Zoe Comunicación, noviembre 2019

Asha o la fuerza de la esperanza es la historia de Aina Barca que nos ayuda a no perder la esperanza en la bondad humana.

En Asha o la fuerza de la esperanza, la autora explica su lucha por escolarizar a los niños olvidados de Nepal, un país con sus propias normas y códigos de conducta, donde la corrupción se cuela por cada rendija. Una historia intensa y emocionante en la que la esperanza cobra vida propia.

Descubrir cómo es la vida de las personas con discapacidad implica adentrarse en un mundo de lucha y superación donde el entorno determina las capacidades reales de estas personas. Pero ¿qué pasa si es en un país en el que los niños con discapacidad intelectual no tienen voz?

Aina Barca, con solo 21 años, emprendió el reto de hacer realidad un difícil proyecto: construir una escuela de educación especial en Hetauda, al sur de Nepal, la única escuela para niños con discapacidad en un distrito de 2.500 km2. Una mujer joven y extranjera se verá sola en una sociedad profundamente patriarcal, enfrentándose a amenazas, coacciones y abusos para cumplir con sus objetivos.

Aina Barca (Barcelona, 1991) es emprendedora social y activista por los derechos de las personas con discapacidad. Fue fundadora de la ONG Familia de Hetauda (España) y de Hetaudeli Pariwar (Nepal). También es la fundadora de Asha School, la primera escuela de
educación especial de la ciudad de Hetauda, al sur de Nepal. Se graduó en Trabajo Social por la Universitat de Barcelona (2013) y posteriormente obtuvo un máster en Dirección y Gestión de Entidades no Lucrativas por la Universitat Oberta de Catalunya. Su experiencia profesional en Barcelona estuvo siempre vinculada al mundo de la discapacidad. En 2012, visitó Nepal por primera vez. Durante su viaje conoció a algunos niños y niñas con discapacidad intelectual. Ver las pésimas condiciones en las que vivían supuso un punto de inflexión en su vida, que la condujo a tomar la decisión de ayudarlos. Con esta intención, cuando volvió a Barcelona, fundó la ONG Familia de Hetauda, a través de la cual pudo hacer realidad la construcción de Asha School. Desde entonces, vive a caballo entre Barcelona y Nepal, trabajando incansablemente por los derechos de los niños con discapacidad. Actualmente, Asha School supone una esperanza para el futuro de 41 niños y niñas con discapacidad intelectual.

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.