NUESTRA OPINIÓN….

Hacia tiempo que no leía una novela de Arturo Pérez-Reverte, un autor que empecé a disfrutar desde que publicó sus primeras novelas y al que tenía un poco abandonado. Por eso cuando publicó Falcó y vi de lo que trataba tenía claro que iba a ser con esta novela con la que pusiera fin a ese alejamiento.

Pérez-Reverte nos traslada a la España de 1936 para contarnos una historia que si bien transcurre en los primeros tiempos de la Guerra Civil no es una historia sobre la Guerra Civil. Esta es la novela de Falcó, toda ella gira en torno a este personaje, aunque nos adentre en la intrahistoria de esta contienda fratricida y Pérez-Reverte nos invite a verla con los ojos de sus protagonistas, sin juzgar, sin esconder, sin posicionarse en ningún bando, contando las cosas tal y como eran, donde la atmósfera derrotista se masca, la corrupción existe y la línea entre buenos y malos desaparece.

Falcó es todo un personaje, me ha gustado mucho. Un tipo que tiene una dilatada trayectoria a sus espaldas, expulsado de la Armada por líos de faldas y falta de disciplina, lo mismo se dedica al contrabando de armas que al espionaje o actúa como agente de los servicios de inteligencia.

En esta novela está al servicio del bando nacional, pero en realidad a él le da lo mismo, malnacidos hay en los dos bandos, y sus lealtades nada tienen que ver con las partes del conflicto. El no es más que un mercenario que se vende al mejor postor y para el sólo son válidos sus principios y lealtades.

Además, Falcó es un dandi, de aspecto cuidado, canalla, cínico, seductor, mujeriego, avezado en mil y una batallas, armas que utiliza sin pensarlo, si es necesario, para llevar a cabo sus objetivos.

Pérez Reverte ha creado un gran personaje, pero no es el único, todos los que vamos a encontrar en las páginas de esta novela, están trazados con detalle tengan la importancia que tengan en la trama, los hermanos Montero, el Almirante, Poveda, o el barman del Gran Hotel, sin olvidarnos de Eva Rengel.

Con una prosa impecable y directa Pérez-Reverte, no se pierde en largas o innecesarias descripciones, en pocas palabras y de forma certera logra transmitir al lector exactamente lo que quiere de una manera muy cinematográfica que nos evoca a las antiguas películas de espías americanas, y en la que, aun utilizando un narrador en tercera persona, todo lo vamos a ver a través de la mirada de Falcó.

He disfrutado de este reencuentro con Arturo Pérez-Reverte, en esta novela magníficamente construida, documentada y estructurada, con una historia que entrelaza realidad y ficción de manera impecable a través de un personaje que me ha seducido desde el principio, una trama que me ha mantenido pegada a sus páginas y me ha proporcionado unas cuantas horas de buena lectura.

Estoy deseando volver a encontrarme con Falcó y Eva Rengel en la siguiente entrega.

       

 

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.