Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta ficción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ficción. Mostrar todas las entradas

jueves, 8 de septiembre de 2016

LA MEJOR DE LAS VIDAS - David de Juan Marcos





Que no hace falta mucho para que los blogueros nos enredemos es un hecho. No hay más que ver lo fácil que es liarnos para organizar un sorteo, una lectura conjunta o una simultánea (entre otras cosas). Por eso cuando Lidia (juntandomasletras) se puso en contacto con algunos blogs, entre ellos el nuestro, no tuvo que insistir mucho y nos faltó tiempo para aceptar su propuesta.

EL AUTOR
David de Juan Marcos (Salamanca, 1980) comenzó escribiendo relatos, género en el que ha obtenido varios premios y reconocimientos.

Su primera novela, El baile de las lagartijas (2011), le sirvió para recibir la beca de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores y fue galardonada con el XXVII Premio Internacional de Novela Ciudad de Valencia Vicente Blasco Ibáñez, convirtiéndose pronto en un éxito de público y crítica.

La mejor de las vidas es si esperada segunda novela.


ARGUMENTO

La verdad es que no tengo mucho que contarte. Llegaste tarde. Paseabas con tu bicicleta holandesa a un lado. Tus tacones golpeaban el suelo como gorriones suicidándose contra la ventana. Me sonreíste con media boca. No lo olvidaré. En tu boca lo imposible tenía razones para existir. Agachaste con cierto rubor la cabeza. Tuve el preámbulo de una lucidez: ya no estaba solo en aquella tierra extraña.

Nico se ha ido a estudiar a Cambridge para escapar de una dolorosa situación familiar. Allí conoce a Pierre, un parisino admirable miembro del equipo de remo de la universidad, y a Ella, una danesa inquietante y hermosa que custodia un secreto que cambiará la vida de los tres.

En un recorrido emocional por Roma, Ámsterdam, París y el continente africano, se revelarán las cargas y grilletes afectivos que arrastran Nico, Pierre y Ella. Un peso que sin embargo no les impide encontrar aliento e ilusión para ser fieles a sí mismos. A través de una sola voz y de un solo oyente, el lector se convertirá en espía de las bondades y miserias de estos jóvenes que soñaban con cambiar el mundo.


MIS IMPRESIONES

Hay novelas que se ganan al lector con las historias que cuentan; otras porque el autor sabe colocar con maestría unos giros que te dejan con la boca abierta y también las hay en que lo consiguen con un ritmo trepidante; en otras los personajes te llegan al alma y son de esos que no podrás olvidar, y otras, como la que tenemos entre manos, que están tan magníficamente escritas que es una delicia pasearse por sus páginas, disfrutar de su lectura, son novelas en las que lo verdaderamente importante es la palabra, y en las que para mi, es la verdadera protagonista

Una novela en la que encontraremos infinidad de frases en las que detenernos, que subrayar, que recordar y después reflexionar sobre ellas.

En La mejor de las vidas nos encontramos a Nico un joven con una gran carga a sus espaldas, y que en primera persona nos contará como intenta poner tierra por medio para huir e intentar vivir, yéndose a estudiar a Cambridge y alejándose así de su familia y la desdicha que pesa sobre ella, y de una situación que cada vez se le hace más angustiosa.
Su hermano desapareció hace ya unos años, pero sus padres (sobre todo su madre) no sólo no han sabido sobreponerse a este hecho, sino que además cada vez se han alejado más de él, y ha influido de manera terrible en sus relaciones familiares. Todo esto unido a la tristeza que siente por la pérdida de su hermano, se agrava por la falta de cariño que encuentra por parte de sus padres y le han llevado a alejarse de ellos no sólo anímica sino físicamente. Sólo su abuelo Martín es capaz de aliviar, en parte, estos sentimientos.

Y es que el abuelo Martín callado y sabio, constituye el único refugio de Nico. Me ha encantado el personaje del abuelo, esa persona que no se inmiscuye en las relaciones familiares, ni en las de la pareja ni en las que tienen con su hijo, pero que está ahí para ofrecer a Nico todo su cariño y apoyo, suponiendo para éste un punto de anclaje.

En Cambidge Nico se hace amigo de Pierre y se enamora de Ella (no sabremos en ningún momento su nombre) dos personajes que pese a no haber carecido de nada material en su vida también tienen otras carencias, ya que sus vidas acarrean frustraciones, tragedias, secretos, fracasos, ...

Con ellos trabará una relación en la que habrá distintas etapas como distintos son los escenarios donde se desarrolla la novela. Un viaje tanto físico como interior que realizarán los tres jóvenes y en el que seremos testigos de los cambios que sufren, como si el autor hubiese buscado un paralelismo entre ellos.

La mejor de las vidas es una novela con un tono intimista que nos llevará a conocer lo más profundo y personal de sus personajes, su forma de pensar, de sentir, de actuar y los motivos que les llevan a tomar sus decisiones, sus caminos.

Esta novela nos hará reflexionar a través de sus personajes y plantearnos múltiples temas como la forma en que los hijos ven a sus padres, el momento en que asumen que sólo son personas y no esa imagen idealizada de que todo lo pueden que algunos momentos todos hemos tenido (uno de mis momentos preferidos de la novela es el encuentro con su padre y la conversación que mantienen); los sueños que los padres ponen en los hijos influyendo en ellos y su futuro, algo que a la larga puede resultar perjudicial; la maternidad; el derecho a decidir y a equivocarse; la falta de cariño; el amor incondicional; la lealtad; la amistad; los celos; las malas relaciones en la familia; la falta de comunicación; la mentira; lo que se oculta; lo que no se dice; la muerte y tantas y tantas cosas más que van surgiendo a lo largo de la lectura.

También encontraremos en la novela referencias a libros y películas que son imagen de lo que se nos narra en ese momento de la novela: El Gran Gatsby, París era una fiesta, Qué bello es vivir, Carros de fuego, La doce vita y algunas más.

De todo lo escrito hasta el momento podréis apreciar que hay elementos suficientes para decidirse por esta lectura, hasta nos encontraremos con alguna sorpresa según avancemos en ella, pero que, sin embargo, ha sido una lectura con la que no he terminado de disfrutar, algo en lo que no estoy exenta de culpa ya que no era el momento apropiado para ella. El cansancio después de todo un año de trabajo puede hacer estragos en una novela como esta en la que se requiere estar fresco, atención y una lectura pausada para disfrutarla poco a poco y como merece.

Como quizás hayáis visto, estos días se están publicando distintas reseñas sobre esta novela debido a que hemos realizado una lectura conjunta, así que os animo a que las leáis y así os podáis hacer una idea mucho más amplia que la aquí expuesta.


FICHA DEL LIBRO 

miércoles, 20 de julio de 2016

DONDE LOS ESCORPIONES - Lorenzo Silva


No hay nada mejor para comenzar una nueva lectura cuando tienes tantas pendientes, que tener el libro en tu poder y que te inviten a una presentación con el autor, ya que entonces sientes la necesidad de llevar algo visto para poder tener una mejor visión de la novela y, llegado el caso, si te surge alguna cuestión poder hacérsela llegar al escritor.

Por eso cuando nos invitaron a un encuentro en plena Feria del Libro, en la Biblioteca Eugenio Trías, no sólo teníamos claro que íbamos a asistir, sino que además esta novela adelantó a otras muchas que estaban esperando su oportunidad.

EL AUTOR

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces, Música para feos y la Trilogía de Getafe. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012) y Los cuerpos extraños.

ARGUMENTO

Madrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán.

Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país.

¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal.

La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado. Sus pesquisas, bajo el tórrido y polvoriento verano afgano, les llevarán a conocer a peculiares personajes y a adentrarse en la biografía del muerto, un veterano de misiones bélicas en el exterior que guarda más de un cadáver en el armario, para llegar a un desenlace inesperado y desconcertante.

MIS IMPRESIONES

Hace ya tiempo leí El lejano país de los estanques, la primera entrega de la de la saga protagonizada por Bevilacqua y Chamorro, con la intención de ir dando poco a poco cuenta de las siguientes entregas que ya tenía en mi poder pero, como suele suceder, se han ido cruzando otras lecturas y esas novelas siguen esperando su oportunidad.

Por eso cuando nos invitaron al encuentro/presentación de Dónde los escorpiones, hicimos saltar por los aires la idea de seguir la saga en orden y nos decidimos por su lectura. Ya tendremos tiempo de volver sobre las anteriores. 

Sabemos que nos habremos perdido muchas cosas en cuanto a la evolución de sus personajes principales, pero como las tramas de todas las novelas son independientes, no haber leído las anteriores no nos impedido lo más mínimo disfrutar de esta lectura.

Ya desde el primer momento Lorenzo Silva nos presenta una novela con imágenes de esas que te agarran por dentro, de las que te remueven, de las que no te dejan indiferente, mientras lees en esas primeras páginas de la novela en las que tiene lugar una operación policial en una zona marginal, conflictiva y tristemente conocida por las drogas, de Madrid. Unas imágenes que por si solas pueden parecer normales pero que son tremendas debido a lo que las rodea.

Pero esto no es más que el comienzo porque muy pronto Vila va a recibir una llamada en la que se le ordena ocuparse de la investigación de la muerte de un militar español que se hallaba en una misión internacional en la base de Herat, en Afganistán.

Está claro que la investigación no va a resultar nada fácil. La singularidad de la zona, los distintos estamentos y protocolos que en la base pudieran existir, y las relaciones entre los distintos países que conforman la misión, entre otras cosas, hacen vislumbrar, desde el principio, todos los obstáculos que tendrán que salvar en una investigación policial que se presume complicada por el ambiente en el que va a desarrollarse. Una investigación a la altura de un Guardia Civil veterano, curtido y baqueteado en mil y una ocasiones como es Bevilacqua que contará con la inestimable ayuda de Chamorro.

Lorenzo Silva vuelve a utilizar la trama de una novela de la serie Bevilacqua para hacer un retrato de la España contemporánea, en este caso la misión de un destacamento militar español en Afganistán, pero todo ello desde el punto de vista de alguien que va allí para hacer una investigación de asesinato y se convierte en observador "de lujo" de cómo es el día a día de lo que allí está sucediendo.

Donde los Escorpiones es una novela donde el escenario tiene gran importancia y aporta mucho a la historia que el escritor nos está contando por la singularidad del mismo, donde todo lo que rodea la historia tiene gran trascendencia para la investigación y para quienes, de una manera u otra, forman parte de ella: el paisaje desolador donde está localizada la base, el calor insoportable, la manera de ir vestidos, el polvo que se mastica, el ambiente hostil que los rodea, los distintos idiomas que en la misión se hablan, etc., conformando un fiel reflejo de lo que, y como, se vive en un lugar como aquel.

Lorenzo Silva utiliza una prosa sencilla, cuidada, con un ritmo sosegado, manejando la intriga con maestría, y unos personajes con ricos perfiles psicológicos y muy bien trazados, en una trama bien urdida en la que tensión no decae y en la que "aprovechándose" del punzante sentido del humor de Bevilacqua analiza y critica la situación de la sociedad y el país, y nos incitará a la reflexión.



miércoles, 1 de junio de 2016

SOBRE GRACE - Anthoy Doerr



Ver Anthony Doerr en el catálogo de Suma de Letras hizo que se encendieran todas mis alarmas. Lo que no he sabido hasta después de empezar a leerlo es que esta novela era anterior a la que primero se publicó en España La luz que no puedes ver y que tanto me gustó. Quizás esto explique muchas cosas.

EL AUTOR

Anthony Doerr es autor de los libros de relatos Memory Wall y The Shell Collector, las memoriasFour Seasons in Rome y las novelas Sobre Grace (Suma de Letras, 2016) y La luz que no puedes ver (Suma de Letras, 2015). Esta última ha sido finalista del National Book Award y ganadora del Premio Pulitzer de Ficción 2015, y se ha convertido en un bestseller en todo el mundo, consiguiendo extraordinarias críticas. Las obras de Doerr han logrado numerosos premios más, entre ellos cuatro O. Henry Prizes, el Barnes & Noble Discover Prize, el Rome Prize, el New York Public Library's Young Lions Award, el National Magazine Award for Fiction, tres Pushcart Prizes, dos Pacific Northwest Book Awards, tres Ohioana Book Awards, el 2010 Story Prize, considerado el más prestigioso premio de Estados Unidos para un libro de relatos, y el Sunday Times EFG Short Story Award, el mayor premio del mundo concedido a un único relato. En 2007, la revista literaria británica Granta incluyó a Doerr en su lista de «Los 21 mejores novelistas estadounidenses». Vive en Boise, Idaho, con su mujer y sus dos hijos.

ARGUMENTO

Desde su niñez en Alaska, David Winkler ha vivido obsesionado por la nieve. Además, David tiene un don: a veces puede ver cosas antes de que ocurran. Sus premoniciones le permiten saber que un vecino será atropellado por el autobús o que se enamorará de una mujer en un supermercado. Pero cuando David sueña que su hija se va a ahogar en una inundación sin que él pueda salvarla, toda su vida se desmorona. Huir de su familia, de su casa y de su propio futuro parece el único modo de negar el sueño que lo atormenta.

Solo, sin medios y sin saber si su hija ha sobrevivido o si su mujer ha conseguido perdonarlo, David tendrá que comenzar una nueva vida. Hasta el día en que deba enfrentarse a la decisión de buscar a las personas que dejó atrás.

MIS IMPRESIONES

Después de el buen sabor de boca que me dejó La luz que no puedes ver no dudé un momento en leer esta novela, y su lectura no ha resultado lo que yo pensaba.

En Sobre Grace nos vamos a encontrar a David Winkler un hombre que desde su infancia tiene, en ocasiones, sueños premonitorios que van acompañados de episodios de sonambulismo, y que siempre se cumplen, acabando la mayoría de las veces con una muerte de alguien.

Aunque no todos sus sueños premonitorios acaban mal (también soñó cómo conoce a Sandy de la que se enamorará y con la que tendrá una hija), éstos terminan por hacer de David una persona extraña. 

Estos sueños y que los mismos se hagan realidad, marcan la vida de David, y según veremos acarrearán en él un sentido de culpa con el que no le es fácil cargar, tomando decisiones que posiblemente nos parezcan carentes de lógica, además de dejarse llevar por la situación, algo que en más de una ocasión no llegaremos a entender ni compartir.

Quizás la más importante de sus decisiones la tome cuando una noche sueña que su hija morirá ahogada y él será incapaz de salvarla, y ante ésto no se le ocurre una opción mejor que marcharse lejos de su familia para ver si de esta forma puede alterar el destino. Una reacción que muchos de nosotros en principio, hubiésemos  podido comprender y compartir. Lo que ya no es tan entendible es de la forma que lo hace, sin dejar una nota, sin decir que es lo que pasa y lo más importante sin dar señales de vida durante más de 25 años.

Pero no es David Winkler el único personaje de la novela que me ha desconcertado. Lo cierto es que no solo no he logrado empatizar con ellos, sino que no he sido capaz de sentir cierta cercanía, de que me inspiraran algo. Han sido unos personajes que me han dejado totalmente fría, cosa que no sucedió con los de su otra novela La luz que no puedes ver, y que tanto he añorado.

Y es que en Sobre Grace, desde las primeras páginas me he sentido pérdida, desubicada. No he logrado entender lo que el autor quería contarnos ni cómo quería hacerlo. Tampoco he logrado entender, como ya he dicho, a sus personajes. Ni a David, ni a Sandy, ni a otros que han ido apareciendo a lo largo de la novela.

Una novela cuya lectura me ha desilusionado sobremanera y no quiero decir que haya sido una novela mala o que estuviera mal escrita o mal documentada, que no es el caso. Simplemente creo que esta lectura no era para mi. A veces sucede.

Y no dejo de pensar que puede haber sido culpa mía sobre todo después de haber leído comentarios de esta novela en los que se decían cosas como: «Anthony Doerr ha escrito una historia hermosa y cautivadora. Una novela que logra ser inteligente sin ser pretenciosa, que se deleita con el simbolismo sin ser pesada en absoluto y que anima sin ser sentimental.», o algunas reseñas de otros lectores y blogs.

Lo que sí he encontrado en Sobre Grace es la bella prosa que me enamoró en La luz que no puedes ver, esa forma de escribir.

También hay que destacar las espléndidas descripciones que hace cuando habla de los cristales de nieve, de los paisajes o esos retazos del informe sobre los camarones que encontramos en el tercer libro, o cuando habla de los insectos; todas ellas detalladas, bellas e instructivas, y que se nota el autor ha disfrutado escribiendo aunque en algún caso, hubiese deseado más brevedad, pero he de reconocer que estos extremos no han sido bastante para conseguir que esta novela captase toda mi atención.

Quiero remarcar que todo lo expresado anteriormente no son más que mis impresiones y como os he dicho quizás sean fruto de que esta novela no va dirigida a mí, y como tal debéis tomarlo, por lo que os aconsejo que busquéis otras opiniones de personas que han disfrutado con esta lectura antes de dejaros influenciar por mi impresión.

Hemos leído del autor




FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO

viernes, 6 de mayo de 2016

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA - Eva García Sáenz de Urturi

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

Eva García Saénz de Urturi

Pasaje a Tahití me dejó muy buen sabor de boca, por eso estaba deseando encontrarme de nuevo con las letras de Eva García Saénz de Urturi, tanto que en cuanto vi en el boletín de novedades de Planeta que publicaba nueva novela estuve pendiente de la fecha para poder tener en mis manos un ejemplar de la misma.

LA AUTORA

Eva García Sáenz de Urturi (Vitoria, 1972) vive en Alicante desde los quince años. Diplomada en Óptica y Optometría, durante una década ocupó diversos puestos de dirección en el sector óptico y posteriormente desarrolló su carrera profesional ocupando una plaza de titular en la Universidad de Alicante. En 2012 irrumpe en el mundo de la literatura con su novela La saga de los longevos, un fenómeno de ventas y crítica que ha sido traducido al inglés y publicado con gran éxito en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. 

En la actualidad prepara su próxima novela, además de impartir cursos y ponencias de márketing, motivación y literatura.




ARGUMENTO DE EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.

El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?

Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

MIS IMPRESIONES

En El silencio de la ciudad blanca Eva García Saénz de Urturi toma una nueva senda y nos sumerge en una trama que nada tiene que ver con sus anteriores novelas. Una historia que si le pusiésemos etiquetas podríamos encuadrar dentro de la novela negra, policíaca y de misterio, con alguna pincelada de histórica.

Eva García Sáenz de Urturi nos sitúa en Álava, en el el verano de 2016, donde tienen lugar unos crímenes con unas características idénticas a otros que sucedieron 20 años atrás y que tuvieron atemorizada a la población. Tasio Ortiz de Zárate fue juzgado y declarado culpable de aquellos crímenes y se encuentra todavía en prisión, razón por la cual él no ha podido ser el autor material de los crímenes de la actualidad. 

¿Habrá sido Tasio condenado equivocadamente? ¿Estará siendo el autor intelectual de los asesinatos que ahora están teniendo lugar? ¿Habrá alguien queriendo "colocarle los muertos" como él asegura?. Estas y otras preguntas nos asaltarán durante la lectura de El silencio de la ciudad blanca.

Unai López de Ayala conocido en su cuadrilla como Kraken, apodo que a raíz de los nuevos crímenes aparecerá en constantes mensajes en las redes sociales, es experto en perfiles criminales y recuerda muy bien los asesinatos que sucedieron años atrás durante su juventud y la alarma de sembraron en la población. Está encargado de la investigación y obsesionado en prevenir los crímenes que estén por llegar, porque está seguro de que habrá más Además, Tasio, empeñado en demostrar su inocencia, involucra al inspector de manera personal en el caso.

De su mano nos vamos a pasear por varios enclaves de Álava y por las calles de Vitoria, que van a ser escenario de los macabros asesinatos que por sus características no cabe duda que son obra de un asesino en serie además de tener rasgos de crímenes rituales.

Álava en general, con lugares como San Vicentejo, Ochate o el Parque Natural del Gorbea, y Vitoria, en particular, van a tener tanta importancia en la novela que resultan ser un personaje más de la misma.

Vamos a participar de sus tradiciones, sus creencias y sus fiestas como el día del Blusa, la bajada del Celedón, o la Procesión de los Faroles y transitar y detenernos en la Plaza de la Burullería, la Catedral de Santa María, la Muralla Medieval, el paseo de la Senda, el Anillo Verde, la Casa del Cordón, la Plaza de la Virgen Blanca, etc.
Y es que nos hallamos ante una novela de personajes ya que nos vamos a encontrar con unos personajes muy bien caracterizados y de gran intensidad, con una entidad tal que resultan protagonistas indiscutibles de sus propias historias (que independientemente podrían dar para mucho más), aunque éstas estén encuadradas dentro del todo de la novela cuyo protagonista principal es Unai que además es quien nos relata en primera persona los sucesos que acontecen durante el verano de 2016. Y es que no hay más que pensar en Germán López de Ayala, Martina, Estibaliz Ruiz de Gauna, Alba Díaz de Salvatierra, la Eneko Ruiz de Gauna; Tasio y su gemelo Ignacio; Felisa; Blanca Díaz de Antoñana; su marido, Javier Ortiz de Zárate, o Alvaro Urbina entre otros.

En El silencio de la ciudad blanca nos vamos a encontrar con dos líneas argumentales entre las que la narración va saltando. Una de ellas, la que tiene más extensión, trascurre en el presente, y en la que será Unai en primera persona quien nos relate los hechos y por lo tanto los vamos a ver desde su perspectiva, compartiendo y conociendo todo el peso que lleva por acontecimientos del pasado, su obsesión por resolver el caso, su frustración, su desesperación al ver que no avanza, etc.; y otra en el pasado en la que un narrador omnisciente será el que nos cuente una historia que, aunque en un principio no le veamos mucha conexión con la trama actual, está muy ligada a ella, como no podría ser de otra forma.

Con un comienzo impactante la novela va creciendo en tensión, y la escritora crea un entramado sólido que se va enmarañando y que nos mantendrá continuamente descolocados con respecto a su resolución porque cada vez que creemos, junto con Unai, hallar una luz, las teorías se desmoronarán una y otra vez pareciendo que es casi imposible solucionar el caso, encontrar al culpable y lograr de éste modo que parar los crímenes.

Está claro que la autora conoce la ciudad, pero sin una amplia labor de documentación, no sólo de los lugares escenario de esta novela de los que sin ella no nos podría dar tantos y tantos detalles de los lugares y rincones descritos, de sus calles, de los edificios emblemáticos, etc., sino también de las leyendas, las tradiciones, y de todo lo que tiene que ver con la investigación criminal y la importancia que tienen los expertos en perfiles psicológicos en ella.

La narración de Eva García Saénz de Urturi puede que no sea de las que te deja sin aliento, pero sí de las que no puedes soltar, de las que te atrapan desde el comienzo. Una narración en la que necesitas avanzar porque te encuentras muchas veces tan perdido en los acontecimientos y quieres conocer por donde te está llevando la escritora y cual va a ser el camino que van a tomar sus protagonistas para que todo se solucione y, además, necesitas que todo se solucione completamente, de manera lógica, que no se saque ases de la manga ni se la quiera jugar al lector, algo que consigue con gran habilidad logrando un magnifico final.




FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO




martes, 19 de abril de 2016

SARNA CON GUSTO (Refranes, canciones y rastros de sangre I) - César Pérez Gellida

SARNA CON GUSTO

César Pérez Gellida

Hace más de un año, en un encuentro que tuvimos con César Pérez Gellida con motivo de la publicación de Khïmera, ya nos anunció que ya había una nueva novela con el inspector Ramiro Sancho y que ya estaba entregada en la editorial, poco más nos dijo. Hasta en alguno de los ejemplares de la nueva novela ya se introdujo publicidad en la que ya podíamos conocer algún dato más. 

Que la espera se nos iba a hacer larga ya lo sabíamos, pero ha merecido la pena.

EL AUTOR 

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en geografía e historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César Pérez Gellida irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO DE SARNA CON GUSTO

Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar las riendas de su vida anterior. Nada más lejos de la realidad.

Una adolescente ha desaparecido en el marco de las ferias patronales de la ciudad. Se trata de la hija de un importante empresario y las primeras pesquisas apuntan a que podría tratarse de un secuestro.


MIS IMPRESIONES 

Cuando terminé Sarna con gusto me propuse intentar enseguida plasmar mi opinión y así poder transmitir con toda su intensidad las impresiones que me había producido, pero cuando quise hacerlo me di cuenta que era imposible. Tenía que dejar reposar todas esas sensaciones que todavía sentía en carne viva, ya que un día después de haber acabado su lectura todavía estaba rondando por mi cabeza, se resistía a abandonarme (¿o quizás era yo quien se negaba?), y en especial el escenario del desenlace y todo lo que en él transcurría. No me lo podía sacar de encima.

Que con «Versos, canciones y trocitos de carne» César Pérez Gellida nos había dejado con ganas de más aventuras de Ramiro Sancho es decir poco. Todos los que habíamos leído su trilogía teníamos ganas de volver a encontrarnos con este inspector pelirrojo que tan buenos ratos de lectura nos había propiciado. El listón había quedado muy alto pero no nos cabía duda de que César no dejaría de sorprendernos. Sí, no os dejo más tiempo con la intriga, se ha vuelto a superar.

En la primera entrega de la nueva trilogía, Refranes, canciones y restos de sangre (¡¡que buen nombre para lo que presentimos nos espera!!) Ramiro Sancho se reincorpora a su puesto tras la sanción impuesta, pero su vuelta no va a ser precisamente un camino de rosas, ese mismo día se tendrá que enfrentar al secuestro de la hija de un concejal del Ayuntamiento y nieta de un importante empresario de la zona.

Un secuestro que el escritor nos va a mostrar desde todas las diferentes perspectivas: la del secuestrador, la de la víctima, la de la familia, y la investigación y asistencia policial a la familia para intentar poner fin al secuestro con los mejores resultados, si es posible.

Vamos a estar inmersos en un secuestro desde todos los planos y vamos a poder sentir el miedo y la rabia de la víctima, y cómo su mente trata de poner en marcha mecanismos para evadirse en la medida de lo posible, de la situación en la que está; la incertidumbre por la que pasa la familia, la ansiedad y todos los esfuerzos que realiza para lograr que su hija vuelva a casa; y, por la parte policial, cómo se lleva a cabo todo el proceso de negociación e investigación.

Pero además del secuestro que en esta entrega queda totalmente concluido, César va a iniciar una trama secundaria que nos pondrá los pelos de punta en más de una ocasión. Eso sí, no va a hacer falta que se extienda mucho para que nos imaginemos lo que no dice y para que vaticinemos el hilo iniciado aquí de las siguientes entregas: la tensión, la crudeza, el dolor, y el "disfrute", en lo que a los lectores respecta, van a estar asegurados.

Está claro que no se puede escribir una novela como ésta sin un gran trabajo de investigación, pero no es menos cierto que tampoco es fácil un resultado tan sumamente bueno sin una mente como la de César Pérez Gellida capaz de crear una trama como la que vamos a poder disfrutar en esta novela.

Desde un ángulo distinto al de su anterior trilogía, el escritor nos vuelve a mostrar la maldad, lo peor que cabe en el ser humano, su lado más oscuro y perverso, más cruel y en esta novela lo vamos a encontrar sin filtros, sin miramientos, con toda su crudeza, brutalidad y dolor.

En Sarna con Gusto además de con Ramiro Sancho nos vamos a reencontrar con viejos conocidos de otras entregas. A todos los que hemos leído la anterior trilogía, Versos, canciones y trocitos de carne, no nos va a sorprender la categoría de los personajes que ya conocemos, pero los nuevos no les van a ir a la zaga. Que decir de Ramiro Sancho, de Ólafur Olafsson, Erika y compañía, a los que se añaden en esta entrega Servando Garay (Chimuelo), Aiztol Etxevarria (Chupao), Gorka Aritmendi, Margarita, Fajardo, etc., sin olvidarnos de la calidad de los secundarios y de algunos personajes que inician aquí su andadura y que, intuimos, van a tener mucho que decir.

En Sarna con gusto nos vamos a encontrar con esa forma tan personal de escribir que caracteriza a César, y a la que algunos han puesto nombre. Un estilo y un lenguaje muy cuidado, directo, crudo y duro en el que juega con el lector, le provoca y le pone trampas a ver si está atento y coge el guante; va dejando pistas, hace guiños, da pinceladas que nos hacen sonreír, protagoniza cameos, planta semillas. La música y los refranes (como no podía ser de otra forma) están presentes, con frecuencia soltaremos algún exabrupto a lo Ramiro Sancho ante lo que leemos, y en ningún caso nos deja indiferentes. Esto sin olvidarnos que al autor no le tiembla el pulso a la hora de cometer un crimen.

Y por si todo lo anterior fuera poco crea una trama bien construida, con constantes sorpresas en las que sin habernos recuperado de una volverá a dejarnos con la boca abierta con la siguiente, con capítulos cortos y continuos cambios de escenario, una excelente ambientación, y una tensión perfectamente dosificada que nos tendrá pegados a las páginas de esta novela sin remisión.

En cuanto al final ..., nada más voy a decir de lo señalado al principio. Si quieres conocerlo tendrás que leer Sarna con gusto, porque no te vas a arrepentir.

A los que ya hemos leído esta primera entrega de la trilogía, sólo nos cabe volver a ansiar la siguiente y esperar con todas nuestras ganas que no tarde demasiado.

No César, no puedes dejarnos en este sin vivir mucho tiempo



Hemos leído del autor
FICHA DEL LIBRO
FRAGMENTO


martes, 29 de marzo de 2016

HOTEL MEDITERRÁNEO - Alejandro Pedregosa


Hay veces que tienes claro que te atrae de una novela, puede ser una portada, un título, que sea la última de ese autor al que sigues, buenos comentarios, o cualquier otro motivo; pero en otras ocasiones no sabes muy bien que es lo que ha conseguido que te inclines por esa lectura.

Eso es precisamente lo que me ha pasado a mi con esta novela. Puede que fuese el título o la portada, ambos tienen su atractivo, o quizás que en algún sitio leí que se mencionaban las canciones de Serrat, pero no lo puedo asegurar, pero lo que sí tengo claro es que no me equivoqué cuando me decidí por ella.

EL AUTOR


Alejandro Pedregosa (1974). Novelista y poeta. Estudió Filología hispánica y Teoría de la literatura en la Universidad de Granada.

Su primera novela, Paisaje quebrado (Germanía, 2004) obtuvo el Premio de Novela Corta José Saramago. Cuatro años después publicó El dueño de su historia (Point de lunettes, 2008). Luego inicia una serie de novelas criminales donde el ambiente y los escenarios adquieren dimensión de personajes. La primera de ellas, Un extraño lugar para morir (Ediciones B, 2010, reeditada en bolsillo en 2012), se desarrolla en Pamplona durante San Fermín, mientras que Un mal paso (Ediciones B, 2011) en Santiago de Compostela y en el famoso Camino que lleva su nombre. A pleno Sol (Temas de Hoy, 2013) es la tercera novela de la serie y está ambientada en la acampada lugar en la Puerta del Sol en mayo de 2011.

Ha escrito también cinco libros de poemas: Postales de Grisaburgo y alrededores (Universidad de Granada, 2000); Retales de un tiempo amarillo (Ayuntamiento de Trujilllo, 2002); En la inútil frontera (Point de lunettes, 2005); Los labios celestes (Pre-textos, 2007) con el que obtuvo el Premio Arcipreste de Hita y El tiempo de los bárbaros (Tragacanto, 2013).

Asimismo ha publicado el libro de relatos La sombra de Caín (Cuadernos del Vigía, 2013).

ARGUMENTO

El Hotel Mediterráneo no es un hotel normal. Se fundó en un lugar recóndito para dar cobijo a mujeres en peligro de muerte. Tiene un curioso restaurante donde por las noches un joven músico, Francesc, ameniza las cenas interpretando al piano antiguos temas de Joan Manuel Serrat. La vida transcurre plácidamente en el hotel hasta que Tamara, una recién llegada, provoca un incidente que hace saltar todas las alarmas.

Hotel Mediterráneo es un canto a la libertad de todos aquellos que han decidido vivir lejos del mundanal ruido.

Con un magnífico pulso narrativo, Alejandro Pedregosa nos conduce por esta historia memorable llena de agudezas literarias, humor y sensibilidad.

MIS IMPRESIONES

Hotel Mediterráneo no es una de esas lecturas que busco y que a menudo tengo entre mis manos, pero sin duda es una novela que me ha gustado y he disfrutado mucho.

Y digo disfrutado porque no es de las novelas cuyas páginas vuelan entre las manos y te ves impelido a leer lo más rápido posible, sino que, por el contrario, es de las que se disfrutan como la canción de Serrat con la que comparte nombre y, como esta última y como en la misma portada de la novela se indica, es luminosa, emotiva, vibrante, singular e inolvidable.

Y es que el Hotel Mediterráneo es un hotel especial, como especiales son las personas que lo habitan, y aunque su nombre haga pensar que está cercano al mar, se encuentra en el interior, en un lugar recóndito, podríamos decir que escondido, al que no se llega por casualidad.

Desde sus ventanas se ven hayas y robles y las personas que lo habitan lo hacen de manera permanente, aunque alguna vez haya algún huésped de paso, pero no se trata de esos viajeros habituales que suelen ocupar los hoteles, sino que se trata de mujeres maltratadas, que encuentran en este lugar un sitio donde esconderse, donde sanar heridas, donde desaparecer a los ojos de otros hasta poder comenzar un nuevo camino.

Amparo, Maite, el Presidente y Francesc, cada uno de ellos con una historia a cuestas que han decidido dejar en el pasado y que conforman una familia que no necesita de lazos de sangre, además de encargarse del hotel, lo hacen de un restaurante de cierto prestigio en el que el Presidente se encarga de la cocina y Francesc ameniza las cenas tocando al piano canciones de Serrat.

Pero como muchas veces en la vida ocurre un suceso que lo pone todo patas arriba y la tranquilidad que se le suponía a este lugar queda truncada. Hasta el Hotel llega un día Tamara, una víctima de malos tratos que parece que algo esconde y no dice toda la verdad. Es una víctima que ha intentado defenderse y que va a perturbar la vida de los habitantes del hotel.

No es difícil encontrar en las novelas historias de víctimas de malos tratos pero Alejando Pedregosa nos relata esta historia de una manera diferente, especial, contándonosla de una manera delicada, con mucho tacto, de una manera totalmente distinta a como estamos acostumbrados a verlas.

No nos vamos a encontrar pasajes descarnados y pese a la dureza del tema, toda la narración destila ternura, afecto, delicadeza, mimo, sensibilidad. Alejandro Pedregosa utiliza una prosa llena de poesía, es evocadora, dulce, te envuelve y resulta un disfrute para los sentidos.

Hotel Mediterráneo es una novela coral, aunque en la última parte de la misma tengan mayor protagonismo Tamara y Francesc. Alejandro Pedregosa construye en Hotel Mediterráneo unos personajes de los que no puedo ni quiero olvidarme. No nos vamos a encontrar a unos personajes cualquiera, son personajes rotundos, cargados de verdad, de sentimientos, muy bien perfilados, que resultan veraces como la vida misma. 

Creo que no os debo contar más sobre ella, ya que lo mejor es disfrutar de esta narración que no llega a 200 páginas que plagada de encanto y, a ser posible, lo hagáis escuchando de fondo la música de Serrat, esa que Francesc toca al piano y de la que es un rendido admirador, y que está tan presente a lo largo de sus páginas. Si podéis disfrutad de esta novela, no os vais a arrepentir.


jueves, 17 de marzo de 2016

NOSOTROS LOS DE ENTONCES - Marta Rivera de la Cruz


Una vez más... hay autores que me pueden, que con un libro me han ganado, con lo cuál en cuanto me entero de que sale una nueva novela suya no puedo más que correr a por ella y adelantarla a todos mis pendientes. Esto me pasa con Marta Rivera de la Cruz.

Me estrené con Marta Rivera de la Cruz con La vida después (que no era nada menos que su sexta novela, sí, tengo pendientes todos los anteriores), y decir que me encantó se queda corto. Posteriormente publicó La boda de Kate y también lo leí aunque en este caso me gustó menos que el anterior. Con Nosotros, los de entonces, me he vuelto a encontrar una historia como la que me encontré en La vida después, una historia pausada pero con ritmo y sobre todo con una escritura deliciosa.

LA AUTORA

Marta Rivera de la Cruz estudió periodismo en la universidad Complutense de Madrid.


Comenzó su carrera literaria en 1996 con El refugio, que resultó ganadora de II Premio de Novela Corta Joven y Brillante. A partir de ahí no ha hecho más que cosechar éxitos: ha escrito varias novelas juveniles, cuentos y ensayos, además de alguna incursión en el guion cinematográfico.


Obtuvo el premio Ateneo Joven de Sevilla de Novela con Que veinte años no es nada y con En tiempo de prodigios fue finalista del premio Planeta en 2006.

Además ha desarrollado actividades como editora, es profesora de escritura creativa en la escuela de creación literaria Hotel Kafka de Madrid y colaboradora habitual de diversos medios como El País Semanal, La sexta Noche y Más vale tarde, entre otros.

Además, es miembro del partido Ciudadanos de la Comunidad de Madrid.

EL ARGUMENTO

Jorge, Valva, Lourdes, Cecilia, Roberto y Mauro se conocieron en la Escuela de Bellas Artes y fueron inseparables. Pero el paso del tiempo se ha encargado de poner distancia entre ellos.

A pesar de que se mantienen en contacto, llevan doce años sin estar todos juntos. Un día, por medio de un mail, Jorge invita a todos a pasar un fin de semana en el hotel de Valva en Saint Rémy, porque hay una noticia que quiere compartir con ellos. Aunque la primera reacción de algunos es poner una disculpa, Robe explica a sus amigos que Jorge tiene algo muy serio que comunicarles y que es imprescindible que estén todos. En esas circunstancias, unos y otros dejan atrás sus obligaciones y parten a la Provenza. Estos seis amigos tendrán dos días para desempolvar viejos recuerdos, para curar heridas, para ventilar rencores, para aclarar malentendidos. Dos días para decirse cosas que se ocultaron, para brindar, bailar, llorar y reírse. Para hacerse reproches y para darse las gracias. Y, sobre todo, para renovar el cariño que habían dejado dormir durante demasiado tiempo.



Nosotros, los de entonces es una historia de lealtades y afectos, teñida de la nostalgia por los veinte años y el duro aterrizaje en los cuarenta, cuando uno hace balance y admite que algunos sueños ya no pueden cumplirse…, ¿o quizá sí?

MIS IMPRESIONES

Como he dicho al principio, hay autores por los que ya tengo una cierta predilección y Marta Rivera de la Cruz es uno de ellos, no sé si son sus personajes, sus historias o su manera de escribir pero tiene algo que hace que sus historias me dejen huella después de leerlas.

En Nosotros, los de entonces, nos vamos a encontrar una historia con la que todos nos podemos sentir identificados. Nos encontramos con seis amigos de la universidad que van a reencontrarse después de doce años sin verse.

Cecilia, Lourdes, Valva, Mauro, Rober y Jorge se conocieron en la universidad de Bellas Artes cuando estudiaban y se creían la típica pandilla indestrutible que irían juntos hasta el fin del mundo, que tendrían hijos y éstos jugarían juntos y sobre todo que envejecerían mientras seguían viviendo historias juntos. Sin embargo, nada de eso sucedió, según fue pasando el tiempo, las oportunidades laborales, las parejas y los diferentes modos de vida, la pandilla se fue separando poco a poco sin un motivo definitivo.

Por ello, cuando reciben la invitación de Jorge para pasar un fin de semana en Saint Rémy, precisamente en la casa rural que Valva, uno de los miembros de grupo regenta desde que se casó, no todos están tan dispuestos a ir. Sin embargo, la sospecha de la enfermedad de uno de ellos hace que todos decidan decir sí a la propuesta y presentarse por sorpresa en la Provenza.

Así es como llegamos al reencuentro entre unos personajes a los que la vida ha llevado por caminos totalmente diferentes. Personas que eran inseparables y que se reencuentran doce años después y, aunque al principio les cuesta encontrar ese punto de unión que tenían, poco a poco se darán cuenta que su amistad sigue ahí y que siguen siendo capaces de gastarse las bromas de siempre, de saber lo que piensan sin decírselo y de enfadarse sabiendo que diez minutos después lo habrán olvidado.

De la mano de este reencuentro y mediante las situaciones que se van sucediendo a lo largo de todo el fin de semana (y las que recuerdan los personajes de épocas pasadas), vamos a ir conociendo a cada uno de los personajes, cómo era antes y cómo ha sido su evolución. Este es el punto que más me ha gustado: la manera de definir cada uno de los personajes, de vivir su evolución y las relaciones entre ellos. Mi sensación final era que parecía que los conocía, que envidiaba sanamente a esta pandilla al completo: la bondad de Mauro, la elegancia de Lourdes, la templanza de Valva, el buen hacer de Jorge, el humor de Cecilia y la fuerza de voluntad de Robe, pero sobre todo, la unión que años después sigue habiendo entre ellos.

Otro de los puntos fuertes de los personajes es cómo ha sabido Marta construir una pandilla de personajes totalmente opuestos entre sí y transmitir esa unión entre ellos pese a las diferencias que los separan, cómo transmite esos sentimientos que todos hemos tenido en un grupo de amigos muy unido: envidia en algunos casos, dudas, mentiras que salen a la luz a lo largo de los años, historias que nunca se han revelado, preguntas que nunca se han hecho por vergüenza, sentimientos que nunca han sido mostrados, cosas que se dejan de decir por no hacer daño.... y cómo todo eso es superado por el amor y la protección que sienten entre ellos.

Con esto no penséis que es una novela pastelosa, nada más lejos de la realidad. Los personajes se pelean, se enfadan, lloran, ríen, recuerdan... Quiero mencionar ese toque irónico y punzante de Lou que hace que te sonrías en más de una ocasión, esa camaradería entre chicos y esas noches de confesiones de chicas.

Otro de los puntos que toca esta novela mediante las diferentes historias de estos personajes es cómo la vida de cada uno de ellos ha ido teniendo diversas dificultades que otros no conocían. Verán que se han ido separando y dejando olvidados a los que en otro tiempo eran como sus hermanos en momentos realmente difíciles y eso les valdrá para unirse una vez más y darse cuenta de que todos tienen problemas.

No podemos tampoco dejar de mencionar el toque gastronómico de la novela. Valva, además de regentar junto a su marido el hotel, es la encargada de la cocina. De su mano, en su afán por sorprender y complacer a sus queridísimos invitados servirá unos menús de alta cocina descritos con total precisión. Tengo que decir que he olido los platos con las descripciones que se hacían de ellos y por supuesto me han entrado ganas de volar a Saint Remy y sentarme a la mesa a degustarlos. Marta confiesa al final de la novela que los menús han sido diseñados por Pepe Solla, Paco Roncero y los dulces son obra de Oriol Balaguer con lo que queda constatado lo que yo ya sabía.... ¡¡que me quería sentar en esa mesa!!

En conclusión, en esta novela no vamos a encontrar un ritmo frenético, ni vamos a estar pegados a las páginas y deseando conocer el final. En esta novela nos vamos a encontrar una prosa con sencilla pero muy cuidada, con ritmo, escrita con mucho mimo y sobre todo con mucho sentimiento pero también encontraremos una novela con giros en la historia, con confesiones del pasado que cambian el presente y con más de una sorpresa. 

Si tuviera que describirla diría que es una novela de sensaciones y de personajes, una novela que nos hará ponernos nostálgicos, recordar y sonreír en muchas ocasiones. Una novela que degustar como esos platos que Valva ofrece a sus amigos.

Finalmente os dejo con una frase que la propia Marta Rivera de la Cruz dijo en una entrevista y que define muy bien la esencia de la novela:

"Con este libro pretendo hacer una llamada a las segundas oportunidades, recordar que es necesario cuidar a los amigos para que se mantengan los vínculos y transmitir que no hace falta tener veinte años para estar bien"





Otras novelas que hemos leído de la autora

martes, 15 de marzo de 2016

LA VERDAD ESTÁ EQUIVOCADA - Nacho Abad

LA VERDAD ESTÁ EQUIVOCADA

Nacho Abad

Una portada y un título que, por sí solos, llaman la atención. Un autor al que se conoce por estar especializado en seguir y hacer información sobre los sucesos más mediáticos, entre otros, ocurridos en nuestro país en los últimos años, con lo que seguro que al enfocar una novela goza de un bagaje importante del que echar mano. 

Estaba claro queríamos leer esta novela.

EL AUTOR

Nacho Abad es periodista y criminólogo. Se ha especializado en información de sucesos en El programa de Ana Rosa (Tele 5) y actualmente en Espejo público (Antena 3). También ha presentado los programas nocturnos Rojo y negro (Tele 5) y La diana de (Antena 3). Ha informado sobre los principales sucesos de la crónica negra de los últimos años, logrando a menudo exclusivas a nivel mundial. También escribe en La Razón. 


ARGUMENTO

Guadalupe y Valentín lo tienen todo para ser felices: instalados en su lujosa finca, esperan el nacimiento de su primer bebé. Pero lo que parece un cuento de hadas está a punto de convertirse en una pesadilla.

Cuando ella desaparece sin dejar rastro, todas las sospechas se dirigen hacia Valentín. Empezará entonces una frenética investigación en la que las oportunidades de localizar con vida a Guadalupe, diabética y embarazada de ocho meses, se reducen por minutos.

La presión de la opinión pública –él es hijo de un gran torero y ella, una escritora de fama- condicionará todo lo que ocurra a continuación. Mientras los medios presentan a Valentín como un asesino desde el primer momento, la policía luchará por encontrar (o incluso fabricar) pruebas que inculpen al presunto culpable.

MIS IMPRESIONES

Ya desde el principio os voy a adelantar que me ha gustado esta novela, y lo ha hecho por varios motivos; por el caso que nos plantea y por cómo lo hace su autor.

Guadalupe es una escritora de éxito que está casada con Valentín, un conocido empresario e hijo de un famoso torero. Ella está embarazada y forman una de esas bonitas parejas que habitualmente salen en el papel cuché.

Una noche salen a cenar pero Guadalupe nunca llega al restaurante donde está hecha la reserva. Todas las pruebas parecen indicar que Valentín tiene mucho que ver en esa desaparición, pero ¿es suficiente?

A partir de ahí Nacho Abad teje una historia en la que pondrá en tela de juicio hasta que punto puede ser veraz una investigación policial, la influencia que pueden tener los medios de comunicación ante un caso mediático y hasta que punto un juicio con un jurado popular puede ser o no, la manera más idónea para juzgar este tipo de casos.

La verdad está equivocada está dividida en tres partes, a cual más interesante.

La primera, en la que se nos exponen los hechos y tiene lugar la investigación propiamente dicha; la segunda en la que conoceremos más profundamente a Valentín, desde su nacimiento al momento en que han tenido lugar los hechos; y la tercera en la que tiene lugar el juicio hasta llegar a la sentencia.

A través de un narrador omnisciente seremos partícipes de los hechos: Vamos a ser testigos de la desaparición de Guadalupe y las primeras horas de la investigación, como las apariencias y las ganas de protagonismo de algunos investigadores, hacen que estos tomen el camino más fácil y proclive a sus intereses, actuando con cierta "autonomía" sin importar los errores y las consecuencias futuras que puede tener en una ulterior sentencia.

Asimismo conoceremos con mayor profundidad a Valentín, el principal sospechoso de la desaparición de Guadalupe, un personaje con una personalidad muy compleja, en la que tiene mucha influencia la relación que siempre ha mantenido con su madre, un niño complicado desde sus primeros días, manipulador sobre todo con su madre, a quien ésta era incapaz de negar nada, perdonándole cualquier cosa y anteponiéndole a cualquier miembro de la familia. Una persona que siempre ha conseguido lo que ha querido y ha hecho lo que le venía en gana.

También seremos testigos, como si nos encontráramos en uno de los bancos de la sala, del juicio que se lleva a cabo contra Valentín, a quien apuntan todas las pruebas de la desaparición de Guadalupe, la forma en que los abogados intentan influir en el jurado popular, como influyen sus palabras (o las de la parte contraria) en éste, y la influencia que puede tener un caso que se podría decir que ya está sentenciado debido a la presión mediática y a todo lo que la prensa ha publicado y filtrado, antes del fallo.

En La verdad está equivocada Nacho Abad quiere señalar y criticar algunos puntos del sistema judicial y que en más de una ocasión nos van a recordar a algunos de los casos mediáticos que han tenido lugar en nuestro país. En La verdad está equivocada también va a haber manipulación de pruebas, filtraciones interesadas a la prensa, juicios de valor hechos por ésta basados en conjeturas, aquél que quiere su momento de gloria, intereses políticos, fama, etc.

Se nota que Nacho Abad sabe de lo que habla.

En cuanto a los personajes, aunque será a Valentín al que conozcamos con mayor profundidad, están todos ellos perfilados suficientemente como para que sepamos como son sin dificultad alguna.

Me ha gustado la forma de escribir de Nacho Abad. Mantiene la tensión durante toda la novela, con un ritmo muy ágil, manteniéndonos pegados a sus páginas en todo momento, con sorpresas y giros que en algún momento nos harán dudar de nuestras certezas, como le sucede al mismo Valentín, y en más de una ocasión nos hará plantearnos cómo los factores externos que se escapan de las manos del sospechoso pueden influir en la resolución de un caso.

FICHA DEL LIBRO


jueves, 14 de enero de 2016

EL ULTIMO ADIÓS - Kate Morton

EL ULTIMO ADIÓS


Kate Morton

Dos eran los libros que había leído de Kate Morton: La Casa Riverton y El jardín olvidado, aunque también tenía sus otras dos novelas publicadas en mi poder esperando a que tener un poco de tiempo libre para seguir con su lectura. 

Cuando la Editorial me envío por sorpresa, El último adiós decidí que con esta novela no iba a pasar lo mismo, por eso a los pocos días de recibirlo me puse con él. No iba a dar lugar a que hiciera compañía a mis lecturas pendientes. 

Tenía muchas ganas de volver a leer a Kate Morton y me lo habían puesto en bandeja.

LA AUTORA

Kate Morton creció en las montañas del noreste de Australia, en Queensland. Posee títulos en arte dramático y literatura inglesa y es candidata doctoral en la Universidad de Queensland. Vive con su esposo e hijos en Brisbane. Su primera novela, La casa de Riverton, se publicó con enorme éxito en 38 países, alcanzó el número uno en muchos de ellos y lleva vendidos más de dos millones de ejemplares en todo el mundo. El jardín olvidado, con unas ventas que superan los cuatro millones de ejemplares, supuso la consolidación absoluta de esta espléndida autora y le granjeó el reconocimiento masivo de la crítica y los lectores. Su tercera novela, Las horas distantes, se convirtió igualmente de inmediato en un best seller. Se estima que las ventas en todo el mundo de las obras de Kate Morton se acercan a los ocho millones de ejemplares.


ARGUMENTO

"Junio de 1933: en Loanneth, la mansión en el campo de la familia Edevane, todo está limpio y reluciente, listo para la tan esperada fiesta de solsticio de verano. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental perfecto para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debería. Pero para cuando llegue la media noche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar Loanneth para siempre...

Setenta años más tarde: después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow, investigadora en Scotland Yard, está cumpliendo un permiso forzoso en su trabajo. Refugiada en la casa de su abuelo en Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niñito desaparecido sin dejar rastro..."

MIS IMPRESIONES

Seguro que si habéis leído otros post u opiniones sobre esta novela no os extraña cuando digo que Kate Morton en este título no nos ofrece nada nuevo. Es vedad, Kate Morton vuelve a utilizar las mismas herramientas que en sus otras novelas para contarnos una nueva historia.

Muchas veces criticamos a algunos autores en que no innovan, que cuando les leemos nos ofrecen más de lo mismo, y ésto es en realidad lo que hace esta escritora, pero esa fórmula que maneja algo debe tener de especial y mágica en sus manos, cuando no nos importa, cuando le perdonamos esa falta de innovación. No sé muy bien si serán sus historias, su forma de contar, sus personajes, o todo ello junto, pero eso que a veces criticamos en otros es, precisamente, lo que nos gusta de ella.

En El último adiós volvemos a tener una historia familiar, con secretos y misterios; dos historias que transcurren en momentos temporales diferentes pero que de alguna forma están unidas, y además con un escenario y unos personajes (siendo los más importantes femeninos), que captan la atención del lector desde el primer minuto. Está claro, casi todo es igual o parecido, pero funciona y lo hace muy bien. Se nota que Kate Morton se encuentra cómoda con lo que hace y además lo ha ido depurando.

Como he anticipado, Kate Morton en esta novela utiliza dos líneas argumentales entre las que se va moviendo y las cuales va alternando, y dentro de las cuales tampoco vamos a encontrar un orden cronológico. En ellas va saltando adelante y atrás y va dosificando la información, manejando los tiempos, dejando algunos cabos sueltos para crear una intriga y un misterio con los cuales el lector vaya tejiendo sus teorías. Unas teorías que en más de una ocasión tendrá que replantearse según vaya avanzando en la lectura al quedar éstas desbaratadas, porque al final las cosas, seguramente, no serán como las ha imaginado. Al final saldrá a la luz la realidad de los hechos y todo tendrá su sentido, habiendo logrado la autora hilvanar toda la historia sin dejar ninguna fisura.

En este tipo de estructuras en que se utilizan dos líneas temporales diferentes es muy difícil mantener un equilibrio, y no es raro que una de ellas tenga más fuerza y sea más atractiva que la otra para el lector. En mi caso casi siempre me atrapa más la historia más antigua o lejana en el tiempo y este caso no ha sido una excepción.

Aun habiendo logrado la autora que no quede ningún cabo suelto y todo tenga su sentido, tendría que ponerle un "pero" a esta novela y es el final. Todos sabemos que muchas veces la realidad supera a la ficción y que se dan muchas casualidades en la vida, pero me ha parecido que en este caso Kate Morton ha tensado la cuerda en exceso. Es un final posible, pero el lector, por lo menos en mi caso, no deja de pensar que lo ha llevado un poco al límite y es un poco forzado, en definitiva es un final que no me ha convencido.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de la novela, y en este caso, como es habitual en esta escritora, son también los femeninos los que tienen mayor peso en ella y son su eje central, aunque no por tener menos protagonismo o menos recorrido los masculinos dejan de ser importantes o están peor trazados. Son todos ellos personajes muy complejos, muy bien dibujados, con una marcada personalidad y unos rasgos que los definen muy bien, de tal forma que llevan al lector a conocerlos con bastante profundidad, y poder llegar a entender sus actos.

En cuanto a la forma de escribir de Kate Morton, es sencilla, cuidada, elegante, evocadora, que, sin darte cuenta, te atrapa entre las páginas del libro, y hace que disfrutes leyendo, dejándote un buen sabor de boca cuando acabas sus novelas.

En conclusión, aunque no es para mi la mejor novela de esta escritora, creo que está claro que pese a ese "pero" que le ponía y que hace que baje algunos puntos la opinión global sobre la novela, El último adiós me ha gustado, ha sido una lectura agradable y seguramente volveré a leer a Kate Morton porque con sus ambientaciones, sus misterios, sus sagas familiares y sus personajes ha sabido atraparme, aunque termine repitiendo esquemas.



FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO


Otros libros que hemos reseñado de la autora