NUESTRA OPINIÓN …

Ya teníamos referencias de Javier Bernal por “El enigma de Rania Roberts” a pesar de que  esta novela se convirtió en uno de nuestros pendientes que sigue esperando en la estantería enterrado por otros tantos. Es por ello por lo que cuando nos ofrecieron participar en un encuentro con el autor a raíz de la publicación de su nueva novela “Por un puñado de letras” decidimos adelantar esta lectura a otros títulos pendientes para conocer al autor habiendo leído algo de él y además así
preguntarle todo lo que quisiéramos de su nuevo libro.

Lo primero que llama la atención en esta novela es la portada, por lo menos en mi caso. Es de esos libros que según los ves te cautivan y tienes que, como mínimo darles lavuelta para ver si la sinopsis los acompaña. Aunque a priori podemos imaginarnos un libro sobre hackers, o eso es lo que se me vino a mi a la mente cuando lo vi, en realidad es un libro de periodistas, eso sí, en el equipo de estos periodistas va a haber dos informáticos que también van a jugar un papel importante en esta novela.

En Por un puñado de letras nos vamos a encontrar a Pablo y a Ryan, dos periodistas que se conocieron estudiando y que decidieron montar un periódico independiente, Presstalk, y diferente, un periódico en el que hubiera auténtica libertad informativa (ya que es una fundación que se financia con las donaciones de los lectores) y que se centrara en artículos de investigación votados por los lectores y muchas veces colaborando ellos mismos ya que, además, tienen un buzón al que la gente puede enviar documentos, textos, fotografías o cualquier tipo de documentación confidencial que piensen que les puede ayudar algo a nuestros periodistas.

Así será como llegará una misteriosa frase que para ellos no dice nada pero que se convertirá en la más votada por los lectores para investigar ya que el correo que les llegó con ella fue lo último que escribió el remitente antes de morir asesinado en un hotel.

Como imaginaréis después de todo esto la novela va a girar entorno a esta investigación: ¿quién era Mustafa Al Said, el remitente del mensaje?,¿qué significa la misteriosa frase?¿tendrá algo que ver con la reciente exclusiva que ha publicado Presstalk sobre un dirigente islámico?

Así, el reducido equipo de colaboradores del periódico podrán todo de su parte para ir desentrañando los misterios haciendo de esta novela un auténtico thriller en el que se van sucediendo un gran número de giros inesperados entrando en juego intereses políticos, mafias, terrorismo, tráfico de influencias…

Respecto a esto, quizá lo que he echado un poco en falta ha sido recorrer un poco más lentamente los pasos que van dando los periodistas. Se suceden tan velozmente los hechos, pasando rápidamente de un escenario a otro y de un sospechoso a otro que me ha dejado con ganas de más en muchos casos, aunque por otro lado esto es lo que hace que no podamos dejar de leer. Para mí, hacia la mitad de la novela se convierte en una novela de aventuras que me ha recordado, salvando las distancias, a “El último Catón”.

Los capítulos cortos también ayudan a que el ritmo sea trepidante y que con el “un capítulo más” cuando nos queramos dar cuenta hayamos terminado. Además, la estructura de la novela hace que no olvidemos en ningún momento a ninguno de los personajes ayudando a que el ritmo no decaiga en ningún momento.

Como no podía ser de otra forma, en esta historia también vamos a encontrarnos una historia de amor. Pablo tiene a su novia desde hace muchos años pero con su profesión pasa su vida a caballo entre Madrid y Nueva York y será allí donde conozca a Mary
Wo, una catalogadora de arte que le dejará cautivado y le pondrá en la disyuntiva de apostar por su amor de siempre o por el deseo del presente.

Además, mediante las conversaciones de ambos, el autor ha encontrado la manera de irnos dando información de manera muy amena y que ayuda a que comprendamos algunas cosas como el origen de Presstalk, cómo se conocieron Pablo y Ryan, el funcionamiento del periódico y porqué escogieron ese modelo. Datos que escritos como descripciones podrían habernos aburrido pero así, en forma de una conversación como la que podríamos tener con alguien que acabamos de conocer y nos atrae su trabajo, se hacen muy interesantes y no entorpecen para nada el ritmo de la lectura.

En cuanto a los personajes, sobre el que más vamos a saber es sobre Pablo. Ninguno está descrito en exceso pero eso no es inconveniente para que lleguemos a conocerlos ya que mediante las intervenciones que tienen, cuando interactúan entre ellos y
cuando se nos cuenta cómo se han conocido, cosa que se hace en todos los casos, se nos da una idea bastante amplia de cómo es cada uno. Tengo que destacar a Erika, una informática que trabaja desde su sótano de Berlín, es decir, el mito del informático
eterno, pero que el autor dibuja con una personalidad tan irónica, divertida e incluso tierna en muchos casos que hace que la quieras desde el principio. A mí es el personaje que más me ha cautivado.

En cuanto a los escenarios también es algo que cabe destacar, viajaremos por Nueva York, Marrakech, México, Italia, y por supuesto Madrid. La zona de Madrid que se describe la conozco muy bien y me ha encantado encontrarme con lugares que no solo conozco sino que en muchos casos incluso he visitado como “La lupita”, “El quintín”, “El café Gijón”, etc. He podido pasear por las calles a la vez que Alejandra y Pablo porque yo misma las piso todos los días.

En conclusión, en Por un puñado de letras vamos a encontrar un thriller de los de no poder parar hasta el final, con un rimo frenético, lleno de giros inesperados y que en muchos casos casi llega a convertirse en novela de aventuras. Todo ello protagonizado por un elenco de personajes que tienen, todos ellos sin excepción, su momento de protagonismo. Sin duda alguna, no será la última novela de Javier Bernal de la que disfrute.

Os dejo con un interrogante: ¿Sería posible fundar en España un Presstalk? Desde luego sería un modelo muy interesante a tener en cuenta.
 

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.