NUESTRA OPINIÓN …

Creo que sólo no está en mis estanterías la primera novela de Màxim Huerta y es algo a lo que en algún momento habrá que poner remedio. Desde que le descubrí en El susurro de la caracola es un autor al que sigo, y No me dejes no podía ser una excepción.

No pensé que fuésemos a tener tan pronto (bueno, la verdad es que había pasado más de un año) su nueva novela en nuestras manos, pero en cuanto me enteré por Twitter de su publicación, sabía que no íbamos a tardar en hacernos con ella y leerla.

El atentado yihadista sucedido en París en noviembre de 2015 me pillaró leyendo esta novela y aunque no influyeron nada en la lectura en si, sí que cuando cogía la novela y me adentraba en ella me hacía sentir algo especial. Es algo difícil de explicar pero era como si sintiera esa ciudad todavía más ultrajada por lo que estaba ocurriendo y me pareciese sentir todavía más cerca de los que estaban allí.

Pero vamos a centrarnos…

No me dejes es una historia tejida con varias historias, las de sus protagonistas, que se van mezclando y produciendo cambios unas en otras aunque tan suavemente y de manera apenas perceptible, de forma que éstos no parecen darse cuenta.

En  No me dejes me he encontrado una forma de narrar muy original, ya que por un lado nos vamos a encontrar a un narrador omnisciente que pasa a ser un personaje más de la novela, con el que el lector tendrá una comunicación especial, ya que en más de una ocasión se dirigirá a él. Por otro lado, los distintos personajes en primera persona nos contarán sus historias y también, en ocasiones, dialogarán con el narrador. Lo que consigue Máxim es un relato en el que el lector se siente implicado, se siente cómplice de todos ellos y pasa a formar parte, de alguna manera, de la novela.

Y hablando de los personajes, todos tienen un nexo de unión: el abandono. El abandono de una viudedad prematura, el de un marido al poco de casarse, el de tener que marcharse a una ciudad desconocida y sentirte huérfano, o el de una pareja muy ilusionada y con una criatura en camino que va a romper con todo para iniciar una vida.

En  No me dejes nos encontramos con unos personajes entrañables, llenos de ternura, de humanidad, cuyo nexo de unión es la soledad a través de la cual tejen una amistad resultado de la compañía que todos ellos necesitan, unos personajes que se quedan, cada uno, su parcela para si mismos que no comparten con los demás (quizás porque les da un poco de vergüenza admitir sus debilidades).

Unos personajes llenos de recuerdos y de nostalgia que encuentran en la floristería de Domique Brulé, L’Étoile Manquante un lugar mágico donde compartir lo que todos ellos sienten sin necesidad de decirlo con palabras y una compañía que les reconforta, aunque a veces también tengan sus cosas.

No me dejes es una novela en la que nos encontraremos temas como el dolor cuando perdemos a alguien, el amor y el dolor que muchas veces el primero provoca, la separación de los que ya no están o los que están lejos, la soledad que muchas veces va unida a todo lo anterior, y los recuerdos muchas veces nos asaltan y que nos llevan a pensar.

Pero todo lo anterior no quiere decir de No me dejes sea una novela triste, nada más alejado de la realidad, sus personajes buscan y encuentran su manera de llenar sus vidas y seguir adelante. Dominique con esa floristería tan mágica y especial en que las flores tienen vida propia y con esas notas que acompañan a los encargos que a veces escribe y otras retoca; o Mercedes con su rutina de ir todos los días a la floristería después de parar a tomar café con las galletas que lleva en el bolso, o cuando va a la librería Shakespeare & Co. a dejar notas entre los libros para que las encuentren los futuros lectores; o Tilde dispuesta a hallar ese amor que nunca encontró; o Violeta que entra en la floristería porque ha visto un anuncio ofreciendo un trabajo en el que uno de los requisitos es tener nombre de flor, y que le cambiará la vida.

Me gusta la forma de narrar de Màxim Huerta tan cuidada, que parece sencilla pero es sólo en apariencia, que tanto transmite; el modo que tiene de envolverte en la narración, en sus palabras, que de pronto te sientes tan bien, tan a gusto que descubres que una sonrisa a aflorado a tus labios; y como os he dicho unos personajes tan de carne y hueso, tan entrañables, tan cálidos que dan ganas de meterte entre las páginas y darles un achuchón muy fuerte.

No quiero terminar esta reseña sin hacer mención a las múltiples referencias que Máxim hace a libros, canciones, películas, ya sea mediante títulos, fragmentos de letras de canciones, citas literarias, mencionando a escritores, actores o cantantes, esa presencia de la cultural es algo que me ha encantado encontrar.

Por último decir que Màxim está haciendo una gran firma de ejemplares con esta novela a lo largo de toda la geografía española, así que no dudes en pasarte por nuestra sección de firmas y mirar si pasa por tu ciudad. Merece la pena conocerle.

Hemos leído del autor 

 

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.