la treintena y una noche, al volver de la fiesta de unos amigos, María empieza una discusión, nadie hubiese imaginado que la pelea terminaría con Emiliano haciendo las maletas y volviendo a casa de sus padres.

MIS IMPRESIONES

Para que una pareja se rompa ¿Es siempre necesario la falta de amor o la infidelidad? Está claro que no.

Puede que todo aquello que perdonábamos cuando éramos más jóvenes o cuando nos encontrábamos en esa primera fase en que todo es maravilloso empiece a molestarnos, que todo aquello a lo que no dábamos importancia comience a tenerla, o simplemente que la relación empiece a desgastarse y las cosas ya no sean lo mismo.

Esto es ni más ni menos lo que les pasa a María y Emiliano, que una relación en la que todo funciona empieza a tener esas pequeñas grietas, y un nimio detalle que en otras ocasiones solo hacía resoplar, en un momento determinado provoca una pelea muy similar a otras que tuvieron lugar con anterioridad, pero que en esa ocasión hace saltar por los aires años de convivencia. Una situación en la que el uno por el otro, ambos cargados de razón, y esperando que sea el otro el primero en hacerlo, no son capaces de dar el paso necesario para arreglarlo provocando la ruptura.

Catalina Aguilar Mastretta no nos va a contar una gran historia. Todos los días son nuestros es una historia conmovedora y cotidiana, una de tantas y que le ha sucedido a tantos, es una historia cualquiera de gente común en la que no encontraremos grandes sorpresas. Y esa sencillez es precisamente la que nos emocionará y Todos los días son nuestros se haga un hueco en nosotros para quedarse allí. 

Porque si algo inunda esta novela son las emociones, esas que se te pegan a la piel y te calan de manera que te hacen sentir de la misma manera que sus personajes, con los que ríes, lloras, te emocionas y con quienes las vives como si estuvieses subido en una montaña rusa de sentimientos.

Es cómo si María fuese nuestra amiga y nos diese la mano para que vayamos junto a ella mientras nos cuenta todo lo que le ha pasado, haciéndonos partícipes de su dolor, a la vez que busca en su vida  esas cosas y esa fuerza que la ayuden a recomponerse y pueda empezar una vida sin echar constantemente de menos a quien ha compartido con ella espacios, ha sido su refugio y cuyo olor encuentra por todas partes.

Me ha gustado acompañar a María, con quien es difícil no empatizar, en este viaje y ver cómo iba analizando sus pasos, cómo iba evolucionando y también cómo nos contaba lo que había cambiado Emiliano desde que sus caminos se separaron. Porque al final aquella ruptura supuso un crecimiento para los dos.

Aunque es María quien tiene más protagonismo en la novela, Catalina Aguilar Mastretta ha trazado con mucho cuidado una galería de personajes que van acompañarla por estas páginas y que sin duda van a enamorarnos, porque rápidamente nos dará la sensación de que, al igual que María, también nosotros los conocemos hace tiempo.

Catalina Aguilar Mastretta con su fresca y particular manera de contar, llena de ternura, humor e ironía, da también cabida en Todos los días son nuestros a otros aspectos de la vida: la familia, la fuerza de la amistad, el trabajo, el conformismo, el feminismo, la independencia, la separación, la muerte, las relaciones familiares, el miedo a estar solo, las diferencias de ideología y sociales, entre otras cosas de las que también está plagada nuestra vida.

Todos los días son nuestros es una novela que ha ido poco a poco envolviéndome, que me ha ido gustando cada vez más, me ha ido cautivando poco a poco a lo largo de sus capítulos hasta llegar a los últimos que, para mí, conforman lo mejor del libro, con un final que no podía ser más certero.


FRAGMENTO


 

miércoles, 25 de octubre de 2017

BASTA CON VIVIR - CARMEN AMORAGA


Dependiendo de donde vengan las recomendaciones sabes si las vas a seguir o no, y en este caso antes de que saliera la nueva novela de Carmen Amoraga una de esas fuentes ya nos había dicho que era una de esas novelas que hay que leer, que no te puedes perder. Y, como era de esperar, acertó. Hoy os traemos Basta con vivir.

LA AUTORA 

Carmen Amoraga (Picanya, Valencia, 1969) es licenciada en Ciencias de la Información y ha trabajado para radio y televisión. Ha sido columnista en diversos medios como Levante-EMV, Cadena Ser, Cartelera Turia, Mujer hoy o Harper's Bazaar España. Ha sido asesora en relaciones con los medios de comunicación de la Universitat de València y actualmente es Directora General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana. Es autora de Para que nada se pierda (1997, II Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla), La larga noche (2003, Premio de la Crítica Valenciana), Algo tan parecido al amor (finalista del Premio Nadal 2007), El tiempo mientras tanto (finalista del Premio Planeta 2010), El rayo dormido (Destino, 2012) y La vida era eso (Premio Nadal 2014), entre otros.


ARGUMENTO


Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, siente como una herida la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos.

Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de los errores que la han llevado a estar donde está. Justo cuando comienza a reconciliarse con sus recuerdos, empieza a observar a una chica embarazada que toma el sol a diario en un banco de la misma plaza en la que Pepa pasea a su perro. Esa joven es Crina, que vive una tragedia ante los ojos impasibles de una sociedad que no quiere verla.

Crina llegó a España engañada por su propia pareja, que la vendió a una red de trata de blancas, y ahora esa red planea vender al bebé que espera. Pepa, inmersa en el proceso de rehabilitación de su invalidez emocional, es la única persona que puede ver más allá de lo que se ve, y decide volcarse en ayudar a esa desconocida.

MIS IMPRESIONES

En Basta con vivir nos vamos a encontrar con dos personajes principales femeninos, dos mujeres muy distintas, con vidas duras aunque muy diferentes, como diferente es la manera de enfrentarse a ella.

Por un lado, nos encontramos a Pepa, una mujer amargada que aunque intenta ayudar a los que están a su alrededor lo hace de una manera tan invisible que no contrarresta su gesto hosco, el poco cuidado que tiene con su persona y la amargura que destila, por lo que a pocos les resulta agradable tenerla cerca. Porque aunque ella sabe que es divertida e ingeniosa lo oculta bajo capas y capas para que nadie pueda verlo. Claro que su vida tampoco ha sido fácil, o por lo menos a ella le parece que su vida es "una mierda". Todo se junta, le detectan un cáncer de ovarios, su novio la deja, sus amigas se quedan embarazadas y la abandonan, muere su padre y, por si todo lo anterior fuera poco, sus hermanos dejan a su madre que sufre una gran depresión desde la muerte de su padre a su cargo aunque tenga de abandonar su trabajo, un trabajo en el que pese a las promesas que le hicieron, no logra recuperar cuando llega el momento.

Por otro lado tenemos a Crina, una joven rumana que tiene una familia normal que la quiere y la cuida, una buena vida, es estudiante de medicina y que se enamora de la persona equivocada y no duda en abandonarlo todo por él. Lo que no sabe es que nada es lo que parece y su vida se va a convertir en un auténtico infierno.

Dos historias muy reales, tan reales que duelen, y muy distintas, las cuales iremos conociendo de manera simultánea de la mano de un narrador, y que no conoceremos cual es su punto de unión hasta la parte final de la novela.

Dos mujeres que se enfrentan de una manera muy diferente a la vida, dos historias de crecimiento y superación que no nos van a dejar indiferentes, y que nos harán reflexionar mucho, porque mientras a Pepa la vida le pesa y piensa que no merece nada de lo que le pasa y siempre se compadece de ella misma siendo su peor enemiga y viendo todo lo que le sucede como si la vida se quisiera mofar de ella cuando en realidad las cosas que le han sucedido no son tan graves y pueden tener solución, Crina sí que está pasando por una de las peores cosas que le pueden suceder a un ser humano y lucha por no sentir para no volverse loca aunque necesita sentir para seguir viviendo, y se esfuerza por sobrevivir.

Unos personajes muy humanos que van evolucionando, que luchan, que intentan plantar cara a lo que les sucede, aunque las huellas que queden en su vida no puedan borrarse jamás.

Basta con vivir se se asienta en varios pilares sobre los que además nos hace reflexionar. La fantasía de la que muchas veces hace falta echar mano en la vida para seguir viviendo, para seguir avanzando, aunque luego nuestras fantasías no se cumplan, pero al final ayudan; como también ayuda la generosidad, porque a veces esa generosidad que volcamos hacia los demás y que la mayoría de las veces nos viene de vuelta, y no es más que generosidad hacia nosotros mismos; y la denuncia de esas realidades a las que damos la espalda, ante las que nos hacemos los ciegos, ante las que hay tanta hipocresía, ante las que nos cruzamos de brazos la mayoría de las veces y que son una lacra para nuestra sociedad.

El estilo de Carmen Amoraga es directo, con un punto de humor, muy realista, lleno de detalles y a la vez conciso, nos cuenta cosas que pueden estar sucediendo perfectamente en cualquier lugar en ese preciso momento, en lugares que describe de tal manera que parece que estemos pasando por esa puerta, sentándonos en esa plaza, viendo pasar ese perro, porque Basta con vivir es la vida.

Basta con vivir es una novela dura pero muy positiva, con unos personajes que se quedarán con nosotros y una historia que será difícil que nos abandone así como así.

martes, 26 de septiembre de 2017

POR ENCIMA DE LA LLUVIA - VÍCTOR DEL ÁRBOL


Hay escritores a los que los lectores sometemos a una gran presión. No hemos terminado de leer su última novela y ya estamos esperando la próxima, y Víctor del Árbol es uno de ellos. Es uno de esos escritores que, pese a reconocer que sus novelas no se pueden escribir a la velocidad que nos gustaría, siempre estamos deseando tener lo próximo en nuestras manos lo antes posible.

Ahora ha llegado el momento y ya podemos disfrutar de Por encima de la lluvia, aunque seguramente nos habría gustado que nos durara entre las manos mucho más.

EL AUTOR

Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012, cursó estudios de Historia en la Universitat de Barcelona y colaboró como locutor en Catalunya Sense Barreres (Radio Estel, Once). Es autor de las novelas El peso de los muertos (Editorial Castalia, Premio Tios de Novela 2006), El abismo de los sueños (inédita, finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008) y La tristeza del samurái (Editorial Alrevés, Prix du Polar Européen 2012), traducida a una decena de idiomas y bestseller en Francia. Sus últimas obras son Respirar por la herida (Editorial Alrevés, finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera), Un millón de gotas (Ediciones Destino, ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por el Magazine Lire) y La víspera de casi todo (Premio Nadal 2016).


ARGUMENTO

Miguel y Helena se conocen en una residencia de ancianos en Tarifa, a una edad en la que creen haberlo vivido todo ya. A Miguel le asusta volar. A Helena le da pánico el mar. Los dos tienen hijos adultos y sienten que les han relegado a un plano casi ornamental. El dramático suicidio de un compañero de la residencia les abre los ojos. No quieren pasar sus últimos días recordando y añorando tiempos supuestamente mejores. Y juntos decidirán emprender el viaje de sus vidas, en el que descubrirán que nada es definitivo mientras queden ilusiones que perseguir. 

Mientras tanto, en la lejana ciudad sueca de Mälmo, la joven Yasmina, hija de inmigrantes marroquíes y que sueña con ser cantante, vive atrapada entre el cuidado de su autoritario abuelo Abdul y el desprecio de su madre, para quien Yasmina es una vergüenza porque trabaja para un sueco de pasado turbio. Y vive un romance secreto con el subcomisario de la Policía sueca, un hombre mayor e importante. 

Estos tres personajes dibujan una historia sobre el sentido del amor y sobre lo extraordinarias que pueden llegar a ser las personas comunes.

MIS IMPRESIONES

Hay textos en los que se reconoce rápidamente al autor. Según comienzas a leerlos aunque no supieras de antemano a quien pertenecen hay algo en ellos que te evocan un nombre. Eso es lo que a me ha pasado con esta novela. Si Por encima de la lluvia hubiese caído en mis manos en una lectura a ciegas, sin dudarlo un momento me hubiese aventurado a decir quién era de su pluma.

En Por encima de la lluvia me ha gustado encontrarme a Víctor del Árbol en estado puro, aquel que descubrí en Respirar por la herida, pero mucho "más maduro" ya que no en vano han pasado los años y el tiempo ha dejado su poso.

Ya el comienzo de la novela es una declaración de intenciones, nos pega un buen golpe ahí donde más duele y nos va a dejar sin aire. Está claro, no va a ser una novela amable, va a ser dura, va a doler.

A lo largo de la novela nos vamos a enfrentar a situaciones y escenas crudas, dolorosas, en las que Víctor del Árbol no se recrea ya que no hay necesidad, ya transmiten lo suficiente por sí mismas.

Son tres los personajes que van a compartir el protagonismo en esta novela. En una de las tramas que transcurren paralelas, conoceremos a Miguel y Helena, una pareja de ancianos a los que, en apariencia, pocas van a ser las cosas que les unan pero que van a emprender un viaje que les va hacer cambiar, se darán cuenta que sólo se llega al final cuando ya no se tienen cosas por las que vivir, que mientras hay ilusión, hay vida.

La otra, correrá a cargo de Yasmina una joven hija y nieta de inmigrantes y cuya vida dista mucho de lo que a ella le gustaría.

Unas tramas principales que terminarán convergiendo, pero de las que a su vez saldrán otras que se enlazan y que conformarán la totalidad de la urdimbre de Por encima de la lluvia.

Como es habitual en la obra de Víctor del Árbol, nos vamos a encontrar con unos personajes sumamente complejos y humanos, y no sólo en lo que respecta a los protagonistas, sino a todos los que se pasean por las páginas de esta novela. Unos personajes todos ellos necesarios para el desarrollo de la novela que cargan pesadas mochilas, algunos de ellos desde su infancia, que arrastran sus miedos, sus culpas, heridas imborrables, recuerdos, en definitiva, sus vidas.

Por encima de la lluvia nos llevará a distintas reflexiones sobre muchos temas que forman parte de nuestras vidas,  el amor, el maltrato, el abuso, la inmigración, la xenofobia, el desamor, la vejez, la enfermedad, la vida, la muerte.

La vida, ese camino que recorremos desde que nacemos hasta la muerte, y la vejez, ese tiempo que ya se nos antoja de descuento según vemos que nuestros días están más cerca del final. Una vejez que en algunos casos viene acompañada por enfermedades y en el caso de Miguel por una de las más crueles: el Alzheimer.

También en Por encima de la lluvia, Víctor del Árbol nos trae un episodio histórico, en este caso un episodio traumático para los españoles, y lo hace llevándonos de la mano, por una parte, del padre de Helena que había sido capitán del Tabor de Regulares en Marruecos y, por otra, de Miguel, cuyo padre estuvo entre los repesaliados republicanos que trabajaron en las obras del Valle de los Caídos.

En este sentido no quiero dejar de mencionar la conversación que Miguel tiene con el monje, una conversación que creo que debe ser leída con calma y meditar sobre ella.

Por encima de la lluvia está narrada en tercera persona, en capítulos que se van centrando en cada uno de los personajes, dándonos de esta forma un mayor conocimiento de los mismos y lo que mueve sus actos en una historia llena de emociones que sin duda nos conmoverá de una manera en que muy pocos escritores son capaces de hacerlo.


FRAGMENTO


   

viernes, 10 de febrero de 2017

MEDIA VIDA - Care Santos


Como todos los años esa noche del Día de Reyes seguimos el resultado de los Premios Nadal, unos premios que, dejando de lado cualquier polémica sobre premios literarios, nos ha brindado muy buenos títulos. No hay que ir muy atrás en el tiempo para tener un buen ejemplo, ya que es suficiente con remontarse al anterior La víspera de casi todo de Víctor del Árbol para tener una buena muestra. 

El resultado nos llenó de alegría, había resultado ganadora Care Santos, una autora que ya habíamos leído y nos había gustado mucho. Así que comenzamos a descontar los días para la publicación de este título.

LA AUTORA


Care Santos (Mataró, 1970) es escritora y crítica literaria. Es autora de diez novelas, entrelas que destacan Habitaciones cerradas (2011) –recientemente adaptada a la televisión–, El aire que respiras (2013), Deseo de chocolate (2014, premio Ramon Llull) y Diamante azul (2015). 

Su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas, incluyendo el inglés, el alemán, el francés, el sueco, el italiano y el holandés. Es crítica literaria del suplemento El Cultural del diario El Mundo, colaboradora de varios medios de comunicación, como Mujer Hoy o El Periódico, y codirectora de la plataforma La tormenta en un vaso.



ARGUMENTO

En pleno verano del año 1950 cinco chicas adolescentes internas en un colegio de monjas juegan juntas por última vez a «Acción o Verdad» o, como ellas lo llaman, el juego de las prendas. Dos de ellas, las gemelas Viñó, están a punto de empezar una nueva vida, llena de interrogantes, lejos de allí. La ocasión es especial y lo saben, pero ninguna espera que esa noche se convierta en un punto de inflexión para alguien más y que sin siquiera imaginarlo acabe marcando su camino para siempre. A través de las vidas de cinco amigas a lo largo de treinta años, Care Santos retrata a una generación de mujeres que tuvieron que construir sus destinos en un momento en que la hipocresía de aquellos que querían mantener las formas a cualquier precio se enfrentó a nuevas miradas sobre la amistad, el amor y la libertad.

MIS IMPRESIONES 

Corre el año 1950. Sólo 5 niñas quedan esos días de verano en el internado de monjas. Como otras noches, dentro de una tienda de campaña hecha con sábanas y a la luz de las velas, esperan a Julia para comenzar jugar a "Acción o Verdad", su particular versión del juego de las prendas. Esa noche la prueba para recuperar la prenda implicará cierto riesgo.

Tras dejar cada una su prenda y comenzar el juego, una tras otra intentan alcanzar el objetivo marcado que les haga recuperar ese objeto tan importante para cada una de ellas. El último turno será para Julia. Algo se torcerá. Tras los gritos, las voces y los llantos, Julia no vuelve, nada más sabrán de ella. En ese momento sus destinos quedarán marcados.

Tras un inicio tan tremendo y sobrecogedor como el que nos ofrece Care Santos, en el que un inocente juego (o quizás algo tenía que sólo lo hacía que lo pareciera) se convierte en algo no esperado, con el que ya habrá logrado captar toda nuestra atención, la autora nos traslada a 1981, al día en que se celebra una de esas bodas que levanta una inmensa expectación. Se casaban Carlos y Diana de Gales.

Pero también ese día es el cumpleaños de dos de las niñas que participaron en aquel juego que acabó de forma tan abrupta y del que también se cumplen 31 años. Una fecha en la que se separaron y desde la que algunas de ellas perdieron totalmente el contacto. Y que mejor que una cena para reencontrarse, para ponerse al día de sus vidas, quizás para saber que pasó realmente aquella noche, limpiar el fondo de los cajones (como dice una de ellas) y puede ser que hasta  pedir perdón y/o perdonarse. Una reunión que las servirá para desnudarse y para hacerse una serie de preguntas a las que se llega cuando se alcanza cierta edad.

En Media vida, Care Santos aprovecha para presentarnos, a través de las vidas de estas cinco mujeres que han transcurrido de maneras muy diferente, el retrato social de la vida de las mujeres en España durante la Dictadura y la Transición. Porque las verdaderas protagonistas de esta novela coral son las mujeres, ocupando los hombres un plano totalmente secundario.

Sólo desde la perspectiva que nos dan los años sobre lo que hemos vivido y oído contar, nos damos verdaderamente cuenta de lo que ha cambiado la vida de las mujeres en general y sobre todo en España. Nos puede parecer que fue en tiempos muy lejanos o fruto de la imaginación, pero no hace ni siquiera un siglo, cuando en un internado hacían ducharse a las niñas con camisón, o les hacían vendarse el pecho, cuando sólo unos años más tarde en las playas de nuestro país podíamos ver a mujeres en bikini, topless o en algunos casos haciendo nudismo; o que hace poco más de medio siglo, y según en que carreras universitarias, la mujer no sólo era vista como un bicho raro en algunas carreras universitarias sino que además era tratada con displicencia.

Con esta novela Care Santos hace un homenaje a las mujeres de una generación que se tuvieron que enfrentar a una sociedad en la que hubo muchos cambios, que tuvieron que adaptarse a ellos de la mejor manera que supieron, que tuvieron que hacer un gran recorrido desde la educación que habían recibido a una sociedad que en nada se parecía a lo aprendido, una época que no fue nada fácil, en la que aun habiendo conseguido algunos logros todavía había que luchar contra la hipocresía de quienes se parapetaban en las viejas formas.

Care Santos ha creado unos personajes que te llegan al alma, cinco mujeres muy diferentes en sus formas, en sus anhelos, en sus vidas; cinco mujeres llenas de matices, que se enfrentan a la vida de manera diferente, pero que descubren que pese al tiempo transcurrido, su forma de vida y a que en principio pueden parecer tan diferentes, al final es mucho lo que las une, que se intentan mirar hacia delante, y se dan cuenta del verdadero valor de la amistad y del significado del perdón.

Media Vida es una historia poderosa, muy bien contada, con una narración con un ritmo ágil, tensión sostenida, con abundantes diálogos (no sería difícil convertirla en una obra de teatro, como la propia autora ha señalado),  con un lenguaje sencillo y cuidado, en la que también encontraremos humor y algo de ironía.

Como gran aficionada a la radio que desde siempre ha formado parte de mis días, no quiero terminar esta reseña sin hacer mención a los guiños que le hace la autora: el programa de radio que hace Marta, la entrevista que Luis de Olmo realiza a Julia, o la música que suena en la radio de la cocina del restaurante mientras cenan las cinco amigas, muy traída al hilo de los momentos que viven.

Si habéis llegado hasta aquí os habréis dado cuenta que he disfrutado y me ha gustado mucho esta novela y que sin ningún género de dudas os la recomiendo.